Sudán: cirujanos de MSF operaron en una semana a 240 heridos de guerra en Jartum

Los equipos médicos de la organización trabajan en colaboración con personal médico sudanés y con voluntarios de la comunidad.

MSF realizó 240 cirugías en una semana a personas afectadas por le cpnflicto en Jartum, Sudán
Nora Zergi, anestesista, prepara a un paciente para operarle y extraerle una bala. © MSF/Ala Kheir

Un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) que trabaja con personal y voluntarios sudaneses en un hospital del sur de Jartum intervino quirúrgicamente a 240 pacientes con diversos tipos de traumatismos en poco más de una semana.

La mayoría sufrieron heridas de bala o lesiones provocadas por las explosiones que causan los continuos ataques aéreos y bombardeos que se están produciendo en zonas urbanas de la capital.  

Desde el pasado 15 de abril, día en el que estallaron los intensos combates en la capital sudanesa que rápidamente se extendieron a otras partes del país, los hospitales y centros de salud han tenido serias dificultades para seguir funcionando. Algunos sufrieron graves daños. Otros se enfrentan a una acuciante falta de personal; muchas personas huyeron y las que se quedaron tienen grandes dificultades para desplazarse de forma segura por la ciudad. 

El Hospital Universitario de Bashair, en el sur de Jartum, fue uno de esos centros médicos que tuvieron que cerrar por completo durante un tiempo.

“Personal médico y de enfermería, ayudados por un grupo de jóvenes de la comunidad, tomaron la decisión de intentar volver a poner en marcha este hospital después de que se cerrara y de que el personal se marchara para ponerse a salvo. Cuando nuestro equipo quirúrgico llegó al sur de Jartum, nos encontramos con un hospital en el que las personas están dejando la piel y asumiendo verdaderos riesgos. Nos hemos unido a ellos para trabajar codo con codo e intentar ofrecer asistencia médica y servicios quirúrgicos a la población de esta zona”, explicó Will Harper, coordinador de emergencias de MSF. 

MSF realizó 240 cirugías en una semana a personas afectadas por le cpnflicto en Jartum, Sudán
Nora Zergi, anestesista, prepara a un paciente para operarle y extraerle una bala. © MSF/Ala Kheir

 

“Cuando llegamos, la situación era caótica”, añade Hisham Eid, médico de MSF. “El hospital no estaba operativo. Poco personal médico y voluntarios hacían lo que podían para atender a un gran número de pacientes a pesar de la escasez de todo tipo de suministros, incluyendo el eléctrico. Ahora la situación está mejorando y podemos atender a muchos pacientes con eficacia”, concluye. 

Desde que el equipo de MSF empezó a trabajar en el hospital el 9 de mayo, se han realizado más de 240 intervenciones quirúrgicas, entre ellas unas cuatro intervenciones mayores al día. Los casos complejos y críticos representan una proporción significativa del total de pacientes con necesidades urgentes.

Hemos atendido a múltiples pacientes con heridas de bala y de arma blanca que estaban muy graves y que no habrían sobrevivido sin una intervención quirúrgica, explica el cirujano de MSF Shahzid Majeed. “La mayoría de pacientes presentaban heridas en el tórax, el abdomen, el hígado, el bazo, el riñón y el intestino. También hemos realizado aquí cirugía reconstructiva vascular, sin la cual los pacientes habrían muerto o habrían perdido algún miembro.” 

Conseguir que el equipo quirúrgico y otros profesionales médicos dispongan de los suministros adecuados para seguir brindando una atención médica que pueda salvar vidas es difícil. MSF y otras organizaciones han estado donando suministros médicos a los hospitales de Jartum y de otras áreas a partir de las reservas que ya había en el país.

Pero los retrasos en la llegada de los suministros a Sudán y a las zonas donde más se necesitan -tanto logísticos como administrativos- suponen un grave problema. La obtención de combustible para hacer funcionar los generadores es una de las principales preocupaciones, ya que el suministro eléctrico, en el mejor de los casos, es intermitente. En otros, simplemente inexistente. 

MSF realizó 240 cirugías en una semana a personas afectadas por le cpnflicto en Jartum, Sudán
El doctor Shahzid Majeed y la doctora Federica Iezzi, en el quirófano, revisan la lista de los casos siguientes. © MSF/Ala Kheir

 

“Hemos sido capaces de aumentar la calidad de la atención y hemos conseguido desarrollar cierta capacitación entre los voluntarios y el personal de aquí. Ya hemos conseguido hacer varias cirugías complicadas, pero también hemos mejorado los cuidados postoperatorios, el control de infecciones y todas esas cuestiones que suponen un reto en cualquier hospital cotidiano y que son especialmente difíciles cuando hay restricciones de agua, electricidad y de suministros médicos”, explica Will Harper, coordinador de emergencias de MSF. 

El conflicto no tiene visos de terminar por el momento, por lo que es necesario que lleguen más suministros y más personal médico a las zonas más necesitadas para garantizar que las personas que están sufriendo los efectos de la violencia o que han resultado heridas tengan acceso a una atención médica que pueda salvarles la vida.  

Las actividades quirúrgicas en Jartum se enmarcan en los diversos proyectos que los equipos de MSF están llevando a cabo en los estados de Jartum, Darfur Norte, Darfur Occidental, Darfur Central, Al-Jazeera, Nilo Azul y Al-Gedaref, que incluyen la gestión y el apoyo a hospitales y clínicas, la gestión de clínicas móviles, el suministro de artículos no alimentarios y la realización de actividades de agua y saneamiento.

En Médicos Sin Fronteras nos comprometemos a permanecer en Sudán y seguiremos brindando asistencia médica y humanitaria a las personas afectadas por esta crisis. 

Compartir

Relacionados

Colabora