Noroeste de Siria: Después de ocho años, MSF traspasa el hospital Al-Salamah en Azaz

MSF´s Al Salamah hospital in Azaz

Después de casi ocho años, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha traspasado sus actividades en el hospital Al-Salamah en Azaz, en el noroeste de Siria. Nuestros equipos establecieron el hospital en una antigua escuela, cuando el conflicto sirio se intensificó, llegando a ser una guerra civil en toda regla, y los civiles comenzaron a huir en masa desde las líneas del frente a áreas como Alepo, 30 kilómetros al sur del hospital.

Después de casi ocho años, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha traspasado sus actividades en el hospital Al-Salamah en Azaz, en el noroeste de Siria. Nuestros equipos establecieron el hospital en una antigua escuela, cuando el conflicto sirio se intensificó, llegando a ser una guerra civil en toda regla, y los civiles comenzaron a huir en masa desde las líneas del frente a áreas como Alepo, 30 kilómetros al sur del hospital.

"Ahora, ocho años después, la guerra sigue en marcha; las vidas de cientos de miles de personas se han perdido y millones más se han visto obligadas a abandonar sus hogares", dice Manuel López, jefe de misión de MSF en Siria. "Pero la situación ha cambiado y las necesidades humanitarias que nos impulsaron a iniciar actividades pueden ser cubiertas por otras organizaciones. También hay más centros de salud a los que pueden llegar las personas de la zona. A pesar de esto, las necesidades humanitarias en la región siguen siendo enormes, especialmente para cientos de miles de personas desplazadas”.

Las actividades en el nuevo hospital crecieron rápidamente después de su apertura a causa de las crecientes necesidades en la zona. Alcanzaron un pico en 2015, cuando la situación en Alepo empeoraba y se obstaculizó aún más el acceso de las personas en la parte norte de la gobernación a las instalaciones médicas funcionales. El hospital Al-Salamah se convirtió en el más grande de MSF dentro de Siria. Entre 2016 y 2018, se realizaron alrededor de 300,000 consultas ambulatorias y más de 10,000 cirugías en el hospital.

 

 

El edificio que alguna vez albergó la escuela local hoy es un hospital en funcionamiento con capacidad de 25 camas, que ofrece una variedad de servicios, incluida una sala de emergencias y un departamento de hospitalización.

En los últimos meses, desde MSF hemos comenzado a reducir nuestra presencia en el hospital, pero nuestros equipos siguen trabajando en departamentos clave que ahora se han traspasado a las autoridades sanitarias locales y a la Sociedad Médica Sirio Estadounidense, una ONG que apoya las actividades médicas en el norte de Siria.

Los equipos de MSF permanecerán en Azaz para brindar servicios de salud básicos a decenas de miles de personas desplazadas que viven en condiciones extremadamente duras en los numerosos campos y asentamientos para personas desplazadas, donde la nueva pandemia de COVID-19 solo ha empeorado una situación que ya era terrible.

En las gobernaciones de Idlib y Alepo (noroeste de Siria), MSF apoya y co-gestiona varios hospitales e instalaciones médicas. Además, nuestros equipos operan periódicamente clínicas móviles y distribuyen artículos de primera necesidad en los numerosos campos y asentamientos no oficiales para personas desplazadas en la zona. En el noreste de Siria, el trabajo de MSF incluye el apoyo a hospitales nacionales (Raqqa, Mishlab) y en Hassakeh con la preparación ante la COVID-19. En Kobane, apoyamos la continuación de las vacunas de rutina. En el campo de Al Hol realizamos diferentes actividades y en julio de 2020 abrimos una clínica de atención primaria.

 

Compartir

Relacionados

Colabora