Hong Kong: MSF colabora con ONG locales para apoyar a los grupos vulnerables durante la ola de ómicron

Dado que los contagios por COVID-19 en Hong Kong están alcanzando nuevos máximos, desde Médicos Sin Fronteras (MSF) hemos preparado rápidamente un equipo para intensificar nuestra respuesta en un esfuerzo por apoyar la lucha actual contra el brote.

Dado que los contagios por COVID-19 en Hong Kong están alcanzando nuevos máximos, desde Médicos Sin Fronteras (MSF) hemos preparado rápidamente un equipo para intensificar nuestra respuesta en un esfuerzo por apoyar la lucha actual contra el brote. 
 
Para abordar las necesidades y preocupaciones de los grupos más vulnerables de la comunidad, como las personas mayores, los grupos de bajos ingresos, personas sin hogar y trabajadores domésticos extranjeros, nuestro equipo está implementando una estrategia múltiple que incluye el contacto con las autoridades clave, la colaboración con organizaciones no gubernamentales (ONG) sobre el programa de vacunación centrado en las personas y el apoyo a la telesalud, y la realización de actividades de promoción de la salud. Otra característica del proyecto es brindar información médica útil y consejos sobre salud mental a la ciudadanía de Hong Kong. 
 
 
Dado que las medidas de control de la COVID-19 cambian rápidamente, la ansiedad y el estrés de toda la población de Hong Kong aumentan y se ven agravados por la abrumadora cantidad de información que se comparte. Teniendo en cuenta la rápida evolución de la situación y los desafíos, el equipo de MSF ha implementado sus actividades con un enfoque de tres niveles: 
 

1. Colaboraciones con las ONG locales para brindar una atención centrada en las personas 

La vacunación sigue siendo la necesidad más apremiante y urgente que requiere un esfuerzo concertado para reducir la gravedad de la enfermedad y las muertes entre los grupos de personas mayores. La tasa de aceptación de la vacuna entre las personas de 60 años o más, muchas de ellas tienen enfermedades crónicas, fue relativamente baja por al temor a los efectos secundarios y por problemas de salud. 
 
MSF colaboramos con la Sociedad para la Organización Comunitaria (SoCO, por sus siglas en inglés), una ONG con décadas de experiencia en el trabajo con familias de bajos ingresos y personas mayores, para ofrecer un programa de vacunación centrado en las personas de estos grupos vulnerables con alto riesgo de contagio grave por COVID-19. El programa consta de dos sesiones: consultas médicas e inoculación. El equipo médico de MSF brinda consultas médicas gratuitas para las personas que tienen inquietudes y preguntas sobre la vacunación y la pandemia actual. Si desean proceder a la vacunación, se dispone de una clínica móvil in situ para la inoculación. También tenemos un equipo para ayudar a las y los pacientes, especialmente a las personas mayores, con cuestiones como el registro digital, la carga de certificados de vacunación en línea, además de las conversaciones sobre promoción de la salud y de educación y bienestar. La primera jornada del programa de vacunación móvil ha atendido a 27 personas y se están organizando nuevos horarios. 
 
“Lo que hacemos aquí va más allá de un simple programa de vacunación. Estamos haciendo esto con un enfoque de atención centrado en las personas, es decir, analizando los aspectos clínicos, psicosociales y culturales de nuestras y nuestros pacientes”, explicó el Dr. Nason Tan, director regional de la Unidad de Apoyo a las Operaciones de MSF en Hong Kong. “Ayudarles a llenar los formularios y cargar el certificado de vacunación, enseñarles cómo usar la prueba rápida de antígenos y escuchar sus inquietudes. Creemos que estos son aspectos que también aprecian las personas mayores. La pandemia nos está afectando tanto física como mentalmente, mostrar nuestro cuidado, preocupación y apoyo mutuo es igualmente importante”. 
 
Al mismo tiempo, MSF brindamos apoyo de telemedicina a las y los trabajadores domésticos extranjeros que tienen dificultades para obtener información y servicios sanitarios útiles y confiables debido a las barreras lingüísticas. Para ello, hemos aprovechado la red de organizaciones que ayudan a estos grupos. El primer destinatario de este servicio es para Trabajadores del Hogar, con citas cada miércoles y sábados por la noche. 
 
 

2. Promoción de la salud para hacer frente a la desinformación y consejos de salud mental para el bienestar 

En una situación que cambia rápidamente, lidiamos con mucha ansiedad y estrés al cuidar a los miembros de la familia y a nosotros mismos, además de sentirnos abrumados por la sobrecarga de información. Nuestro equipo ha llevado a cabo seminarios web en diferentes idiomas para compartir datos médicos relacionados con la COVID-19 y consejos para hacer frente a la salud mental y aclarar parte de la información errónea más frecuente. Se crearon libros de cuentos para niñas y niños y se distribuyeron a más de 60 organizaciones para ayudar a los padres y sus hijos e hijas a lidiar con la ansiedad. Nuestro sitio web de salud mental "¿Cómo estás?" está diseñado por psicólogos y psicólogas de MSF como repositorio de consejos para guiar a todas y todos los hongkoneses sobre cómo cuidar su bienestar. 
 

3. Interacción con las autoridades y asociaciones médicas relevantes de Hong Kong 

Hemos hablado con las autoridades de Hong Kong responsables de la respuesta al brote. Nuestras rondas de reuniones se han centrado en la cuestión de reducir la tasa de morbilidad y mortalidad por ómicron en medio de la escasez de personal. La mayor parte de las y los trabajadores médicos de MSF Hong Kong trabaja actualmente en el sistema de salud pública y en primera línea desde el comienzo de la ola. Para aliviar la carga de nuestras compañeras y compañeros en la comunidad médica y las abrumadoras demandas en los hospitales, les hemos comunicado a las autoridades que estamos listos para desplegar nuestros equipos médicos internacionales con vasta experiencia en la lucha contra los brotes. Están en espera y listos para ser movilizados si las autoridades lo permiten, una vez superados los visados, viajes y otras cuestiones administrativas. Mientras tanto, nos involucramos constantemente con ellos sobre las actividades actuales que podemos realizar para los grupos de alto riesgo de la comunidad. 
 
 
 
Médicos Sin Fronteras respondió en Hong Kong cuando la COVID-19 estalló por primera vez en 2020. MSF abordó las necesidades de las poblaciones vulnerables realizando promociones de salud y talleres sobre estrés y ansiedad, además de colaborar con una organización local para ofrecer refugio temporal y consultas médicas a las personas sin hogar. Tras el cierre del proyecto, el equipo de MSF en Hong Kong ha seguido explorando formas de asistir a un espectro más amplio de personas que viven en la periferia de la sociedad a través de la red de organizaciones locales. 
Compartir

Relacionados

Colabora