Pakistán: MSF celebra el 5º aniversario de su hospital en Peshawar

MSF abrió en 2011 un hospital especializado para atender a las mujeres que viven en áreas rurales en el noreste de Pakistán, el Hospital de Mujeres de Peshwar, que el 18 de mayo de 2016 celebró su quinto aniversario.

En Pakistán, aparte de las carencias generales en el sistema de salud, quienes viven en zonas remotas, los desplazados y las víctimas directas del conflicto padecen una falta crítica de servicios médicos, en especial en lo que a atención a urgencias y salud materno-infantil se refiere. 
 
Por esta razón, MSF abrió en 2011 un hospital especializado para atender a las mujeres que viven en áreas rurales en el noreste de Pakistán, el Hospital de Mujeres de Peshwar, que el 18 de mayo de 2016 celebró su quinto aniversario.
 
Actualmente el hospital admite a alrededor de 85 pacientes a la semana y asiste en el parto exitoso de unos 4,700 bebés cada año. Gracias a sus colaboradores locales, MSF ofrece atención médica gratuita a las mujeres excluidas de la atención médica o que tienen embarazos de alto riesgo, pues para estas personas es esencial un ambiente seguro para dar a luz. 
 
“El hospital proporciona atención obstétrica vital a las personas que viven en el distrito Khyber Pakhtunkhwa, en la Agencia Kurram y en las Áreas Tribales bajo Administración Federal (FATA, por sus siglas en inglés). Muchos no pueden costear los servicios ofrecidos por otras instalaciones o, en el caso de muchas mujeres en las FATA, actualmente no tienen acceso a servicios de obstetricia de calidad cerca de sus hogares. También proporcionamos atención a mujeres que experimentan serias complicaciones durante sus embarazos, que pueden afectar su salud o la de sus bebés durante el embarazo, el parto y el periodo post natal,” explica Catherine Moodu, coordinadora de país de MSF en Pakistán. 
 
Para asegurar un mejor acceso a la atención, se creó una red de referencias médicas en los recintos sanitarios del área, de las comunidades rurales y los campos para personas desplazadas. La instalación también sirve como un centro de referencia para los pacientes atendidos por los equipos médicos de MSF en los hospitales de Sadda y Alizai en la Agencia Kurram.
 
 
Mejorar la atención médica para las madres, bebés y niños pequeños es una prioridad para MSF en Paquistán, y por ello, el Hospital de Mujeres de Peshawar tiene como objetivo reducir las tasas de mortalidad materna e infantil en el área.
 
Con una tasa de mortalidad materna de 170 muertes por cada 100,000 nacimientos; y una tasa de mortalidad infantil de alrededor de 86 muertes por cada 1,000 nacimientos, Pakistán está entre los países con las tasas más altas de mortalidad materna e infantil [1]. Las mujeres siguen muriendo de complicaciones prevenibles durante el embarazo, y menos de uno de cada tres partos es asistido por personal calificado.
 
El hospital también ofrece atención médica gratuita para bebés prematuros o que padecen varias patologías durante el parto en su unidad de neonatología, que tiene una capacidad de 15 camas. 
 
“La mayoría de los bebés admitidos en la unidad de neonatología requieren cuidados intensivos para tratar infecciones neonatales o sepsis,” explica Anokhi Ali Khan, pediatra de MSF. “Un número significativo de las madres que recibimos en el hospital tienen embarazos de alto riesgo que requieren atención especializada. Un ejemplo de complicaciones que se pueden presentar, es la ruptura prolongada de membranas, que es una ruptura en el saco amniótico que expone al bebé a un grave riesgo de infección. Los bebés recién nacidos tienen un sistema inmune inmaduro y son incapaces de luchar contra infecciones simples, mismas que pueden expandirse rápidamente a través del torrente sanguíneo e infectar los órganos, provocando así la muerte del bebé,” dice la Dra. Khan. 
 
"Para la madre, la ruptura uterina es un ejemplo de una condición seria, que provoca infertilidad y puede llegar a ser fatal. El riesgo de pérdida del feto también es elevado,” agrega la Dra. Sobia Azeem, pediatra de MSF. “Pero con atención de emergencia oportuna para reparar el útero aún hay probabilidades de salvar al bebé. Después, para cualquier embarazo posterior, se proporciona atención antenatal constante, una reservación anticipada en el hospital para llevar a cabo la labor de parto, y asesoramiento adecuado para el paciente. Todo esto es vital para tener un parto exitoso.”
 
MSF también proporciona entrenamiento al personal médico de la Unidades Básicas de Salud (BHU por sus siglas en inglés) de la comunidad, para que puedan formar un vínculo vital con el hospital. Si las pacientes con embarazos de alto riesgo pueden ser identificadas durante sus consultas antenatales, pueden ser referidas al Hospital de Mujeres de Peshawar, en caso de ser necesario, para recibir atención especializada. 
 
MSF ha asistido el parto de 15,093 bebés y  ha atendido a 2,137 neonatos en el Hospital de Mujeres de Peshawar durante los últimos cinco años. 
 

LEE MÁS SOBRE EL TRABAJO DE MSF EN PAKISTÁN

 
Compartir

Relacionados

Colabora