Ucrania: Fin del programa MDR-TB de MSF en el sistema penitenciario de la autoproclamada República de Donetsk.

  • ESTÁS AQUÍ
  • Actualidad
  • Ucrania: Fin del programa MDR-TB de MSF en el sistema penitenciario de la autoproclamada República de Donetsk.
MSF da por terminando su programa de atención a la tuberculosis multirresistente (MDR-TB) en el sistema penitenciario de la autoproclamada República Popular de Donetsk (DPR), después de que su acreditación fuera cancelada el 19 de octubre de 2015.
 
La decisión del Comité Humanitario de las autoridades de la autoproclamada República Popular de Dontesk (DPR por sus siglas en inglés) dejará a 146 pacientes sin tratamiento para la MDR-TB y, en esas condiciones, MSF ya no puede comprometerse a reanudar las actividades en la Colonia 3 del centro penitenciario donde había estado trabajando desde 2011. Sin embargo MSF sigue comprometida con la reanudación de todas sus demás actividades en la zona, que se detuvieron después de la retirada de su acreditación.
 
Las necesidades siguen siendo muchas para los pacientes que sufren de enfermedades crónicas como la diabetes, patologías cardíacas o insuficiencia renal. Es esencial para MSF poder reanudar su trabajo en el área para proporcionar asistencia médica a los pacientes que la necesitan.
 
"Lamentamos mucho haber tenido que tomar la decisión de dejar nuestro compromiso de apoyar el programa de MDR-TB", dice Gabriela Das, coordinadora médica de MSF en Ucrania "Pero las inciertas condiciones de trabajo a las que MSF se ha enfrentado en el último par de meses no nos permiten esperar y tener la oportunidad de darle continuación al programa. Desde un punto de vista médico y ético es irresponsable ejecutar un programa de TB que se interrumpe con frecuencia. Si los pacientes no pueden tomar sus medicamentos por algún tiempo y no reciben el apoyo necesario para este largo y difícil tratamiento, se crea más resistencia a los medicamentos y resulta peligroso para el paciente y para la salud pública". Por lo tanto, MSF está deteniendo sus negociaciones con las autoridades para reanudar las actividades en el sistema penitenciario de la autoproclamada República Popular de Donetsk. 
 
En 2011, MSF comenzó a trabajar en Donetsk, en cooperación con las autoridades locales, facilitando el acceso al tratamiento para los pacientes con MDR-TB en el sistema penitenciario. En el transcurso de cinco años, 756 pacientes fueron incorporados, de los cuales 146 estaban bajo tratamiento al momento de poner fin a nuestras actividades.
 
Datos científicos indican que parece haber una correlación entre el éxito del tratamiento y el número de veces que el paciente interrumpe y reanuda el tratamiento. Se observó que la posibilidad de que los pacientes se curen disminuye significativamente y tiene relación directa con el número de veces que el paciente detiene y reanuda el tratamiento. Por otra parte, existen numerosas preocupaciones de salud pública, dado que la interrupción del tratamiento está directamente relacionada con el aumento de la resistencia de las bacterias de la tuberculosis a los medicamentos de TB de primera y segunda línea.
 
 
MSF sólo reanudaría sus actividades en las siguientes condiciones: acceso ininterrumpido durante al menos dos años, que permita a los pacientes que actualmente están en el programa terminar el tratamiento; la presencia continua de los equipos nacionales e internacionales de MSF en el terreno durante este período para garantizar el apoyo directo a los pacientes, asegurando que se cumplan las normas de calidad; y el compromiso de las autoridades para garantizar que MSF pueda enviar todos los materiales necesarios para el funcionamiento del programa sin intermediarios y sin interferencias de actores externos que no participan en el programa de TB.
 
El 19 de octubre, MSF recibió la notificación por escrito de la Comisión Humanitaria de que su acreditación en la autoproclamada DPR había sido retirada y que debían detener de inmediato sus actividades. A la organización no se le proporcionó una razón sobre el porqué de esta decisión.
 
"Hemos pasado las últimas semanas tratando de encontrar un acuerdo para reanudar nuestras actividades en pro de la salud de nuestros pacientes, incluyendo a nuestros pacientes que sufren de MDR-TB, pero ahora ya es demasiado tarde para nuestro programa de TB. Sin embargo seguimos comprometidos a reanudar todas las otras actividades tan pronto como sea posible para poder asegurar la salud de las personas en la zona", agrega Gabriela Das.
 
MSF sigue instando al Comité Humanitario de DPR a reconsiderar sin demora la decisión de retirar la acreditación de la organización para que podamos seguir brindando la tan necesaria atención médica. MSF es una de las pocas organizaciones que brindan, entre otros medicamentos esenciales, la insulina para pacientes diabéticos y hemodiálisis para tratar la insuficiencia renal.
 
Desde el comienzo del conflicto en mayo de 2014, MSF ha donado medicamentos y material a 170 centros médicos para tratar a los heridos de guerra y a pacientes con enfermedades crónicas. MSF también ha llevado a cabo más de 85.000 consultas en conjunto con las autoridades locales de salud a través de 40 clínicas móviles desde marzo de 2015, brindando así atención médica a las personas que viven en lugares de donde los médicos y enfermeras han huido o donde las farmacias están vacías
 
Compartir

Relacionados

Colabora