Una clínica móvil atiende a personas migrantes en la frontera de Honduras con Nicaragua

Un equipo de MSF construyen en cuestión de minutos una clínica móvil en las afueras del INM.
©MSF

Debido a un trámite administrativo, cientos de personas migrantes se represan cada día en una ciudad donde enfrentan duras condiciones de subsistencia. Crónica fotográfica de un día de atención humanitaria por parte de los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la zona. 

Este martes Danlí amanece encapotada bajo una llovizna tenue pero persistente. La hermosa vista de las montañas que circundan la ciudad se ve interrumpida por densas nubes grises que presagian una mañana húmeda y fría. Sin importar el clima, desde muy temprano cientos de personas empiezan a llegar a la sede del Instituto Nacional de Migración (INM) para solicitar un permiso para transitar por Honduras sin que les cobren una multa por no llevar los documentos en regla. 

Durante meses, la exigencia de este documento por parte del gobierno de Honduras generó el represamiento de cientos de personas migrantes en condiciones precarias en este pequeño municipio cercano a la frontera con Nicaragua. Hoy, como cada dos semanas, un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) llegó a Danlí desde Tegucigalpa, a dos horas de distancia, para brindar servicios médicos, de salud mental y de soporte social a quienes se ven obligados a pasar por este punto en su camino hacia Estados Unidos.  

Todavía bajo la lluvia que se resiste a parar, un médico, una enfermera, una psicóloga, tres profesionales del equipo comunitario, dos conductores y un encargado de logística construyen en cuestión de minutos una clínica móvil en las afueras del INM. Cuatro carpas desarmables de tela blanca y tubos cuadrados se adaptan como consultorio médico y sala de espera. Los dos buses medianos que transportan todo el equipo se convierten en farmacia y sala de consulta de salud mental. 

 

Un equipo de MSF construyen en cuestión de minutos una clínica móvil en las afueras del INM.
© MSF

Desde muy temprano y sin importar el frío y la llovizna, cientos de personas se agrupan a las afueras de la sede del INM en Danlí, oriente de Honduras, para obtener un permiso de cinco días para atravesar el país sin pagar una multa por no llevar los documentos en regla. La mayoría son originarios de Venezuela y de Haití, y están de paso por el país en su camino hacia Estados Unidos. 

 

cientos de personas se agrupan a las afueras de la sede del INM en Danlí, oriente de Honduras
© MSF

Cuando el equipo ha terminado de instalar la clínica móvil, algunas personas se empiezan a acercar para recibir algunos de los servicios que ofrece MSF. En el punto de ingreso se realiza el triage. Allí les preguntan sus datos y el motivo de la consulta para priorizar los casos más urgentes y organizar los turnos de espera. 

 

Algunas personas se empiezan a acercar para recibir algunos de los servicios que ofrece MSF.
© MSF

Clinton Bozo y sus dos hijos son originarios de Venezuela y vienen viajando desde Perú, a donde permanecieron un par de temporadas hasta que decidieron buscar suerte en Estados Unidos. En la consulta, el doctor Rigoberto Sequeira detectó que la hija menor de Clinton tiene una infección en el oído. Según él,este es un diagnóstico común en las personas migrantes, al igual que las afecciones gastrointestinales y los resfriados, debido a las precarias condiciones de hábitat y alimentación en las que viven. Pese a que esta familia obtuvo el permiso para circular por el país, la continuidad del viaje depende de que Clinton reciba dinero de parte de sus familiares en Estados Unidos. 

 

La parte trasera de uno de los buses es adaptada como consultorio de salud mental.
©MSF

La parte trasera de uno de los autobuses es adaptada como consultorio de salud mental. Una mujer migrante proveniente de Venezuela habla con Mayner Rodríguez, psicóloga del equipo móvil. La profesional cuenta que en la población migrante es común que se presenten reacciones de estrés agudo como consecuencia de la dificultad del camino y, sobre todo, del cruce de la selva del Darién. En esta área selvática y pantanosa que separa a América del Sur de América Central, las personas se exponen a los múltiples peligros del terreno y a la violencia, incluso sexual, de grupos criminales presentes en la zona. En las consultas comentan que tienen pesadillas, flashbacks pensando que todavía están cruzando un río, mucha preocupación por obtener el permiso (de circular por el país) y por las dificultades económicas que atraviesan”. 

 

Dos pacientes de MSF reciben en la farmacia de la clínica móvil los medicamentos que les han indicado previamente en la consulta médica.
© MSF

A media mañana, ya con un clima más despejado, dos hombres reciben en la farmacia de la clínica móvil los medicamentos que les han indicado previamente en la consulta médica. Se trata de asegurar la continuidad del cuidado frente a las afectaciones de salud que sufren y garantizar el tratamiento de enfermedades no transmisibles como diabetes, hipertensión y también para enfermedades crónicas como el VIH. 

 

Por eso, una de las prioridades de MSF durante las clínicas móviles es brindarles herramientas adecuadas para facilitar sus trayectos.
©MSF

Uno de los bienes más importantes para las personas migrantes es la información. Por eso, una de las prioridades de MSF durante las clínicas móviles es brindarles herramientas adecuadas para facilitar sus trayectos. Olimpia Garduño, líder del equipo comunitario, le explica a un joven migrante de Venezuela este mapa que contiene las rutas principales a lo largo de la región, así como los datos de los distintos puntos de atención y algunos consejos de autocuidado durante la ruta. 

 

El equipo comunitario de MSF, lideran una actividad de dibujar y colorear en la que los menores encuentran un momento lúdico y de entretenimiento
©MSF

En la clínica móvil también hay un lugar especial para los niños y las niñas. Nusli Carranza y Paola Álvarez, del equipo comunitario de MSF, lideran una actividad de dibujar y colorear en la que los menores encuentran un momento lúdico y de entretenimiento en medio de sus viajes hacia el norte del continente.   

 

MSF brinda atención sanitaria a población migrante en Honduras
©MSF

A media tarde la jornada está por terminar. El flujo de personas migrantes en el INM es mínimo a esta hora del día y el equipo de MSF empieza a desarmar la clínica móvil. Mientras tanto, un hombre aprovecha para echar una última mirada al mapa de la región que cuelga de uno de los consultorios, al lado de una bandera de la organización. A él, como a las demás personas que han pasado por este punto del oriente de Honduras en su trayecto hacia el norte, aún le resta un camino largo y peligroso para llegar a su destino. 

Compartir

Relacionados

Colabora