Presentado un recurso contra la detención ilegítima del barco de rescate de MSF

Rescate del equipo de MSf en el mar Mediterráneo a bordo del Geo Barents
El 13 de febrero de 2023, el equipo de MSF vio desde el puente un barco de madera en peligro ubicado en aguas internacionales cerca de Libia. 48 personas, incluidos nueve menores, han sido rescatadas y ahora están a salvo a bordo del Geo Barents. © MSF/MOHAMAD CHEBLAK

Se presentó un recurso ante el tribunal competente contra la detención de nuestro barco de búsqueda y rescate en el Mediterráneo, el Geo Barents.

El 23 de febrero, los guardacostas de Ancona notificaron al Geo Barents la inmovilización durante 20 días y una multa de hasta 10,000 euros por no haber facilitado el registro de datos de travesía a las autoridades a su llegada a Ancona, ciudad portuaria de la costa adriática italiana, el 17 de febrero para desembarcar a las personas rescatadas en el mar.

Un registro de datos de travesía (VDR, por sus siglas en inglés) es similar al registro de datos de vuelo, la “caja negra”, de un avión. La petición de las autoridades de guardar y compartir estos datos es totalmente inconsistente con la práctica habitual.

En los ocho años que MSF llevamos participando en actividades de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central, nunca se nos ha pedido que facilitemos datos VDR. Como se establece en las convenciones y directrices marítimas pertinentes, el propósito del VDR es poner los datos a disposición en caso de investigaciones sobre incidentes marítimos. Dado que no se produjo ningún incidente de este tipo a bordo del Geo Barents, no se guardó ni descargó ningún dato específicamente.

“El Geo Barents opera en todo momento cumpliendo la normativa aplicable y ha colaborado de absoluta buena fe con las autoridades facilitando todos los datos disponibles relacionados con las operaciones de rescate, en cumplimiento con sus deberes según el derecho internacional”, afirma Juan Matías Gil, coordinador General de búsqueda y rescate de MSF.

“Consideramos que esta sanción, basada en la solicitud de datos VDR, está fuera del ámbito del derecho marítimo y, por lo tanto, es un acto ilegítimo para obstruir los esfuerzos civiles para salvar vidas en el mar”. 

La detención del Geo Barents es consecuencia directa de la aplicación del Decreto Ley 1/2023 de Italia, recién convertido en la Ley 15/2023, que crea una serie de cargas burocráticas sobre las operaciones de búsqueda y rescate. Es el último ejemplo de cómo el Gobierno italiano emplea sus poderes administrativos para castigar a las organizaciones que participan en actividades de búsqueda y rescate y para obstruir los esfuerzos civiles de rescate de personas en peligro en el mar.

Desde 2017, MSF y otras organizaciones no gubernamentales se han enfrentado a un acoso frecuente por parte de las autoridades, incluidas inspecciones prolongadas y detenciones, con el objetivo de impedir sus actividades de salvamento en el mar.

“La detención del Geo Barents se produce en un contexto donde la capacidad estatal de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central es prácticamente nula”, afirma Virginia Mielgo González, coordinadora de Proyectos de MSF a bordo del Geo Barents. “Estados como Malta e Italia retrasan constantemente ─o en algunos casos no prestan─ asistencia a embarcaciones en peligro en sus propias regiones de búsqueda y rescate. Desde principios de 2023, casi 10 personas al día han perdido la vida o han desaparecido en la ruta migratoria marítima entre Libia e Italia. Las últimas medidas de las autoridades italianas apuntan directamente al Geo Barents, pero el precio real lo pagarán quienes huyen a través del Mediterráneo central, que se quedarán sin asistencia”.

Médicos Sin Fronteras reiteramos nuestro llamado al Gobierno italiano para que anule la Ley 15/2023 y deje de criminalizar la asistencia humanitaria a personas migrantes y refugiadas. Hacemos un llamado a la Comisión Europea, como guardiana de los tratados, para que examine urgentemente la Ley y lleve a cabo una revisión en profundidad de la ampliamente documentada criminalización de las actividades de búsqueda y rescate en Italia.

MSF también hacemos un llamado a los Estados miembros de la Unión Europea, en particular a los Estados costeros, para que cumplan con su obligación legal de coordinar y llevar a cabo rescates en el mar y establezcan un mecanismo europeo de búsqueda y rescate proactivo y dirigido por los Estados.

 

Médicos Sin Fronteras realiza actividades de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central desde 2015, donde ha trabajado con ocho buques de búsqueda y rescate, solos o en asociación con otras ONG. Desde 2015, los equipos de MSF han proporcionado asistencia a más de 85.000 personas en peligro en el mar.

MSF relanzó las actividades de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central en mayo de 2021, fletando su propio barco, el Geo Barents, para rescatar a personas en peligro, proporcionar atención médica de emergencia a las personas rescatadas y dar mayor visibilidad a los testimonios de los supervivientes de la travesía marítima más mortífera del mundo. Desde mayo de 2021, el equipo de MSF a bordo del Geo Barents ha rescatado a 6.194 personas, recuperado los cuerpos de 11 personas y asistido en el parto de un bebé.

Compartir

Relacionados

Colabora