MSF Asiste a las Poblaciones Afectadas por las Inundaciones en Kenia

MSF health post in Yebi, Diffa, Niger

Durante la larga estación de lluvias en Kenia (marzo – junio), las inundaciones son un fenómeno frecuente. Sin embargo, este año las lluvias fueron más abundantes de lo habitual provocando inundaciones y deslizamientos de tierra que desplazaron a miles de personas y destruyeron sus medios de subsistencia.

Durante la larga estación de lluvias en Kenia (marzo – junio), las inundaciones son un fenómeno frecuente. Sin embargo, este año las lluvias fueron más abundantes de lo habitual provocando inundaciones y deslizamientos de tierra que desplazaron a miles de personas y destruyeron sus medios de subsistencia.

En el distrito de Bura, el río Tana se desbordó dejando a las aldeas aisladas por unas aguas cuyo nivel aumentaba por momentos. Las más de 2,000 familias que se vieron obligadas a abandonar sus hogares fueron trasladadas a campos de desplazados situados en terrenos más elevados. Aquí, MSF en colaboración con el Ministerio de Sanidad, la Cruz Roja keniata, la Oficina de Asuntos Humanitarios de la Comisión Europea (ECHO) y otras contrapartes locales organizó clínicas móviles para ofrecer servicios médicos a la población, distribuyó artículos de primera necesidad, construyó letrinas y trató el agua. En la mayor parte de zonas afectadas por las inundaciones como Garissa, Bura y Garsen, donde MSF intervino, las personas carecen de acceso a la atención médica debido a una escasez crónica de medicamentos y de personal sanitario en las instalaciones sanitarias; no disponen de agua potable segura ni de servicios de saneamiento. El estancamiento de las aguas y la destrucción de los servicios de saneamiento hicieron aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua. MSF por lo tanto adaptó su asistencia a las diferentes necesidades de las personas afectadas por las inundaciones.

Durante los dos meses en los que MSF asistió a las víctimas de las inundaciones em Kenia, su objetivo fue mejorar el acceso a la atención sanitaria para los desplazados y las condiciones de saneamiento y proporcionar agua y abrigo. En general, en las zonas donde intervino MSF, la organización proporcionó asistencia a más de 25,000 personas. De las 4,245 personas que se beneficiaron de los servicios médicos, 1.112 eran niños menores de 5 años. Se llevaron a cabo un total de 42 visitas de vigilancia en 15 puntos diferentes para detectar enfermedades importantes. MSF apoyó a 3,086 familias con artículos de primera necesidad o abrigo, trató el agua y construyó 75 letrinas en campos de desplazados en Garsen y Bura. Entre las morbilidades más frecuentes tratadas, cabe destacar infecciones respiratorias de las vías altas (IRA), diarrea sin sangre, trastornos gastrointestinales y enfermedades cutáneas, todas debidas a la exposición por parte de las personas desplazadas a unas duras condiciones climáticas, a unas condiciones de vida deficientes y al agua de mala calidad.

A pesar de los esfuerzos de MSF y de sus contrapartes para dispensar asistencia médica esencial a las poblaciones afectadas por las inundaciones, los campos de desplazados necesitaban alimentos de forma desesperada. El gobierno de Kenia prometió en repetidas ocasiones que enviaría alimentos por vía aérea pero como la ayuda no llegaba, MSF emitió un comunicado de prensa apelando al gobierno a que no demorase más su respuesta distribuyendo de inmediato alimentos y artículos de primera necesidad a los desplazados. Es importante destacar que gracias a la participación comunitaria y a su aceptación MSF pudo llevar a cabo sus actividades sin problemas.

Compartir

Relacionados

Colabora