Mediterráneo: las 572 personas sobrevivientes en el Geo Barents desembarcaron en Catania tras una espera injustificada

  • ESTÁS AQUÍ
  • Actualidad
  • Mediterráneo: las 572 personas sobrevivientes en el Geo Barents desembarcaron en Catania tras una espera injustificada
Rotación 19 del equipo de MSF a bordo del Geo Barents en el Mar Mediterráneo
Pocas horas después del segundo rescate de la rotación 19, otra embarcación de madera con 66 personas fue encontrada en peligro gracias a una alerta compartida por Alarm Phone. Las 66 personas fueron llevadas a salvo a bordo delGeo Barents. Mediterráneo Central, 27 de octubre de 2022. ©Candida Lobes/MSF

Después de 10 días en el mar y tres días de espera en el puerto de Catania, finalmente todas las personas sobrevivientes a bordo del Geo Barents, nuestro barco de búsqueda y rescate en el Mediterráneo, pudieron tocar tierra firme en un lugar seguro el martes 8 de noviembre, lejos de la violencia y el sufrimiento del que huyeron en Libia.  

Al inicio, las autoridades italianas permitieron solo el desembarco de 357 personas, dejando a 215 a bordo como rehenes de un debate político y una decisión ilegal que les impedía recibir asistencia y protección en tierra. Después del desembarco selectivo, el estado psicológico y físico de algunas de las personas restantes se deterioró dramáticamente. Un sobreviviente fue evacuado durante la madrugada del 7 de noviembre debido a fuertes dolores abdominales, y otros sobrevivientes mostraron signos de ansiedad y sufrieron ataques de pánico.  

“El proceso de desembarco selectivo basado en las condiciones médicas de las personas sobrevivientes y el desembarco retrasado realizado por las autoridades italianas son inhumanos, inaceptables e ilegales, ya que, según el derecho marítimo internacional, las personas sobrevivientes rescatadas en el mar deben ser desembarcadas en un lugar seguro dentro de un tiempo razonable. Los instrumentos y directrices legales pertinentes no condicionan el desembarco en un lugar seguro a la existencia de condiciones médicas u otras razones. Por el contrario, los Estados ribereños responsables deberían hacer todo lo posible por reducir al mínimo el tiempo que los sobrevivientes permanecen a bordo del barco que les brinda asistencia, teniendo en cuenta las circunstancias particulares de un salvamento, como la situación a bordo del barco que les asiste y sus necesidades médicas“, explica Juan Matias Gil, jefe de misión de búsqueda y rescate de Médicos Sin Fronteras. 

“Muchas de las personas sobrevivientes sufrieron traumas previos, resultado de la violencia y el abuso experimentados en Libia, en sus países de origen o durante el viaje. La espera prolongada les creó una fuerte angustia emocional y psicológica. Los episodios de insomnio, ansiedad y malestar físico y psíquico se hicieron más frecuentes día a día. Y por nuestra parte, no teníamos respuestas para darles cuando nos preguntaban por qué no podíamos desembarcar”, asevera Stefanie Hofstetter, líder del equipo médico de MSF a bordo del Geo Barents.  

Equipo de rescate y Salvamento de MSF en el mar Mediterráneo realizan un rescate
Pocas horas después del tercer rescate de la rotación 19, otra pequeña embarcación con 12 personas fue encontrada en peligro gracias a una alerta compartida por Alarm Phone. El rescate se realizó con éxito y las 12 personas fueron llevadas a salvo a bordo deGeo Barents. 27 octubre, 2022. ©Candida Lobes/MSF

 

Youssouf* fue una de las 214 personas que tuvieron que permanecer más tiempo a bordo. En la tarde del 7 de noviembre, junto a otros dos sobrevivientes, tomó la desesperada decisión de saltar del barco al agua, para llegar al muelle del puerto. La tercera persona finalmente volvió a bordo y le dijo al equipo de MSF que saltó solo para ayudar a los otros dos, ya que temía que pudieran haberse ahogado.  

En cambio, Youssouf* y Ahmed* pasaron la noche en el muelle y se negaron a comer y beber, a la espera de una decisión de las autoridades italianas. Después de más de 24 horas de estar en la cubierta, Ahmed (el otro sobreviviente que saltó del barco) presentó fiebre alta y signos de deshidratación y fue trasladado al centro de salud más cercano para recibir asistencia médica por parte de las autoridades sanitarias italianas.  

“Después de pasar días y días en ese barco [Geo Barents] me estaba volviendo loco. Tuve la sensación de que mi cuerpo y mis sueños se estaban desmoronando. Estoy agradecido por toda la asistencia que tuve a bordo, pero no podía soportar más esa situación”, dijo Youssouf al integrante del personal de MSF que lo ayudó en el muelle, frente al Geo Barents. “Dejé el norte de Siria para brindarle una vida segura a mi familia. Dejé atrás a cuatro hijas, con la esperanza de que pronto puedan reunirse conmigo en Europa, en un lugar seguro. La más joven tiene sólo seis años. Han visto caer bombas sobre nuestra ciudad en los últimos años, y ahora no pueden asistir a la escuela debido a la inseguridad que persiste en la zona. Los grupos armados están en todas partes, secuestrando personas para pedir rescate. La situación se ha salido de control y temo por sus vidas todos los días. Simplemente quiero encontrar un lugar donde puedan estar libres de miedo y sentirse seguros. Ese es mi sueño y no dejaré que nadie me lo quite”.  

Finalmente, a Youssouf se le permitió desembarcar en la noche del 8 de noviembre, junto con los otros sobrevivientes inicialmente excluidos del desembarco selectivo. 

Akhtar*, un joven de 21 años originario de Bangladesh, le dijo al personal de Médicos Sin Fronteras que dejó su país hace casi dos años. Su viaje lo llevó primero a Siria, Libia y finalmente al Mar Mediterráneo, donde arriesgó su vida en un bote de madera abarrotado.

El equipo de búsqueda y rescate (SAR) de MSF realiza un sexto rescate,
El equipo de búsqueda y rescate (SAR) de MSFrealiza un sexto rescate, salvando a 82 personas de un barco de madera abarrotado e inestable en peligro ubicado en la zona SAR de Malta. Mediterráneo central, 28 de octubre de 2022. © Candida Lobes/MSF

 

“No tenía idea de lo difícil que sería este viaje. Me quedé en Libia durante más de un año, viviendo en un campamento con personas de varios países. Éramos nueve durmiendo en una habitación de diez metros cuadrados con un solo baño para más de 200 o 300 personas. La policía llegó al campo, arrestó a muchos de nosotros y me llevó a la cárcel. Me dieron un teléfono después de unos días y me dijeron que llamara a mi familia. Nunca olvidaré a mi madre gritando al teléfono mientras los guardias amenazaban con cortarme la mano con un machete mientras filmaban. Mi familia eventualmente envió el único dinero que tenían para liberarme. Nunca me perdonaré por causar todo este dolor a mi madre. No he sabido nada de mi familia desde entonces. No saben si me ahogué en el mar. Solo quiero llamarles y decirles que sobreviví”, explicó Akhtar.  

El Geo Barents salió ayer del puerto de Catania y se preparará para regresar al mar para rescatar a las personas que lo necesitan. Esta ha sido y seguirá siendo nuestra respuesta a las políticas europeas y nacionales de no asistencia en el mar que condenan a las personas a ahogarse y a la decisión de negarse a desembarcarlas en un lugar seguro.  

“Como organización humanitaria, continuaremos con las operaciones de rescate para salvar vidas en el mar, de conformidad con el derecho marítimo internacional, según el cual hemos realizado nuestras actividades hasta el momento. Un rescate comienza sacando a las personas del agua y concluye cuando todas las personas sobrevivientes desembarcan en un lugar seguro”, agrega J.M. Matias Gil.  

 

 

Médicos Sin Fronteras (MSF) realiza actividades de búsqueda y rescate (SAR) en el Mediterráneo central desde 2015, trabajando en ocho barcos diferentes (propios o en asociación con otras ONG). Desde el lanzamiento de las operaciones SAR con el Geo Barents en mayo de 2021, MSF ha rescatado a 5,497 personas y recuperado los cuerpos de 11 que murieron en el mar.  

 

*Nombres cambiados para proteger la privacidad de las personas. 

Compartir

Relacionados

Colabora