RCA: MSF pide un cambio urgente y radical en la respuesta humanitaria de la ONU

Las agencias de Naciones Unidas no están respondiendo a la altura de las necesidades.

Las agencias de Naciones Unidas no están respondiendo a la altura de las necesidades.

Las agencias humanitarias de las Naciones Unidas (ONU) decidieron ayer movilizar más medios y recursos para responder a la crisis humanitaria en la República Centroafricana (RCA). Según la organización internacional Médicos Sin Fronteras (MSF), que ha enviado hoy una carta abierta a Valérie Amos, Secretaria General Adjunta de la ONU y encargada de Asuntos Humanitarios, esta es una decisión que llega demasiado tarde y lo importante ahora es que estos medios y recursos se concreten sobre el terreno. “Las agencias de las ONU tienen que aportar una respuesta adaptada a la gravedad de las necesidades. Y tienen que hacerlo ya”, explica Raquel Ayora, directora de operaciones de MSF.

“Tras varios meses en los que la situación humanitaria se ha degradado gravemente, a estas alturas se debería haber hecho mucho más. Es una decisión que llega muy tarde. Ahora debe pasarse de las palabras a los hechos y dar un giro radical e inmediato en la manera en la que las agencias humanitarias de Naciones Unidas están respondido a esta crisis”, continúa Raquel Ayora.

Las 30,000 personas que se han refugiado en el aeropuerto de Bangui sobreviven como pueden. MSF les está prestando asistencia médica y ha alertado en varias ocasiones de esta situación a las agencias de la ONU, pidiendo que se repartiera de manera inmediata comida, tiendas y material de higiene. Sin embargo, hasta el momento, no ha habido ninguna respuesta concreta por parte de las agencias de la ONU.

En Yaloké y en Bouca, donde la situación es crítica desde hace meses, y a pesar de las repetidas denuncias y peticiones de MSF, las agencias de la ONU aún no han intervenido.

Las actividades de las agencias de la ONU han sido hasta el momento insuficientes y se han visto interrumpidas en varias ocasiones. Además, sus equipos se han retirado en varias ocasiones durante los últimos meses, a veces por largos periodos de tiempo, interrumpiendo la respuesta a las necesidades de las poblaciones centroafricanas. “Pese a los grandes esfuerzos hechos por MSF y las pocas organizaciones presentes, estamos muy lejos de poder cubrir todas las necesidades. Las agencias de Naciones Unidas deben dar una respuesta sólida y concreta que esté a la altura de las necesidades”, afirma Ayora.

MSF lleva meses, incluso años, alertando a la comunidad internacional de que la situación humanitaria que vive la RCA es catastrófica, y ha demostrado que es posible trabajar y seguir con las actividades humanitarias en todo el país a pesar de las difíciles condiciones de seguridad.

Tras haber sufrido inestabilidad político-militar durante décadas, la República Centroafricana se enfrenta ahora a una emergencia humanitaria crónica y también a una emergencia sanitaria. MSF lleva trabajando en la RCA desde 1997. En la actualidad mantiene siete proyectos regulares en Batangafo, Boguila, Carnot, Kabo, Ndelé, Paoua y Zemio y ha iniciado operaciones de emergencia en Bangui, Bossangoa, Bouca y Bria desde marzo. MSF ofrece asistencia médica gratuita a unas 400,000 personas y cuenta con una capacidad hospitalaria entorno a las 800 camas en siete hospitales, dos centros de salud y 40 puestos de salud. Los equipos se cuentan con más de 100 expatriados y 1100 trabajadores centroafricanos.

Compartir