MSF demanda acceso inmediato a la salud para la población de la República Centroafricana

La organización médico-humanitaria hace un llamamiento a las partes en el conflicto a respetar al personal médico y las estructuras sanitarias.

La organización médico-humanitaria hace un llamamiento a las partes en el conflicto a respetar al personal médico y las estructuras sanitarias.

Al tiempo que la coalición de grupos armados conocida como Séléka toma el mando de Bangui, capital de la República Centroafricana (RCA), la organización médico-humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) hace un llamamiento a los actores involucrados en los combates para que garanticen a la población en general acceso a la asistencia médica, no sólo en la capital sino en el resto del país. MSF ha sido víctima del pillaje generalizado y de robos en sus estructuras de salud y oficinas y demanda a las partes en el conflicto que respeten los centros médicos, el personal sanitario y a los pacientes heridos y enfermos.

Ante el avance de Séléka y su toma de posesión de la capital en las últimas 48 horas, las operaciones de MSF se han visto gravemente afectadas y, por ejemplo, no se ha podido transferir a pacientes heridos de gravedad para ser operados de urgencia (23 de ellos no han podido ser transportados de Sibut a Bangui). MSF se muestra preocupada porque los actores médicos no puedan asistir a la población en Bangui debido a la inseguridad generalizada en la ciudad.

Mientras los combates han causado numerosos desplazados entre la población que, por miedo, se mantiene apartada de las estructuras de salud, las operaciones de MSF continúan en Carnot, Paoua, Mboki, Zemio, Boguila, Batangafo, Kabo, Sibut y Ndélé. MSF llama a todos los implicados en el conflicto, especialmente a Séléka, a garantizar el acceso a los centros médicos de aquellos necesitados sin que ni pacientes ni médicos se conviertan en objetivos en la contienda.

Los incidentes violentos de pillajes y saqueos de los que MSF ha sido también víctima impiden asimismo a la organización médica el adecuado tratamiento médico para aquellos que más lo necesitan. “MSF condena el pillaje y los robos que han tenido lugar en nuestros centros médicos en Bangui, Batangafo, Kabo y Carnot y reitera su petición de que el personal médico y las estructuras de salud, ambulancias y los pacientes heridos y enfermos sean respetados”, dice Serge St Louis, coordinador de MSF en Bangui. Tan pronto las condiciones de seguridad lo permitan, MSF realizará evaluaciones de la situación en la capital y en sus proyectos en la periferia para, de manera urgente, atender las necesidades médicas existentes.

MSF ha atendido a la población de la República Centroafricana desde 1996. MSF dispone de ochenta trabajadores internacionales en cinco de las diecisiete prefecturas del país.

Compartir