Sudán: Médicos Sin Fronteras asistimos a 136 personas heridas en el norte de Darfur

Imagen de archivo
© Laurence Hoenig / MSF

Equipos médicos y heridos quedan atrapados mientras continúan los intensos combates

Actualización 21 de abril de 2023: El número de personas heridas aumentó a 354: 75 más que ayer. El número total de fallecimientos en el hospital ahora es de 47. Hemos realizado 69 transfusiones de sangre desde el sábado, y se donaron 154 unidades de sangre.


Actualización 18 de abril de 2023: Ayer 17 de abril recibimos a otras 47 personas heridas, y 14 más fallecieron.

En total, hemos recibido a 183 personas heridas y ha habido 25 fallecimientos.

 


Desde el sábado 15 de abril, las Fuerzas Armadas Sudanesas (SAF) y las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) libran intensos combates en Jartum y otras partes de Sudán. Muchas personas, incluyendo integrantes del personal sanitario, se encuentran atrapadas.

Allí donde Médicos Sin Fronteras (MSF) podemos brindar asistencia médica, la situación es desesperada: En las últimas 48 horas, en MSF hemos recibido a un total de 136 pacientes heridos en el hospital que gestionamos en El Fasher, Darfur Septentrional; 11 de ellos han muerto a causa de las heridas.

Cyrus Paye, coordinador de los proyectos de MSF en El Fasher, afirma: “La mayoría de los heridos son civiles atrapados en el fuego cruzado, entre ellos muchos niños. Tienen heridas muy graves y, hasta el sábado por la tarde, no había capacidad quirúrgica en este hospital. Todos los demás hospitales del norte de Darfur han tenido que cerrar, bien por su proximidad a los combates, bien por la imposibilidad del personal de llegar a las instalaciones a causa de la violencia. Esto significaba que no teníamos ningún lugar al que remitir a los pacientes para que recibieran tratamiento. Como resultado, 11 personas murieron a causa de sus heridas en las primeras 48 horas del conflicto. Sin embargo, el sábado por la tarde, un pequeño equipo de cirujanos de los hospitales que tuvieron que cerrar empezó a realizar intervenciones quirúrgicas en el hospital. Hasta el momento, han realizado seis operaciones de cirugía mayor a personas heridas por la violencia”.

“Sin embargo –añade Paye–, el hospital se está quedando rápidamente sin suministros médicos para tratar a las personas sobrevivientes. Se están agotando los medicamentos y la sangre. Además, desde el comienzo de los combates no ha habido electricidad en la ciudad, y el combustible para el generador del hospital también se está agotando. Hemos recibido una lista de artículos quirúrgicos que el equipo quirúrgico necesita urgentemente y estamos buscando un corredor seguro para transportarlos al hospital utilizando nuestras dos ambulancias. Debido al conflicto, el aeropuerto lleva cerrado desde el sábado, y es vital que se reabra para que podamos traer suministros médicos adicionales y posiblemente un equipo quirúrgico de MSF para apoyar a los cirujanos que están trabajando actualmente. Sin estos suministros vitales, habrá más pérdidas de vidas“, concluye.

En el resto del país, y especialmente en los estados de Jartum, Darfur, Kordofán del Norte y Gedaref, nuestros equipos se enfrentan a graves problemas. Las instalaciones de MSF en Nyala, Darfur Sur, han sido saqueadas, incluido uno de los almacenes de la organización médico-humanitaria.

En Jartum, la mayoría de los equipos están atrapados por los intensos combates y no pueden acceder a los almacenes para entregar suministros médicos vitales a los hospitales. Incluso las ambulancias están siendo rechazadas. No se les permite pasar para recuperar los cuerpos de los muertos de las calles, ni para transportar a los heridos al hospital.

MSF estamos en contacto con equipos médicos sudaneses en Jartum y otras partes del país donde se recibe a pacientes heridos. Muchos han estado de guardia durante muchas horas, proporcionando cuidados vitales en circunstancias extremadamente difíciles, y a pesar del impacto de la situación en ellos mismos y en sus familias.

En MSF estamos preparados para proporcionar suministros y personal médico a los principales centros sanitarios en funcionamiento que necesiten ayuda, pero es demasiado peligroso para cualquier persona desplazarse dentro de Jartum y otras ciudades. Mucha gente tampoco puede llegar a ninguno de los centros de salud que están abiertos debido a la continua violencia y al miedo a poner en riesgo su seguridad.

MSF hace un llamado urgente para que se proteja a la población civil de los continuos ataques indiscriminados y desproporcionados que se están produciendo. Instamos a todas las partes en conflicto a garantizar la seguridad del personal médico y de los pacientes, para que puedan acceder a las instalaciones sanitarias sin temer por sus vidas.

Además, pedimos a todas las partes en conflicto que garanticen la protección de todas las instalaciones sanitarias, incluidos hospitales, clínicas, almacenes y ambulancias. Nunca deben ser un objetivo.

 

En Sudán, MSF proporcionamos atención médica vital e imparcial a todos aquellos que la necesitan, basándose únicamente en las necesidades médicas. Reiteramos nuestro llamado a las partes beligerantes para que respeten al personal médico, las instalaciones sanitarias y las ambulancias, y para que eviten la pérdida de vidas de civiles y de trabajadores y trabajadoras humanitarias.

Compartir

Relacionados

Colabora