Las medidas coercitivas de Israel vulneran la salud de la población palestina de Masafer Yatta

MSF denuncia las políticas israelíes en Masafer Yatta, en los Territorios Palestinos Ocupados
Jamla, residente de Khirbet Al-Fakhit, observa los restos de un refugio que su familia construyó para los huéspedes. El refugio fue demolido dos veces en un mes entre mayo y junio de 2022. Masafer Yatta, Territorios Palestinos Ocupados, agosto de 2022. ©Juan Carlos Tomasi/MSF

Vivir con el miedo constante a un desalojo, ver sus casas demolidas o sufrir una restricción de movimientos. Estos son algunos de los obstáculos a los que se enfrenta la población palestina de Masafer Yatta y sus alrededores, que se encuentra al sur de Cisjordania, en los Territorios Palestinos Ocupados.

En su nuevo informe: ‘La vida insoportable: repercusiones sanitarias de las medidas israelíes de desalojo forzoso de los residentes de Masafer Yatta’, Médicos Sin Fronteras (MSF) describe la enorme presión que ejercen las autoridades israelíes para obligar a las comunidades locales a abandonar la zona y las consecuencias para su salud física y mental.

“Si pierdo mi propiedad, pierdo mi vida”, declara un habitante de la aldea de Al-Majaz, en Masafer Yatta, expresando así hasta qué punto está en juego la sobrevivencia de las comunidades afectadas.

MSF denuncia las políticas israelíes en Masafer Yatta, en los Territorios Palestinos Ocupados
Mapa que destaca los obstáculos que enfrentan los residentes de Masafer Yatta para llegar a los centros de salud, incluyendo los puestos de control y puertas permanentes y ocasionales. ©MSF

 

Además de la amenaza de desalojo de sus viviendas, la población vive bajo la amenaza constante de la violencia. “Los soldados entran en las aldeas por la noche, imponen toques de queda y otras restricciones de movimiento, dirigen entrenamientos militares cerca de las zonas habitadas, confiscan vehículos y derriban casas”, afirma David Cantero Pérez, jefe de misión de MSF en los Territorios Palestinos Ocupados. “Les hacen la vida imposible”.

La presión de las autoridades israelíes se ha intensificado desde mayo de 2022, tras una sentencia del Tribunal Supremo de Israel que eliminó todas las barreras legales al desplazamiento forzoso de la población palestina de Masafer Yatta para habilitar una zona de tiro y maniobras militares. Esta decisión ha afectado gravemente a la capacidad de la población para acceder a los servicios básicos, incluyendo la atención médica.

El informe de MSF revela que a las y los pacientes se les niega sistemáticamente el acceso a las aldeas donde MSF brinda servicios médicos si su documento de identidad indica que proceden de otro lugar. En otros casos, las ambulancias que intentan acceder a Masafer Yatta sufren retrasos o incluso son bloqueadas, y los residentes que tratan de llegar a los hospitales son retenidos en los puestos de control y se enfrentan a largos retrasos.

La mayoría de residentes denuncian que el acceso incierto a la atención médica en Masafer Yatta ha obligado a las personas vulnerables por razones médicas, incluyendo a las mujeres embarazadas en el tercer trimestre y las personas mayores con dolencias crónicas o enfermedades graves, a abandonar sus hogares y familias para trasladarse a Yatta, una ciudad cercana.

MSF denuncia las políticas israelíes en Masafer Yatta, en los Territorios Palestinos Ocupados
Mahmud, un residente de la reunión de Al-Markez, observa los restos de su casa, que ha sido demolida varias veces durante los últimos años. Masafer Yatta, Territorios Palestinos Ocupados, agosto de 2022. ©Juan Carlos Tomasi/MSF

 

Las medidas coercitivas obligan a la población a vivir en constante temor por su seguridad y las familias se sienten incapaces de proteger a sus hijos. Un padre relata que su hijo se despertó en plena noche cuando un soldado armado y un perro entraron en su dormitorio. Otras familias manifestaron sentirse desesperadas e impotentes cuando sus hijos volvían de la escuela y veían que la casa familiar había sido demolida.

Vivir en condiciones tan difíciles está afectando gravemente a la salud mental de la población, afirma MSF, cuyos equipos móviles han proporcionado atención médica, incluida la atención a la salud mental, a la población de Masafer Yatta desde 2021. El informe de MSF resalta un fuerte aumento de la demanda de servicios de salud mental entre los residentes que sufrieron allanamientos de morada y demoliciones. Tras estos incidentes, en 2022 más de la mitad de los pacientes de MSF presentaron síntomas psicosomáticos, una cuarta parte mostraron síntomas postraumáticos; y dos tercios describieron tener síntomas depresivos.

“Durante el último año, hemos visto de primera mano el impacto del entorno cada vez más coercitivo en la salud física y mental de la población de Masafer Yatta”, afirma Cantero Pérez. “Como organización médica humanitaria, denunciamos las políticas israelíes y pedimos a las autoridades israelíes que suspendan inmediatamente el plan de desalojo y cesen la aplicación de medidas que restringen el acceso de la población palestina de Masafer Yatta a los servicios básicos, incluida la atención médica. Hay que poner fin a este sufrimiento innecesario”.

Por último, MSF hace un llamado a la comunidad internacional para que tome medidas urgentes y necesarias para proteger a la población de Masafer Yatta y garantizar el respeto de los derechos humanos.

 

 

Médicos Sin Fronteras ha proporcionado servicios de salud médica y mental a la población de Masafer Yatta a través de clínicas móviles desde 2021, y atención a la salud mental en la gobernación de Hebrón, donde se encuentra Masafer Yatta, desde 1996. Durante este tiempo, los equipos de MSF han sido testigos del impacto de las medidas coercitivas de Israel en todos los aspectos de la vida cotidiana de la población residente.

 

Hechos de interés:

  • 1981 Año en el que Israel declaró Masafer Yatta zona de tiro y maniobras militares.
  • 1,144 Personas palestinas  que viven en 12 comunidades de Masafer Yatta, de ellas 569 son menores de edad.
  •  Mayo de 2022. Una sentencia dictada por el Tribunal Supremo de Israel eliminó todas las barreras legales que impedían el desplazamiento forzoso de la población palestina de Masafer Yatta para habilitar una zona militar.
  • De mayo a octubre de 2021, un 20,7 % de los pacientes de salud mental de MSF sufrieron allanamientos de morada y un 3,8 % fueron víctimas de la demolición de sus viviendas. Estas cifras aumentaron hasta el 39,8 % y el 21,8 %, respectivamente, en el mismo periodo de 2022. Tras el aumento de los incidentes, más de la mitad de las personas afectadas manifestaron síntomas psicosomáticos, una cuarta parte mostró síntomas postraumáticos y dos tercios describieron síntomas depresivos.
  • Al comparar los meses de mayo a octubre de 2022 con el mismo periodo de 2021, MSF observó una disminución del 27 % en el número total de consultas por enfermedades crónicas atendidas en cada clínica móvil. Las entrevistas de seguimiento demostraron que la mayoría de los pacientes dejaron de acudir a las consultas de seguimiento debido a problemas relacionados con el acceso, como la incautación de su vehículo por parte del ejército israelí o la necesidad de pasar más tiempo en Yatta para estar más cerca de los centros médicos.
  • En Masafer Yatta suelen cortar el suministro de agua, destruyen los depósitos de agua y detienen e interceptan los camiones que la transportan. Las dificultades para conseguir agua suficiente aumentan por la falta de lluvias. La escasez de agua suscita preocupación por la salud física de la población.

Aquí puedes consultar el informe.

Compartir

Relacionados

Colabora