Níger: MSF asiste a las víctimas de una nueva ola de violencia en la región de Diffa

Médicos Sin Fronteras (MSF) deriva a civiles gravemente heridos al hospital de Diffa, después de un ataque que tuvo lugar el miércoles por la noche en Gogoni, un pueblo del distrito de Bosso en la región de Diffa, en el sureste de Níger.

Médicos Sin Fronteras (MSF) deriva a civiles gravemente heridos al hospital de Diffa, después de un ataque que tuvo lugar el miércoles por la noche en Gogoni, un pueblo del distrito de Bosso en la región de Diffa, en el sureste de Níger.
 
Según las autoridades locales, 18 personas fueron asesinadas, 16 más resultaron heridas y alrededor de 100 casas fueron incendiadas durante el ataque. Un enfermero de MSF y un técnico en salud mental visitaron el centro de salud de Bosso justo después del ataque para evaluar las necesidades.
 
El personal médico del Ministerio de Salud en el lugar logró tratar a 16 heridos, de los cuales seis han sido referidos al hospital de Diffa. MSF ha ayudado en los traslados al hospital y proporcionará apoyo en material de salud mental a la población afectada en la aldea.
 
 
“Después de solo 10 días de calma, somos testigos de un nuevo ataque violento en Diffa”, explica Omar Ahmed Abenza, coordinador general adjunto de MSF en Níger. Durante el mes de octubre, MSF realizó 4.601 consultas externas en el distrito de Bosso. Más del 50% de los pacientes atendidos afirmaron estar traumatizados por la violencia actual. “Esta población ha huido de sus hogares para escapar de la violencia en la región de Diffa o en el norte de Nigeria, no pueden encontrar un lugar seguro donde quedarse. El miedo se ha convertido en su rutina”, afirma Omar Ahmed Abenza.
 
Hace sólo dos semanas, alrededor de 600 familias (9,000 personas) tuvieron que desplazarse tras otro ataque en el pueblo de Barwa (distrito Bosso), en el que se informó del secuestro de mujeres y niños así como del robo de ganado.
 
Barwa quedó completamente vacío y la población se dispersó a pueblos vecinos. MSF ha realizado un examen nutricional y ha distribuido artículos de primera necesidad (suplementos nutricionales, mantas y mosquiteras) a 1,078 niños menores de cinco años. Actualmente, MSF está construyendo letrinas y proporcionando asistencia en salud mental a la población desplazada.
 
Según Naciones Unidas, desde febrero, ha habido más de 60 ataques en Diffa perpetrados por el Estado Islámico de la Provincia de África Occidental (ISWAP por sus siglas en inglés), también conocido como Boko Haram, y los combates entre el grupo y el ejército de Níger continúan.
 
Como resultado, más de 47,000 personas se han desplazado en la región que ya aloja a más de 165,000 personas que han escapado a la violencia en el norte de Nigeria. “La situación ya vulnerable de la población en Diffa, que se enfrenta a los picos recurrentes de desnutrición y malaria, se ha deteriorado aún más debido a la violencia actual. Nuestros pacientes están describiendo cada vez más una situación devastadora", explica Luis Encinas, responsable de los proyectos de MSF en Níger.
 
 
 
Desde diciembre de 2014, MSF trabaja en Diffa para ayudar a los desplazados que huyen de la violencia en la región y en el norte de Nigeria. Actualmente, la organización trabaja en los distritos de Diffa, Nguigmi y Bosso, apoyando varios centros de salud, entre ellos un centro de salud materno-infantil en la ciudad de Diffa.
Compartir

Relacionados

Colabora