La “clínica de bolsillo” en Eswatini: Modelando la forma en que MSF simplifica el autodiagnóstico de VIH

  • ESTÁS AQUÍ
  • Actualidad
  • La “clínica de bolsillo” en Eswatini: Modelando la forma en que MSF simplifica el autodiagnóstico de VIH
MSF introdujo el autodiagnóstico del VIH en 2016 en Eswatini
MSF introdujo el autodiagnóstico del VIH en 2016 en Eswatini. ©MSF

Eswanti es uno de los lugares con más carga de VIH en el mundo y, allí, un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) introdujo el autodiagnóstico del VIH en 2016 para empoderar a las y los pacientes, al poder realizar auto diagnósticos desde sus propios hogares o donde prefirieran.  

El kit de autodiagnóstico es una herramienta que permite al paciente realizar una prueba de detección de VIH para posteriormente acudir a un centro de salud para poder confirmar su estado respecto al VIH. Esto les capacita, al tener un control total de su experiencia con la prueba. 

En la gestación de la iniciativa del autodiagnóstico de VIH, tanto poblaciones urbanas como rurales recibieron formaciones y kits de autodiagnóstico de VIH por parte de MSF. En este contexto, las y los pacientes tenían la opción de realizar la prueba sin asistencia o con asistencia en un lugar. 

Esto se realizó con la integración de sesiones educativas conciliadas, donde el objetivo era fomentar una mejor búsqueda de salud, explicando el uso de las pruebas de autodiagnóstico. Para aquellas personas que optaron por realizar la prueba sin asistencia, se les programaron citas de seguimiento para determinar los resultados y brindarles referencias para el tratamiento y atención según se necesitara. 

Los pacientes con un resultado negativo en la prueba VIH fueron derivados hacia medidas preventivas, como son el acceso a preservativos y la profilaxis previa a la exposición (PreP), mientras que quienes dieron positivo al VIH fueron derivados al hospital más cercano para confirmar su resultado y recibir un tratamiento antirretroviral iniciando con terapia (ART). 

Los comentarios recibidos por la comunidad revelaron que algunos pacientes preferían las auto derivaciones, es decir, que se referían a su centro de salud preferido cuando necesitaban algún tratamiento o atención. Sin embargo, esto llegó a comprometer la calidad del asesoramiento posterior al autodiagnóstico, y el tiempo necesario para que el paciente pudiera acceder a los servicios pertinentes. 

MSF introdujo el autodiagnóstico del VIH en 2016 en Eswatini
© MSF

 

Digitalizando una herramienta de autodiagnóstico 

Al notar la necesidad de la reducción de contacto con el personal sanitario durante las pruebas de VIH, pero también de poder brindar una experiencia excepcional de auto diagnóstico de VIH para sus pacientes, en octubre de 2022 MSF adaptó la “clínica de bolsillo”, un enfoque digital para las pruebas de VIH.  

Esta herramienta innovadora se posiciona en torno a las necesidades de los pacientes, pues ofrece un asesoramiento digital previo y posterior a la realización de la prueba por medio de una tableta electrónica. Así, los pacientes son guiados a lo largo del proceso de autodiagnóstico de VIH mientras ven videos que les orientan sobre las siguientes cuestiones: 

  • ¿Qué es el VIH? 
  • ¿Por qué es importante hacerse la prueba de VIH?  
  • ¿Que sigue cuando uno da resultado positivo o negativo a la prueba VIH? 

Como parte de su primera fase, “La clínica de bolsillo” se ofreció in situ y puede ser realizada tanto en línea como fuera de línea. 

“Antes de la clínica de bolsillo, realmente no podíamos ayudar a los pacientes después de tomar su autodiagnóstico de VIH. La clínica de bolsillo nos permite brindar el apoyo necesario después de la prueba. Además, el paciente tendría que esperar a que terminarámos de atender a otro paciente. Ahora, con la clínica de bolsillo, estoy disponible para atender a más de un paciente a la vez. Todo lo que tengo que hacer es registrar y luego monitorear al paciente, por lo demás ellos pueden realizarlo de manera independiente”, relató Ivy Nxumalo, asesora de MSF en Shiselweni, Eswatini. 

Dado que la proximidad de los pacientes es uno de los valores que defiende MSF, la clínica de bolsillo está disponible en entornos urbanos o rurales. Para brindar un apoyo ideal a pacientes en las comunidades rurales, la clínica de bolsillo es móvil y pueden acceder a ella en varios puntos de acceso en diferentes días. En caso de que surja una necesidad, las comunidades pueden comunicarse libremente con los equipos de MSF para solicitar servicios durante las campañas comunitarias. 

La clínica de bolsillo actualmente beneficia alrededor de nueve pacientes por día; cerca de 135 pacientes la han usado en su primer mes. 

MSF introdujo el autodiagnóstico del VIH en 2016 en Eswatini
©MSF

 

“Lo que más me gusta de la clínica de bolsillo es que puedo hacer las cosas con privacidad, sin la sensación de estar apurado. Además, si llegase a malinterpretar la información, me siento libre de repetir el video, mientras que cuando estoy en un hospital siempre tengo cuidado de no hacer perder el tiempo del personal de enfermería, mientras pido me aclare cierta información. Sí, se ha dicho mucho sobre la prueba de VIH, pero el concepto de la clínica de bolsillo trae consigo varios beneficios como el obtener información más correcta, pues aprendo de una manera más visual y, por lo tanto, prefiero una orientación visual en lugar de escuchar a un trabajador de la salud. Estoy contento con el servicio”, explica Khosi, un paciente que tuvo acceso a la clínica de bolsillo. 

La clínica de bolsillo se suma a algunas de las iniciativas digitales ya empleadas en los proyectos de MSF en Eswatini, lo que garantiza que se brinden los servicios de una forma fácil y mejorada para los pacientes. 

Compartir

Relacionados

Colabora