MYANMAR: MSF PREOCUPADA POR EL DESTINO DE SUS PACIENTES ANTE LA ORDEN DE CESE DE ACTIVIDADES

La sección holandesa de Médicos Sin Fronteras ha recibido una orden por parte del Gobierno de Myanmar para que ponga fin a todas sus actividades
en el país. La organización médico humanitaria está profundamente sorprendida por esta decisión unilateral y quiere expresar su enorme preocupación por la suerte que correrán las decenas de miles de pacientes que actualmente están bajo su cuidado en todo el país.

La sección holandesa de Médicos Sin Fronteras ha recibido una orden por parte del Gobierno de Myanmar para que ponga fin a todas sus actividades en el país. La organización médico humanitaria está profundamente sorprendida por esta decisión unilateral y quiere expresar su enorme preocupación por la suerte que correrán las decenas de miles de pacientes que actualmente están bajo su cuidado en todo el país.

Hoy, por primera vez en la historia de las operaciones de MSF en el país, las clínicas de VIH/SIDA y tuberculosis que gestiona MSF en los estados de Rakhine, Shan y Kachin, así como en la división de Yangon, tuvieron que cerrar sus puertas y los pacientes no pudieron recibir los tratamientos que necesitan de manera urgente.

”Esta decisión del Gobierno de Myanmar tendrá un impacto devastador en los 30,000 pacientes con VIH/SIDA y más de 3,000 pacientes con tuberculosis que MSF trata actualmente en Myanmar”, explica un portavoz de la organización.

En el estado de Rakhine, MSF hoy no ha podido proporcionar los servicios de atención primaria de salud que viene prestando regularmente a las decenas de miles de personas vulnerables que se encuentran en los campos de desplazados y en las aldeas más aisladas. Lógicamente, tampoco ha podido hacer las habituales referencias de pacientes graves hasta el hospital del Ministerio de Salud en la región. También se han quedado sin asistencia médica decenas de mujeres embarazadas y de bebés recién nacidos que dependen de la ayuda médica que MSF pueda proporcionarles.

“No existe ninguna otra organización médica no gubernamental que opere en esta zona a la escala en la que lo hacemos en MSF, o que tenga la experiencia e infraestructura necesaria como para ofrecer unos servicios médicos de calidad que sirvan para salvar cientos de vidas cada día”, afirma el portavoz de MSF. “En nuestros 22 años de presencia en Myanmar, MSF ha demostrado de manera continuada que siempre ha dispensado asistencia médica en función de las necesidades de las personas, sin distinción de raza, religión, sexo o afiliaciones políticas”, insiste el mismo portavoz.

Desde 2004, MSF ha tratado a más de 1.240.000 pacientes de malaria solo en el estado de Rakhine, donde esta enfermedad es particularmente endémica. “Al igual que el VIH/SIDA y la tuberculosis, la malaria no conoce fronteras étnicas. Las actividades de MSF se guían por la ética médica y por los principios de neutralidad e imparcialidad”, concluye el portavoz de la organización.

MSF está en conversaciones con el Gobierno de Myanmar para poder retomar sus actividades médicas de inmediato.

Compartir

Relacionados

Colabora