MSF ayuda a reestablecer el sistema de salud pública en Liberia

Mientras que el número de pacientes infectados por el virus Ébola ha disminuido considerablemente en las últimas semanas, MSF asiste al sistema de salud liberiano en la restauración de los servicios médicos.

Mientras que el número de pacientes infectados por el virus Ébola ha disminuido considerablemente en las últimas semanas, MSF asiste al sistema de salud liberiano en la restauración de los servicios médicos.
 
El 20 de marzo pasado, un nuevo paciente confirmado con el virus Ébola fue detectado en la unidad de tránsito, abierta por MSF en diciembre 2014 en el seno del hospital de la Redención, en Monrovia. La paciente, fallecida unos días más tarde, fue el primer caso en el país en más de dos semanas.
 
"Nuestro primer objetivo sigue siendo identificar lo más rápidamente posible a las personas infectadas por el virus", explica la Dra. Hanna Majanen, responsable médico. "Sin embargo, la inmensa mayoría de los pacientes que nos refieren actualmente no tiene Ébola, pero deben ser analizados antes de recibir cualquier tipo de asistencia en un centro de salud. El personal médico tiene miedo, lo cual es comprensible con 372 trabajadores de la salud infectados por el virus desde el inicio de la epidemia, 179 de los cuales murieron".
 
 
Todavía no existe ninguna prueba rápida disponible para el diagnóstico de Ébola y, para aquellos que sufren de otra enfermedad, esperar los resultados de laboratorio implica perder un tiempo valioso. «Hemos visto gente morir simplemente porque no recibieron atención médica a tiempo», cuenta Philippe Le Vaillant, jefe de misión de MSF en Liberia. «Usualmente estos pacientes padecían de enfermedades como malaria severa o tifoidea. Las mujeres embarazadas con complicaciones obstétricas tuvieron el mismo destino.»
 
Aunque los centros de atención del Ébola son ahora suficientes en Liberia, la población casi no tiene acceso a los servicios regulares de salud pública. La mayoría de las instalaciones médicas han reabierto con un nivel de actividad inferior al que tenían antes de la epidemia y muchos pacientes se resisten a ir a consulta.
 
Después de consultar con el Ministro de Salud, MSF decidió abrir un nuevo hospital pediátrico en Monrovia con el fin de aumentar la capacidad para manejar urgencias médicas no relacionadas con el Ébola. Este hospital abre las veinticuatro horas todos los días y cuenta con 46 camas para niños menores de 5 años y tiene la capacidad de ampliarse a 100 camas. Protocolos reforzados de prevención y control de infecciones se pusieron en marcha para proteger al personal y a los pacientes del virus Ébola. «Esto incluye, por ejemplo, una clasificación más rigurosa, equipos de protección suplementarios, mayor espacio entre las camas, procedimientos reforzados de descontaminación y de manejo de desechos », detalla la doctora Myriam Deguillen, directora del hospital de MSF. «Es crucial restablecer la confianza en el sistema médico para los profesionales de la salud y para los pacientes. Su seguridad es nuestra principal preocupación.»
 
 
Al mismo tiempo, MSF ha ayudado al hospital James David Junior (JDJ) de Paynesville a actualizar los cuidados de salud materno- infantil tomando en cuenta el riesgo de Ébola. Muchas admisiones ahora son de recién nacidos cuyas madres se vieron obligadas a dar a luz en casa.
 
MSF también le ha dado apoyo a 23 centros de salud en los condados de Montserrado y Grand Cape Mount con el mismo objetivo de establecer prácticas médicas más seguras. Miembros de la comunidad suelen asistir a la capacitación. "Necesito estar seguro de nuevo antes de enviar a mis hijos al centro de salud cuando están enfermos en lugar de comprar las pastillas en la farmacia. Ahora me doy cuenta de que el Ébola se toma en serio aquí", declara Morris Gibson en la clínica TKG de Clara Town, un suburbio de la capital liberiana.
 
 
«El Ébola causó tantos estragos en Liberia, en Guinea y en Sierra Leona porque sus sistemas de salud eran demasiado débiles para enfrentarlo», añade Philippe Le Vaillant. «Mejoras significativas, especialmente en términos del control de las infecciones y de la vigilancia epidemiológica, deben permitir alcanzar y mantener estándares de calidad más elevados.»
 
Para Beatrice Jlaka, enfermera responsable de la unidad de cuidados intensivos del hospital JDJ: «El virus nos ha enseñado una dura lección a todos. Muchos de nuestros colegas murieron luchando contra la enfermedad sin capacitación ni equipo apropiado. Para rendirles homenaje, debemos ser prudentes. Ya no tengo miedo de venir a trabajar; estoy lista.»
 
  • MSF dirige el centro de atención y manejo de Ébola ELWA 3 en Monrovia desde agosto de 2014 y una unidad de tránsito para los casos bajo sospecha en el hospital de la Redención, desde diciembre. El centro de atención de Ébola en Foya se cerró en diciembre pasado después de que el condado de Lofa fue declarado oficialmente libre de Ébola. Desde el inicio de la epidemia, 670 pacientes han sobrevivido al Ébola en un centro de MSF en Liberia.
  • Equipos de respuesta rápida de MSF también se han desplegado recientemente en los condados de Gran Bassa, el Grand Cape Mount y Margibi para ayudar a las autoridades sanitarias a circunscribir los brotes de la epidemia.
  • En octubre pasado, los equipos de MSF distribuyeron un tratamiento preventivo contra la malaria en la zona oeste de la capital de Liberia, dirigido aproximadamente a 600,000 personas.
 
Compartir

Relacionados

Colabora