“Necesitas estar en contacto con las personas que realmente te pueden ayudar”

Yuli en el balcón del Centro de Día de MSF en Grecia
Yuli huyó de la persecución en Cuba y ahora vive en Grecia, donde se dedica a poner en contacto a la comunidad transexual cubana con los servicios sanitarios y sociales. ©Maro Verli/MSF

Las mujeres transgénero que solicitan asilo en Grecia necesitan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva que respondan a sus necesidades sin discriminación.

Yuli*, de Cuba, buscó asilo en Grecia tras un viaje tortuoso y peligroso, aún más difícil por tratarse de una mujer transgénero negra.

Alta, segura de sí misma y de gran calidez, se estremece al recordar el viaje desde Rusia, uno de los pocos países donde se aceptan pasaportes cubanos: las interminables caminatas, los viajes en autobús, las negativas de los guardias fronterizos, el acoso y las agresiones, y los días y noches en una cárcel de hombres, antes de que pudiera ponerse a salvo.

Buscando protección contra la persecución “Como todas las mujeres trans que están aquí, en Grecia, decidí irme de Cuba a causa del sistema”, dice Yuli. “En general, la familia, la sociedad y el sistema en Cuba no entienden a las personas trans. Eres escoria porque te sientes o te identificas como mujer. Creen que estás loco. No te dan oportunidades como un trabajo, atención médica, o cualquier ayuda. Al sistema no le interesa proteger a las personas LGBTIQ”.

“Emprendí la travesía para encontrar la libertad. Cuando tomas la decisión de irte de tu país, es porque ya no puedes vivir allí. Para mí era mejor morir en el camino que vivir en Cuba”.

Yuli en el balcón del Centro de Día de MSF en Grecia
Yuli huyó de la persecución en Cuba y ahora vive en Grecia, donde se dedica a poner en contacto a la comunidad transexual cubana con los servicios sanitarios y sociales. ©Maro Verli/MSF

 

Defender a su comunidad

“Quiero ser la voz de la comunidad trans de mi país. Es muy importante que la gente tenga el apoyo social y médico, porque la mayoría de las trans que vinieron aquí no tienen ningún medicamento. Tienen enfermedades de transmisión sexual, así es la vida. Pero es muy difícil encontrar el apoyo médico”.

“Cuando llegas a un país, esa no es tu cultura, no es tu idioma, necesitas mostrar tu cuerpo en el hospital, pero no entienden bien, no saben nada de ti. Sé que el sistema médico griego es muy bueno. Pero el problema es el género. Somos trans y, en su mayoría, somos negros”.

“Hace poco, una amiga -posee estatus de solicitante de asilo, los documentos legales en Grecia para recibir asistencia en el hospital- tenía psoriasis en todo el cuerpo y el médico vino y comenzó a hacer algunas preguntas inapropiadas. Yo estaba con ella para traducir, para ayudar. No hablamos griego perfectamente, pero entendemos el lenguaje no verbal. Fue un mal momento para los dos, no solo para ella que estaba enferma. Decidimos ir a buscar otro hospital con una mente más abierta sobre este ‘problema’ que es ser negro y trans”.

 

Acceder a la atención adecuada

“Necesitas estar en contacto con las personas que realmente pueden ayudarte. Como con MSF, donde puedes venir para un examen. Te atienden, te dan cita para ir al médico, recibir el preservativo, tomar la PrEP (profilaxis preexposición al VIH).

“Para todos los trans de mi comunidad en general, estamos muy, muy contentos [con MSF] porque, en primer lugar, tienen traductores en español. Estos traductores pueden explicar y traducir, por supuesto, todo lo que se necesita saber sobre la enfermedad. En MSF, tienes acceso a un médico que no le interesa si estás [legalmente] reconocido, si eres solicitante de asilo, si eres de Cuba, si eres de Congo.

“Te explican lo que tienes, el proceso. Tienen mucha paciencia. Encuentran citas en los diferentes hospitales para especialistas.

“Y en MSF, puedo acceder a diferentes cosas que no conocía. Por ejemplo, la mayoría de las trans como yo hemos empezado a tener mareos. No sabes qué es la ansiedad, qué es la depresión, qué es una crisis de pánico. Pero cuando vienes [a MSF] puedes recibir consulta de psicología, psiquiatría o terapia”.

Sacar fuerza de las personas que la rodean “La mayoría de las personas trans necesitan tener un carácter fuerte porque, cuando la sociedad no te comprende, cuando la familia no te acepta, necesitas ser fuerte en la vida”.

“Pero quizás porque sufro ansiedad y tengo depresión, necesito a alguien -quizás todos los días- que me abrace muy fuerte y me diga: ‘No te preocupes, todo irá bien’. No todo está bien, pero me siento bien cuando la trabajadora social, todos los que me conocen, me abrazan fuerte, me frotan el brazo y me dicen: ‘No te preocupes’.”

“Es lo mejor de la vida, porque necesitamos amor. Necesitamos personas que entiendan lo que pasa en nuestra cabeza mente, que entiendan lo que necesitamos”.

 

Planeando el futuro

“Yo, como mujer, tengo muchos sueños que quiero cumplir algún día”.

“Creo que tengo la mente más clara ya que las personas que me rodean me ayudaron a comprender los problemas sexuales y las comunidades transexuales y LGBTIQ. Me siento más segura ahora. Siento que pertenezco a una comunidad, por primera vez en mi vida: una comunidad de la misma gente, la misma sexualidad”.

“Muchos trans cubanos quieren ir a España por el idioma, nuestra lengua materna es el español. Pero decidí quedarme en Grecia. He encontrado muchos griegos que fueron muy amables conmigo. Me siento más segura en Grecia que en Cuba”.

“He estudiado mucho en mi vida. Soy una persona que le gusta la comunicación, las sociedades, hacer amigos, ayudar a las personas. Quiero salir. quiero sentirme libre ¡Quiero tener un novio, griego, por supuesto!”

 

*Su nombre fue elegido

 

Desde 2016, MSF opera un Centro de Atención Diurna en Atenas que actualmente ofrece un paquete completo de servicios multidisciplinarios centrados en salud sexual y reproductiva (incluida la atención a supervivientes de violencia sexual y de género), enfermedades no transmisibles, salud mental, así como promoción de la salud y apoyo socio-legal. Todas las actividades cuentan con el apoyo de un gran equipo de mediación cultural que facilitan las referencias al sistema nacional de salud cuando es posible y ayuda a romper las barreras culturales y lingüísticas para las personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas y, en términos más generales, grupos marginados de personas que necesitan atención médica.

Compartir

Relacionados

Colabora