Rusia: Brindamos apoyo a las personas desplazadas por el conflicto en Ucrania

La Dra. Olga de Acción Humanitaria hablando con pacientes en San Petersburgo. Rusia, septiembre de 2022.

La escalada del conflicto armado internacional en Ucrania ha terminado por forzar a más de 10 millones de personas hacia países vecinos desde finales de febrero hasta hoy. De ellas, más de un cuarto han cruzado hacia Rusia, de acuerdo con la ONU. Los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Rusia están actualmente apoyando los esfuerzos ya existentes para brindar atención médica a personas desplazadas, incluyendo el tratamiento para enfermedades crónicas, casos de VIH, salud mental y la gestión de una línea telefónica que brinda asesoría en temas de salud.

Muchas de las 2,4 millones de personas desplazadas a Rusia por el conflicto se encuentran en el sur del país, incluyendo las regiones de Vorónezh, Rostov del Don y Bélgorod. El personal de MSF en Vorónezh trabaja con organizaciones locales para apoyar la distribución de artículos de emergencia, incluyendo alimentos, suministros médicos y artículos de limpieza e higiene.

Desde mayo, MSF hemos estado en colaboración con organizaciones locales para manejar una línea telefónica directa en atención a personas desplazadas. A través de esta línea, las personas pueden obtener información sobre temas de salud y ayuda legal para conseguir los documentos que necesitan para acceder a los servicios de salud gratuitos en Rusia.

Alimentos y artículos no alimentarios que MSF proporciona a las organizaciones que apoyan a las personas desplazadas en Voronezh, al sur de Rusia,
Alimentos y artículos no alimentarios que MSF proporciona a las organizaciones que apoyan a las personas desplazadas en Voronezh, al sur de Rusia, como consecuencia del conflicto en Ucrania. Rusia, julio de 2022. ©MSF

 

Con la ayuda de las organizaciones locales, trabajadores sociales y proveedores de salud local, MSF busca unir a las personas desplazadas en necesidad con los servicios humanitarios y médicos disponibles. Los equipos de MSF, por lo pronto, han facilitado el acceso a sistemas de salud existentes a 500 personas con enfermedades crónicas y otras condiciones médicas, incluyendo condiciones cardiovasculares, endocrinológicas, neurológicas, oncológicas y ortopédicas.

El conflicto ha cobrado un costo psicológico muy alto en las personas obligadas a huir de sus hogares, y frecuentemente sufren sentimientos de pérdida y ansiedad sobre su futuro. Además, muchas familias han sido divididas en dos por el conflicto; parientes cercanos se encuentran en los diferentes bandos del frente y a menudo ya no hablan entre sí. Viendo el nivel de las necesidades de salud mental, altos niveles de ansiedad, estrés, problemas para dormir, ataques de pánico, condiciones psicosomáticas y depresión, el personal de MSF está brindando sesiones de acompañamiento psicológico.

“Como una organización médica humanitaria, MSF está comprometida a trabajar de la mano de los sistemas existentes para responder a las necesidades médico-humanitarias de las poblaciones afectadas por el conflicto y buscamos expandir nuestro apoyo hacia Dombás y otros territorios controlados por Rusia, dijo Nicolas Peissel, Coordinador de Emergencia de MSF.

En San Petersburgo y Moscú, desde MSF escalamos la asistencia que se ha prestado desde 2020 en los últimos meses con otras organizaciones para asegurar que las personas desplazadas con VIH continúen obteniendo acceso vital al tratamiento antirretroviral interrumpido por el conflicto.

La Dra. Nadezhda, jefa del programa médico de Acción Humanitaria, respondiendo a las preguntas de pacientes e impartiendo educación sanitaria en la unidad médica de Acción Humanitaria en San Petersburgo.
La Dra. Nadezhda, jefa del programa médico de Acción Humanitaria, respondiendo a las preguntas de pacientes e impartiendo educación sanitaria en la unidad médica de Acción Humanitaria en San Petersburgo. Rusia, agosto de 2022. ©Svetlana Nevsegda/MSF

 

Natalya* de 41 años llegó a la unidad médica de la ONG rusa Acción Humanitaria en San Petersburgo, una de las organizaciones que trabaja actualmente con MSF, para conseguir sus antirretrovirales. Ella fue trabajadora de la salud en un establecimiento de rehabilitación de pacientes con lesiones de médula, hasta que tuvo que desplazarse de Sláviansk en el este de Ucrania, primero al oeste del país y luego Polonia, con un paciente que estaba bajo su cuidado antes del conflicto; un adolescente paralizado después de una lesión en la médula. “Estaba bien en Polonia, dice, pero estábamos acomodados en un gran salón con muchas otras personas y con sus necesidades de higiene fue extremadamente complicado”. Ella decidió moverse a Rusia para que pudiera conseguir apoyo del padre del paciente que vive en San Petersburgo.

Natalya resultó positiva para VIH a principios de este año, después de sentirse mal y presentar un sarpullido inusual. “Ni siquiera sé cómo lo conseguí”, dice. “Tal vez me contagié porque trabajaba en un establecimiento médico”. La organización Acción Humanitaria recibe apoyo de MSF para proveer a Natalya y otros como ella con suministros de tres meses de antirretrovirales, mientras se les ayuda a integrarse al sistema de salud estatal. “Solo sueño que el próximo año, en la primavera, podamos estar de vuelta en Sláviansk”.  

 

 

*Su nombre fue modificado.

Compartir

Relacionados

Colabora