Sobreviviendo entre los escombros: un mes después de los terremotos en Siria y Turquía

El impacto de los terremotos que azotaron el sur de Türkiye en febrero. Malatya, Turquía, marzo de 2023. © MSF

El 6 de febrero dos terremotos masivos, de magnitud 7,8 y 7,6 respectivamente, sacudieron el centro-sur de Turquía y el noroeste de Siria. Luego de los sismos iniciales, las mismas regiones han registrado cientos de réplicas, que incrementan la cifra de muertes, daños materiales y trauma de las personas sobrevivientes.  

Un mes después de los primeros terremotos, la fase de búsqueda y rescate ha terminado. Sin embargo, aunque el polvo se ha asentado entre los escombros, las necesidades siguen siendo agudas. Ahmed Rahmo es coordinador de proyectos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Idlib, Siria, y comparte en esta entrevista las necesidades médicas y humanitarias actuales, así como las actividades y el apoyo de MSF en los dos países.  

 

Un mes después, ¿cuál es el impacto de este desastre natural en Turquía y Siria? 

En el noroeste de Siria, en las gobernaciones de Idlib y Alepo donde estamos presentes, el desastre agravó una situación humanitaria ya de por sí desesperada.  

Las 180,000 personas que han sido desplazadas por el terremoto se suman a las 2,8 millones de personas que ya viven en circunstancias difíciles y precarias tras haber sido desplazadas repetidamente durante 12 años de guerra. 

En Turquía, según cifras oficiales, hasta el 4 de marzo, más de 3 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, de las cuales más de 1,5 millones viven ahora en pueblos de tiendas de campaña.  

Los sismos han impactado en diferente grado a once provincias, que albergan al 16% de la población total del país. A pesar de la importante respuesta de las autoridades y de la solidaridad de la sociedad civil turca, aún existen necesidades sin cubrir para muchas personas afectadas por el terremoto.  

Además, algunas de las áreas de Turquía afectadas por el terremoto ya albergaban a millones de personas refugiadas sirias en una situación muy vulnerable y viviendo en albergues precarios. 

 

¿Cuáles son las necesidades médicas y de emergencia más urgentes? 

Muchas personas desplazadas siguen sin tener refugio, alimentos, agua potable ni a ningún tipo de acceso a los medios de subsistencia. Las personas necesitan asistencia médica, baños, duchas, sistemas de calefacción, ropa de invierno, generadores, mantas, kits de higiene y productos de limpieza.

La etapa de búsqueda y rescate y la emergencia aguda han terminado, y es urgente continuar ofreciendo apoyo de emergencia inmediata a las personas afectadas. 

 Además, muchas personas han perdido sus hogares y actividades económicas, han perdido a familiares y a seres queridos y están viviendo condiciones muy duras. La mayoría de las personas están tristes, desesperadas, ansiosas, inseguras sobre el futuro y deben vivir diariamente con el miedo constante y el estrés postraumático causado por las réplicas.   

Muchas reviven las experiencias en sus mentes y creen que la destrucción que han experimentado podría repetirse Por lo tanto, proporcionarles apoyo psicosocial es crucial después de todo este sufrimiento.  

El noroeste de Siria también se enfrenta a un sistema de salud e infraestructura debilitados, hay 55 instalaciones de salud dañadas o que no funcionan completamente. 

 

¿Cómo responde Médicos Sin Fronteras a esta crisis? 

En Siria, nuestros equipos están apoyando las estructuras médicas en funcionamiento en las gobernaciones de Idlib y Alepo. También tenemos clínicas móviles que brindan atención médica primaria y de salud mental en centros de recepción y campos para personas  desplazadas en las gobernaciones de Idlib y Alepo.  

Nuestros equipos siguen distribuyendo artículos y kits de emergencia a las personas que lo necesitan.  

En Turquía, actualmente estamos trabajando en asociación con diferentes ONG locales y organizaciones de la sociedad civil para brindar asistencia humanitaria y de emergencia. Nos enfocamos en áreas desatendidas donde nuestra intervención puede tener un valor agregado. 

Entre nuestro apoyo a través de organizaciones locales socias en Turquía, Médicos Sin Fronteras ha donado y sigue donando suministros médicos, alimentarios, de agua y logísticos, así como kits de higiene y artículos de emergencia, como cobijas, estufas eléctricas y ropa interior térmica para ayudar a las personas a soportar las bajas temperaturas.  

También hemos apoyado las necesidades de agua y saneamiento mediante la construcción de duchas y letrinas en campos improvisados ​​y estamos apoyando actividades psicosociales para las personas afectadas por el terremoto, incluyendo a sobrevivientes, voluntarios y equipos de búsqueda y rescate a través del trabajo individual y en grupo. 

 

¿La ayuda humanitaria cubre suficientemente todas las necesidades de la población afectada en Siria? 

La ayuda humanitaria que llega al noroeste de Siria ha sido extremadamente limitada y demasiado lenta. Todavía hay una enorme necesidad de refugio, agua potable, instalaciones de lavado y equipos de calefacción.  

Bab Al-Hawa es el principal cruce humanitario apoyado por la ONU entre Turquía y el noroeste de Siria, desde donde pueden entrar suministros médicos esenciales para salvar vidas en el noroeste de Siria.  

El 13 de febrero, se anunció la apertura de dos puntos de cruce humanitarios adicionales (Bab Al-Salam y Al Ra’ee) desde Turquía hasta el noroeste de Siria por un período inicial de tres meses.  

Si bien el segundo convoy de MSF de 15 camiones cruzó el noroeste de Siria el 26 de febrero con la facilitación de la ONG Al Ameen, seguimos apoyando el llamado para que haya más puntos de acceso disponibles para que la ayuda humanitaria ingrese al noroeste de Siria, ya que los suministros, especialmente para procedimientos quirúrgicos están disminuyendo. 

Como MSF, hacemos un llamado para que la ayuda humanitaria llegue a la población solo en función de sus necesidades, y lamentablemente hoy, en Siria, la ayuda está muy lejos de cubrir esas necesidades. 

En el noroeste de Siria, desde MSF actualmente brindamos apoyo a hospitales, incluyendo una unidad para pacientes con quemaduras, además de contar con centros de atención médica general y ambulancias para derivaciones.  

Además, apoyamos clínicas móviles y clínicas de enfermedades no transmisibles que atienden a personas desplazadas en campos. También llevamos a cabo actividades de agua, saneamiento e higiene en campos cercanos al noroeste. 

En el noreste de Siria, gestionamos una clínica de atención médica general, programas de enfermedades no transmisibles, atención móvil de heridas y una planta de ósmosis inversa para proporcionar agua potable en el campo de Al-Hol.  

También apoyamos un hospital, así como un departamento para pacientes ambulatorios, una sala de urgencias, un programa de nutrición y, actualmente, contamos con un equipo que participa en una intervención a corto plazo contra la influenza B en respuesta a la alta mortalidad infantil. 

En Turquía, en colaboración con varias organizaciones locales asociadas que apoyan a las personas en las áreas afectadas, desde MSF evaluamos y adaptamos constantemente nuestra asistencia para responder mejor a las necesidades médicas y de socorro de las personas.  

Hasta ahora, las actividades de apoyo se han llevado a cabo en lugares como Gaziantep, Malatya, Adiyaman, Hatay, Elbistan, Nurdağı, Kilis, Islahiyeh, Defne, Samandag, Antakya, Narlicia, Pazarcik, Iskenderun y la ciudad de Kahramanmaraş. 

Compartir

Relacionados

Colabora