Los niños refugiados de Kos

Equipos de MSF trabajan en torno a la ciudad de Kos, en Grecia, distribuyendo kits de higiene y proporcionando tiendas de campaña para que puedan ser usadas por los refugiados, mientras esperan por un tiempo indeterminado para obtener los papeles que les permitan viajar a Atenas.

Equipos de MSF trabajan en torno a la ciudad de Kos, en Grecia, distribuyendo kits de higiene y proporcionando tiendas de campaña para que puedan ser usadas por los refugiados, mientras esperan por un tiempo indeterminado para obtener los papeles que les permitan viajar a Atenas. 
 
Todos los días de la semana, por las mañanas, la clínica móvil de MSF instalada en una camioneta recorre la ciudad ofreciendo consultas a aquellos que necesitan atención médica. El equipo está formado por médicos, enfermeras y mediadores culturales (que ayudan en la traducción). También un promotor de salud informa a los refugiados en la ciudad que las consultas están teniendo lugar. 
 
La isla de Kos ha visto llegar una enorme cantidad de personas a sus costas entre en los últimos meses (un total de 18,654 entre enero y julio de 2015), pero aún no hay sistema de recepción formal instalado y muchos duermen en tiendas de campaña al lado de las carreteras. Muchos de los que están en esa situación han dicho a MSF – “En casa teníamos la guerra, pero al menos teníamos nuestra dignidad”.
 
 
 
Compartir

Relacionados

Colabora