Un paso a la vez: Mejorando las opciones de tratamiento para las niñas y niños con tuberculosis resistente a los medicamentos en Tayikistán

  • ESTÁS AQUÍ
  • Actualidad
  • Un paso a la vez: Mejorando las opciones de tratamiento para las niñas y niños con tuberculosis resistente a los medicamentos en Tayikistán
MSF mejora las opciones de tratamiento para las niñas y niños con tuberculosis resistente a los medicamentos en Tayikistán
Desafortunadamente, la transmisión de la TB dentro de las familias es común en Tayikistán, ya que los familiares disfrutan pasar tiempo juntos y las personas portadoras de TB a menudo desconocen la enfermedad. ©Jasňa Riegerová/MSF

La Dra. Zulfiya Dustmatova es parte de Médicos Sin Fronteras (MSF) y trabaja en Tayikistán, donde nuestros equipos colaboran con el Ministerio de Salud y Protección Social para diagnosticar y tratar a niñas y niños con tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR). 

MSF mejora las opciones de tratamiento para las niñas y niños con tuberculosis resistente a los medicamentos en Tayikistán
“Mi trabajo en MSF ayudó a cambiar mi opinión sobre la tuberculosis pediátrica, sobre el tratamiento y la atención al paciente”, dice la Dra. Zulfiya Dustmatova. © Jasňa Riegerová/MSF

 

“Desde MSF comenzamos a tratar a niñas y niños con tuberculosis resistente a los medicamentos en Tayikistán en 2012. En ese momento, no teníamos formulaciones pediátricas de los medicamentos, por lo que teníamos que dividir las tabletas destinadas a adultos, a veces por la mitad, a veces en trozos más grandes. Nos preocupaba el efecto de administrar a pacientes pediátricos dosis más altas o más bajas de los medicamentos mediante este método improvisado e inexacto. Pero no teníamos otra opción. 

Las niñas y niños tuvieron que tomar alrededor de cinco a seis medicamentos todos los días junto con inyecciones diarias muy dolorosas durante varios meses. Los efectos secundarios de estos medicamentos a menudo eran insoportables.  

Recuerdo a una niña, de 14 años, que escondía sus medicamentos por miedo a los efectos secundarios. Su condición empeoró y finalmente murió. Otros menores sufrían alucinaciones y sordera provocadas por la toxicidad de los medicamentos. Los padres y madres se negaban a inscribir a sus hijas e hijos en el tratamiento para evitar que sufrieran los efectos secundarios. 

Nuestro objetivo desde el principio fue adoptar un enfoque integral para el tratamiento de niñas y niños. Este enfoque se centra en la atención basada en la comunidad en la que las niñas y niños son atendidos y tratados en casa en medida de lo posible y, por lo tanto, pueden beneficiarse del apoyo de su familia y personal de enfermería capacitado que trabaja en la comunidad. Esto ayuda a los infantes a seguir adelante con el largo y difícil tratamiento. 

En 2014 pudimos comenzar a usar algunos medicamentos para la tuberculosis en forma de jarabe. Esto facilitó el tratamiento de niños y niñas más pequeños que a menudo tienen dificultades para tragar pastillas, y también nos permitió lograr una dosificación precisa.  

Sin embargo, no todos los medicamentos requeridos estaban disponibles como jarabe, y los que estaban disponibles no tenían una larga vida útil y necesitaban refrigeración. No todos los hogares de los pacientes tenían refrigeradores para mantener estos jarabes a la temperatura adecuada. Pero aun así fue una mejora en las opciones que teníamos cuando comenzamos a brindar tratamiento pediátrico. 

MSF mejora las opciones de tratamiento para las niñas y niños con tuberculosis resistente a los medicamentos en Tayikistán
Bibisoleha tiene tuberculosis multirresistente. Ella está tratando la enfermedad tomando medicamentos todos los días. No es fácil para una niña, pero su madre Surayo le brinda amor y apoyo. © Jasňa Riegerová/MSF

 

Después de realizar estudios de viabilidad, a finales de 2015 recetamos por primera vez bedaquilina a un niño, utilizando los comprimidos triturados de los medicamentos para personas adultas. Luego le siguió la delamanida en 2016. Con ambos medicamentos, finalmente podríamos dejar de utilizar inyecciones para tratar a niñas y niños. Fue un gran alivio poder poner fin a las horriblemente dolorosas inyecciones diarias de medicamentos”. 

El desarrollo de medicamentos contra la tuberculosis en formulación pediátrica en forma dispersable marca el último intento de mejorar el tratamiento para niñas y niños. Las ventajas son que las tabletas se pueden disolver en una pequeña cantidad de agua, varios medicamentos en un solo vaso si es necesario, y que son insípidas en comparación con los jarabes que a menudo son amargos. Tampoco hay problemas de almacenamiento ni necesidad de refrigeración. 

Hoy, en Tayikistán, disponemos de cuatro o cinco medicamentos en esta forma, y han hecho que el tratamiento sea mucho más fácil y más amigable para nuestros pacientes pediátricos. Alrededor de la mitad de la medicación que los menores toman a diario es dispersable. 

¿Y para el futuro?  

Aunque recibimos con satisfacción cualquier nueva mejora en los medicamentos infantiles contra la tuberculosis, también debemos seguir centrándonos en superar los retos que plantea el identificar a niñas y niños con la enfermedad en primer lugar.  

En nuestro proyecto detectamos a más del 50% de niñas y niños tratados mediante el rastreo de contactos. Sin ello, seguirá siendo muy difícil controlar esta enfermedad que sigue cobrándose muchas vidas jóvenes innecesariamente. 

Compartir

Relacionados

Colabora