Siria: Millones de vidas están en juego si se cierran los canales de ayuda transfronterizos

Chahine Ziadeh

Médicos Sin Fronteras (MSF) pide al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que renueve la resolución transfronteriza (RCSNU 2533), que expira el 10 de julio, para la provisión de ayuda humanitaria en el noroeste de Siria. Si no se renueva la resolución, más de 4 millones de personas que residen en esta área, más de la mitad desplazadas internas (PDI), corren el riesgo de perder el acceso a la ayuda humanitaria y médica que necesitan desesperadamente.

Also read the briefing paper, Millions of lives at stake if cross-border aid channels close in Syria

Médicos Sin Fronteras (MSF) pide al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que renueve la resolución transfronteriza (RCSNU 2533), que expira el 10 de julio, para la provisión de ayuda humanitaria en el noroeste de Siria. Si no se renueva la resolución, más de 4 millones de personas que residen en esta área, más de la mitad desplazadas internas (PDI), corren el riesgo de perder el acceso a la ayuda humanitaria y médica que necesitan desesperadamente.

Desde julio de 2014 hasta principios de 2020, la resolución transfronteriza autorizó cuatro cruces fronterizos para el suministro de ayuda humanitaria a Siria. Fue revisada y renovada anualmente por el CSNU para mantener el flujo de ayuda humanitaria hacia áreas que no están bajo el control del gobierno sirio.

En 2019 y 2020, Rusia y China vetaron la renovación de la resolución transfronteriza completa que abarca los cruces fronterizos previamente acordados, eliminando a Bab Al-Salam, Al-Yarubiyah y Al-Ramtha de la lista de pasos fronterizos humanitarios aprobados.

Como resultado, solo un cruce fronterizo, Bab Al-Hawa, permanece en la resolución transfronteriza actual como un paso humanitario formal hacia Siria. El 10 de julio de 2021, la resolución se someterá a votación y esta última ruta de acceso a Siria corre el riesgo de ser cerrada.

Si no se logra la renovación de la autorización transfronteriza, se agravaría aún más la ya desesperada situación humanitaria en el noroeste de Siria. La ayuda humanitaria y médica se reduciría drásticamente y tardaría más en llegar a las personas. Como una de las pocas organizaciones médicas que quedan en el área, MSF enfrentaría mayores desafíos para llegar a las personas más vulnerables en el noroeste de Siria.

La mayoría de los hospitales y las instalaciones de salud carecerían de los suministros médicos necesarios para funcionar y la vida de los pacientes estaría en peligro. Además, la campaña de respuesta y vacunación contra la COVID-19 en la zona también corre el riesgo de verse comprometida por el cierre del último paso fronterizo, incluido el flujo de Equipo de Protección Personal (EPP), tanques de oxígeno, respiradores, medicamentos esenciales y vacunas COVID- 19.

Después de una década de guerra, la renovación de la resolución del Consejo de Seguridad es ahora más crítica que nunca”, explica el Dr. Faisal Omar, Jefe de Misión de MSF en Siria. "Las vidas de millones de personas, la mayoría de las cuales son mujeres y niños, depende de ello".
 

“Si bien MSF no es un socio implementador por mandato de la ONU y no se basa únicamente en la resolución del CSNU que permite la importación transfronteriza de ayuda a Siria, nuestros equipos seguramente sentirán la carga de cualquier cierre de inmediato”, afirma el Dr. Omar. "No podremos llenar el vacío si las agencias de la ONU y otras organizaciones reducen drásticamente su ayuda en el noroeste de Siria".

Las sanciones económicas actuales contra Siria, aunadas al empeoramiento de la crisis económica y la devaluación de la moneda en 2021, ya han degradado considerablemente las condiciones de vida de las personas en todas las áreas. Según las agencias de la ONU, los precios de la canasta de alimentos han aumentado en más del 220%, mientras que el 80% de las personas siguen viviendo por debajo del umbral de pobreza y el 90% de los niños y niñas ahora dependen de la ayuda humanitaria.

 

 

“El cruce de Bab Al-Hawa es actualmente el único salvavidas para la gobernación de Idlib, en el noroeste de Siria”, dice Abdulrahman M, coordinador de terreno de MSF para Siria. "Si se corta esta línea de vida, enfrentaríamos muchas formas de muerte".

"Si el suministro médico se detiene, podríamos perder nuestra capacidad para tratar a los pacientes, ya que nuestros suministros actuales solo durarán tres meses", dice Abdulrahman. “Y si se detiene el suministro de alimentos y agua potable, las enfermedades y las epidemias afectarían a la población desplazada y local. Algunas personas en esta zona han sido desplazadas más de 14 veces y dependen por completo de la asistencia humanitaria ".

Durante el año pasado, particularmente durante nuestra respuesta a la pandemia de COVID-19 en el noreste de Siria, hemos sido testigos de primera mano de cómo la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de no renovar el mecanismo de ayuda transfronteriza de la ONU, a través de la frontera de Al-Yarubiyah, ya ha creado un sufrimiento humano significativo, lo que ha impedido que la asistencia vital para salvar vidas llegue al noreste de Siria a través de Irak. Este escenario no debe repetirse en el noroeste este año.

MSF pide a los miembros permanentes y no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU que renueven la resolución transfronteriza, y restablezcan los puntos de cruce transfronterizo de Bab Al-Salam al noroeste y el cruce de Al-Yarubiyah al noreste. Las fronteras siguen siendo los únicos canales humanitarios viables para cubrir las crecientes necesidades en el norte de Siria.

 

Te invitamos a leer el documento 'Millions of lives at stake if cross-border aid channels close in Syria' haciendo click en el siguiente enlace.

PDF icon Millions of lives at stake ins Syria.pdf

Actualmente, MSF brinda apoyo a 8 hospitales en el noroeste de Siria, incluyendo un departamento para personas con quemaduras, a 12 centros de atención médica primaria y 5 ambulancias encargadas de hacer referencias médicas. Adicionalmente, MSF brinda apoyo a 14 clínicas móviles que trabajan en más de 80 campos para personas desplazadas internamente; además de realizar actividades relacionadas con el agua, higiene y saneamiento en cerca de 90 campos para personas desplazadas a lo largo del noroeste de Siria.

En el noreste del país, MSF apoya dos instalaciones de tratamiento de COVID-19, una clínica de atención médica primaria integral que cuenta con sala de urgencias, tratamiento de desnutrición y enfermedades no transmisibles, y realiza vacunaciones de rutina en 12 lugares. También apoyamos a personas en el campo de Al-Hol con actividades de agua y saneamiento, atención nutricional y atención médica primaria.

 

Compartir

Relacionados

Colabora