MSF amplía sus actividades para ayudar a los heridos en Franja Gaza

Al Awda Hospital

Médicos Sin Fronteras (MSF) abrió una unidad quirúrgica en Franja de Gaza para proporcionar tratamiento médico avanzado a los pacientes heridos durante la Gran Marcha del Retorno.

Médicos Sin Fronteras (MSF) abrió una unidad quirúrgica en Franja Gaza para proporcionar tratamiento médico avanzado a los pacientes heridos durante la Gran Marcha del Retorno.

Con sede en el Hospital Nasser de Khan Yunis y con dos quirófanos exclusivos y 23 camas, la unidad se centrará en el tratamiento quirúrgico y microbiológico de infecciones óseas resultantes de las devastadoras heridas causadas por el ejército israelí entre marzo de 2018 y diciembre de 2019. En ese entonces, 213 personas murieron y más de 8,800 resultaron heridas por los disparos durante las protestas.

"Las necesidades médicas de estos pacientes siguen siendo enormes", asevera Christophe Garnier, coordinador del proyecto de MSF. "Muchos requieren procedimientos complejos y su tratamiento generalmente toma mucho tiempo: meses, posiblemente años. Algunos han perdido varios centímetros de hueso y grandes trozos de carne, han pasado por múltiples operaciones quirúrgicas, pero aún son tratados con sujetadores de metal y viven con dolores constantes".

 

 

Las lesiones sufridas son tan profundas y destructivas que los pacientes corren el riesgo de desarrollar una infección ósea profunda (osteomielitis), que es extremadamente difícil de tratar en un sistema de salud que ha sido paralizado por 13 años de bloqueo israelí y lucha política palestina. "El tipo de servicio que proporcionamos es bastante específico e intensivo en recursos y sólo está disponible en las instalaciones de MSF en Gaza en este momento", dice Garnier. "Esperamos poder marcar la diferencia para estos pacientes. Su condición física puede conducir al aislamiento social, dolor crónico, la pérdida de la capacidad para trabajar y relaciones tensas con los miembros de su familia. El impacto de estas lesiones ha sido pesado en Gaza".

La apertura de una nueva unidad quirúrgica en el Hospital Nasser, en colaboración con el Ministerio de Salud, es sólo el último paso en la respuesta de MSF a las necesidades derivadas de las protestas de la valla fronteriza y la respuesta violenta que enfrentaron. Triplicamos nuestra capacidad médica durante la fase de emergencia en 2018 y desde entonces hemos trabajado continuamente para desarrollar aún más nuestras actividades a medida que aumentaban los desafíos, incluso más allá de la duración de las protestas. Más de 4,800 pacientes heridos de bala han sido tratados en las instalaciones médicas de MSF. Solo en 2019, MSF realizó casi 2,000 intervenciones quirúrgicas.

Las actividades de MSF se han desarrollado durante el último año para tener en cuenta el bienestar general de un paciente y la capacidad para hacer frente al estrés y la ansiedad. "Organizamos sesiones individuales de psicoeducación, técnicas de relajación y ejercicios de meditación para ayudarles a aceptar su condición", explica Amira Karim, consejera de MSF en Franja de Gaza. "Sobre todo, tratamos de fomentar la socialización positiva e impulsar los vínculos familiares para evitar el auto-aislamiento".

 

 

MSF abrió su primer proyecto en Franja de Gaza en el año 2000 y actualmente gestiona tres unidades quirúrgicas y cuatro clínicas postoperatorias para tratar a pacients con traumatismos y quemaduras. En 2018, MSF aumentó su capacidad médica para atender a las miles de personas que sufrieron disparos del ejército israelí durante las protestas de la Gran Marcha del Retorno. Los equipos de MSF proporcionan servicios de cirugía plástica y ortopédica para cerrar grandes heridas de bala y para reparar la pérdida y el daño del hueso.

 

Compartir

Relacionados

Colabora