Kirguistán: Cuatro meses después de los enfrentamientos, la población aspira a la normalidad

Batken Oblast, Kyrgyzstan

A finales de abril de 2021, se produjeron violentos enfrentamientos entre las fuerzas armadas de Kirguistán y Tayikistán que desplazaron al menos a 30,000 personas en los distritos de Batken y Leilek, en Kirguistán. Muchas personas han regresado desde entonces, pero otras siguen desplazadas. Los enfrentamientos dejaron en estado de shock a la población que de repente vio su vida normal violentamente alterada. Inmediatamente después de los enfrentamientos, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) empezaron a brindar atención médica básica y consultas psicosociales a las poblaciones afectadas.

A finales de abril de 2021, se produjeron violentos enfrentamientos entre las fuerzas armadas de Kirguistán y Tayikistán que desplazaron al menos a 30,000 personas en los distritos de Batken y Leilek, en Kirguistán. Muchas personas han regresado desde entonces, pero otras siguen desplazadas. Los enfrentamientos dejaron en estado de shock a la población que de repente vio su vida normal violentamente alterada. Inmediatamente después de los enfrentamientos, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) empezaron a brindar atención médica básica y consultas psicosociales a las poblaciones afectadas.  

Después de cuatro meses atendiendo las necesidades críticas, desde MSF terminamos nuestras actividades. Pero las necesidades de reconstrucción continúan, incluyendo las escuelas y hospitales que fueron destruidos durante los enfrentamientos. Marcos Matías Moyano, asesor de salud mental de MSF, estuvo recientemente en Kirguistán para apoyar la respuesta de la organización y explica cómo los enfrentamientos han afectado a la vida de la población.  

¿Cuál es la situación en los distritos de Batken y Leilek en Kirguistán? 

Tras los enfrentamientos en abril, que causaron una gran destrucción en las zonas fronterizas de Kirguistán, las personas se recuperan poco a poco de la conmoción inicial. Aunque esta parte del país ha sufrido tensiones por el uso de la tierra y el agua en el pasado, los recientes enfrentamientos fueron una sorpresa para la mayoría de residentes. En el momento de mi visita, la población de las zonas afectadas por los enfrentamientos mostraban muchos de los signos de angustia esperados. Con manifestaciones como preocupaciones constantes, ansiedad, miedo, alteraciones del sueño, cambios en el apetito e irritabilidad. 

 

 

La mayoría de la población ha escuchado disparos o explosiones, ha tenido que huir o ser evacuada a toda prisa. Estas situaciones pueden dejar un impacto duradero, especialmente en los niños y las niñas. Algunas personas también atestiguaron directamente cómo sus familiares o vecinos morían o resultaban heridos durante los enfrentamientos; otras vieron sus casas destruidas, sus objetos personales saqueados y sus negocios quemados. 

También se quemaron y destruyeron varias instalaciones públicas, como las escuelas y un centro de salud, lo que dificulta mucho la reanudación de la vida normal hasta que se restablezcan totalmente los servicios.  

¿Cómo responde MSF a las necesidades de las personas afectadas por los enfrentamientos? 

La respuesta inicial de MSF inmediatamente después de los enfrentamientos se centró en la ciudad de Batken, donde muchas de las personas desplazadas habían buscado refugio. Pero cuando empezaron a regresar, la atención se desplazó a las zonas rurales del distrito de Leilek, donde los servicios de salud pública se vieron especialmente afectados durante los enfrentamientos. Los equipos de MSF se centraron en ofrecer atención sanitaria básica y consultas psicológicas en las aldeas cercanas a los hospitales de Kolundu y Samarkandek, así como en dos campos para personas desplazadas. 

Muchas personas presentan reacciones adversas de salud mental y nuestros equipos de psicología les ayudan a enfrentarlas y adaptarse. También hay muchas personas con problemas de salud mental previos, que se han visto agravados por los enfrentamientos. Estas personas también se benefician de las consultas psicológicas de MSF.

Desde el inicio de la respuesta, MSF ha realizado más de 4,100 consultas médicas básicas y ha realizado cerca de 900 sesiones de asesoramiento o psicoterapia. 

Al mismo tiempo, la estructura de la comunidad es fuerte y la gente se apoya mutuamente. La respuesta de la administración local y de las organizaciones de la sociedad civil también ha sido sólida. 

 

 

A menudo, la búsqueda de atención de salud mental está asociada al estigma. ¿Las personas se abstienen de buscar atención, lo que podría significar que la magnitud del problema es mayor de lo que se informa? 

Descubrimos que al menos el 60% de las personas que acudían a las consultas psicológicas lo hacían por problemas que ya tenían antes del inicio de los enfrentamientos. Los conflictos no hicieron más que agravar su angustia, con el consiguiente deterioro de estas condiciones.

Esto pone de manifiesto dos aspectos clave: el primero es que las necesidades de salud mental no estaban cubiertas en estas zonas y, el segundo, que, en contra del estigma que se esperaba de la salud mental, las personas están dispuestas a recibir atención por parte del equipo de profesionales de salud mental en los centros de salud.

 

¿Qué otras cuestiones ha observado en su evaluación?

La angustia que muchas personas han experimentado es una reacción normal en una situación como ésta. Con el tiempo, la mayoría se recuperará. Solo unas cuantas personas llegarán a desarrollar un trastorno de estrés postraumático y requerirán una atención más especializada. 

Lo que también se necesita, además de atender las necesidades inmediatas, es una rápida reconstrucción de las infraestructuras dañadas, incluyendo las escuelas y los hospitales, especialmente las casas, antes de que llegue el invierno. Mientras el entorno siga marcado por el impacto del conflicto, la población tendrá muchas dificultades para reanudar su vida normal. 

En mis conversaciones, varias personas también plantearon la necesidad de tener una mejor capacidad de respuesta de ayuda de emergencia, incluyendo más ambulancias, así como evacuaciones médicas más rápidas, en caso de que tales incidentes se repitan en el futuro.

Compartir

Relacionados

Colabora