Tratamos a personas con leishmaniasis cutánea en Pakistán

MSF brinda atención a pacientes con Leishmaniasis cutánea en Pakistán
Abdullah Shah, enfermero de MSF, trata a Farwa Mubarak, de cuatro años, de leishmaniasis cutánea. El tratamiento de Farwa continúa y su padre, Mubarak, tiene que traerla dos veces por semana a la clínica de MSF en el hospital Benazir Bhutto de Quetta, Baluchistán. ©Saiyna Bashir

En Pakistán, la leishmaniasis cutánea, una enfermedad tropical desatendida, es considerada una carga para la salud pública. La enfermedad afecta la piel de las personas y les causa lesiones o úlceras en el cuerpo. Es endémica en las provincias de Baluchistán y Khyber Pakhtunkwa, pero Sindh y las zonas central y meridional de Punjab también están afectadas. 

La leishmaniasis cutánea es la forma más común de leishmaniasis que afecta a los humanos. Es un parásito unicelular transmitido por la picadura de un flebótomo hembra. Aunque no es mortal, puede causar desfiguraciones físicas severas que conducen al estigma y la discriminación. 

MSF brinda tratamiento para la leishmaniasis cutánea en Peshawar, Pakistán
Haris, promotor de Salud e Higiene de MSF, distribuye folletos informativos y de sensibilización sobre la  leishmaniasis cutánea a los pacientes en el Naseerullah Khan Babar Memorial Hospital, en Peshawar, Pakistán,  25 de mayo de 2022. ©Saiyna Bashir

 

Brindando atención médica 

En colaboración con las autoridades sanitarias de Khyber Pakhtunkhwa y Baluchistán, Médicos Sin Fronteras (MSF) brindamos atención médica para la leishmaniasis cutánea, incluyendo el apoyo de salud mental, a las personas que más lo necesitan. 

En Baluchistán MSF es el mayor proveedor de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad en tres centros de la ciudad de Quetta. Mientras tanto, en Khyber Pakhtunkhwa, MSF brinda servicios médicos para el diagnóstico y tratamiento de la leishmaniasis cutánea en el hospital Naseerullah Khan Baber Memorial en Peshawar. En octubre de 2021, con el fin de ampliar la atención médica para las personas de la región, desde MSF abrimos clínicas satélite en el centro de salud rural de Badaber y una unidad básica de salud de Telaband. 

“La enfermedad se considera endémica en áreas que rodean Peshawar como Badaber, Telaband; y las personas tenían que viajar largas distancias para recibir tratamiento en la ciudad principal. Tener estas clínicas satélite cerca de sus hogares aumenta el acceso de las personas a una atención de calidad”, comenta el Dr. Hayat, director de actividades médicas de leishmaniasis cutánea de MSF en Khyber Pakhtunkhwa. 

Las y los pacientes son diagnosticados primero en el hospital Naseerullah Khan Baber Memorial, Peshawar, y continúan su tratamiento en la clínica satélite más cercana, lo que ahorra tiempo y gastos de desplazamiento. En conjunto, las clínicas satélite tratan un promedio de 30 pacientes por mes. 

 

La falta de profesionales y de medicamentos dificulta el acceso al tratamiento 

MSF brinda atención médica a pacientes de leishmaniasis cutánea en Pakistán
Sharafat Bibi, técnica médica de MSF, administra una inyección directamente en la lesión del brazo derecho de Ikhtiar Bibi. ©Saiyna Bashir

 

La leishmaniasis cutánea es una enfermedad curable. Se inyecta un medicamento llamado antimoniato de meglumina directamente en las lesiones o en un músculo diariamente durante 20 a 28 días o quincenalmente durante 4 a 6 semanas, dependiendo de la gravedad de la infección. 

Sin embargo, este tratamiento no está ampliamente disponible en los centros de salud públicos del país, ya que no se fabrica en Pakistán. Si hay disponibilidad en clínicas privadas, suele ser costoso. Actualmente, en Pakistán solo hay dos proveedores de este medicamento tan necesario: MSF y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Si el medicamento estuviera mucho más disponible, más personas podrían acceder a la atención médica de calidad y sería más probable que su leishmaniasis cutánea se curase. 

Sin embargo, incluso cuando el tratamiento está disponible, los profesionales médicos carecen del conocimiento y las habilidades para tratar a pacientes con leishmaniasis cutánea de manera segura y eficaz. Un tratamiento incorrecto o insuficiente cuesta dinero, tiempo y un alto precio emocional. Además del tratamiento, nuestros equipos en MSF también imparten capacitación sobre el manejo de la leishmaniasis cutánea en Baluchistán y Khyber Pakhtunkhwa a los profesionales sanitarios del Departamento de Salud. 

En 2022, en MSF iniciamos un ensayo clínico con 71 pacientes para investigar modalidades alternativas de tratamiento para la leishmaniasis cutánea en Pakistán. Los nuevos métodos se compararán con los fármacos de primera línea que se utilizan en la actualidad. Los medicamentos de primera línea, el antimoniato de meglumina y el estiboglucaonato de sodio, son desde hace décadas el único tratamiento eficaz comprobado para la leishmaniasis cutánea en Pakistán.  

 

La enfermedad afecta la salud y la vida de las personas 

La leishmaniasis cutánea suele afectar a personas con recursos muy limitados, malas condiciones de vida o donde la enfermedad es altamente endémica. Aunque no pone en peligro la vida, puede tener un efecto abrumador en las personas. La enfermedad provoca una lesión en un área visible del cuerpo, como la cara, las manos y los pies, que a menudo provoca desfiguración física, cicatrices de por vida y un estigma grave. 

MSF brinda tratamieto a pacientes con leshmaniasis cutánea en Pakistán
Abdullah Shah, enfermero de MSF, realiza el vendaje de la lesión en la pierna izquierda de Idrees y le coloca una venda para protegerla de una infección secundaria. ©Saiyna Bashir

 

Por esta razón, las y los pacientes con leishmaniasis cutánea con frecuencia experimentan sufrimiento psicológico al sufrir discriminación por familiares, amistades y compañeros de escuela, y ser excluidos de la comunidad. Ante las lesiones cutáneas visibles, muchas personas dejan de salir a la calle, de ir a la escuela o de asistir a eventos a los que solían acudir antes de contraer la enfermedad. 

“Los compañeros de la escuela me hacen preguntas y tratan de pegarme en la nariz. Dejé de ir a la escuela, volveré cuando mi lesión haya sanado”, comenta Idrees, un niño de 10 años que recibe tratamiento en el centro de leishmaniasis cutánea que MSF tiene en Quetta, mientras muestra su lesión en la nariz. 

 

El tratamiento incluye apoyo de salud mental

En 2022, en Médicos Sin Fronteras brindamos tratamiento a 3,481 pacientes con leishmaniasis cutánea en Baluchistán y a 1,645 pacientes en Khyber Pakhtunkhwa. Los centros brindan diagnóstico, tratamiento especializado, medicación segura y eficaz, y educación sanitaria sobre la enfermedad, su tratamiento y prevención. También brindamos apoyo de salud mental a pacientes con leishmaniasis cutánea en nuestros centros médicos en Baluchistán. El año pasado, nuestros equipos de salud mental brindaron asesoramiento a 1,150 pacientes en Quetta. 

Compartir

Relacionados

Colabora