MSF pide al gobierno de RCA que restablezca el control sobre los grupos armados

Algunos individuos y grupos armados sin control en República Centroafricana están sembrando el caos, dejando a la población civil sin la atención humanitaria que necesitan con urgencia. Las instalaciones y equipos de MSF han sido saqueadas en diferentes ocasiones y han sufrido muchos robos y amenazas desde que el conflicto comenzó. El nuevo gobierno que tomó el poder el pasado 24 de marzo debe asumir sus responsabilidades y restablecer el control sobre los grupos armados que operan en varias zonas del país.

Algunos individuos y grupos armados sin control en República Centroafricana están sembrando el caos, dejando a la población civil sin la atención humanitaria que necesitan con urgencia. Las instalaciones y equipos de MSF han sido saqueadas en diferentes ocasiones y han sufrido muchos robos y amenazas desde que el conflicto comenzó. El nuevo gobierno que tomó el poder el pasado 24 de marzo debe asumir sus responsabilidades y restablecer el control sobre los grupos armados que operan en varias zonas del país.

En varias ciudades, como Batangafo y Kabo, los equipos médicos de MSF han sido evacuados debido a los robos armados y la situación de inseguridad en general. Todas las actividades médicas y hospitalarias se han suspendido en esas localidades. Al ser MSF la única organización que presta atención humanitaria en la zona, estos incidentes suponen que más de 130,000 personas se queden sin atención en los próximos días y semanas.

En la localidad de Boguila, MSF ha sufrido incidentes similares y el personal internacional tuvo que ser igualmente evacuado. El hospital aún está en servicio con un equipo reducido. Pero debido a la inseguridad, no se puede acceder a las zonas donde se sabe que existen serias necesidades médicas, como en Bossangoa, donde el hospital fue saqueado y el personal del Ministerio de Salud tuvo que huir.

Desde que el pasado 24 de marzo, la alianza de grupos armados (Seleka) tomó el control del país, en la capital, Bangui, las instalaciones de MSF han sufrido varios saqueos que han provocado pérdidas cuantiosas de equipamientos, fármacos, vehículos y dinero. Pero lo más importante es el bloqueo que todo ello supone para la atención humanitaria que la población necesita con urgencia.

“MSF sigue preocupada seriamente por el estado y la salud de la población”, dice Sylvain Groulx, coordinador de MSF en el país. “Hay que tener en cuenta que en los períodos más pacíficos, la población de RCA tiene que superar muchos obstáculos para sobrevivir. Incluso antes de los últimos acontecimientos, los índices de mortalidad a causa de enfermedades infecciosas tratables (sobre todo malaria) estaban ya por encima de los umbrales de emergencia en muchas zonas del país. La inseguridad actual está poniendo al límite la capacidad de la población para sobrevivir.”

MSF ha atendido a la población de la República Centroafricana desde 1997. Actualmente trabaja en cinco de las diecisiete prefecturas del país.

Compartir