Una inundación sin final: Sudán del Sur teme por brotes de enfermedades en plena pandemia

Floods in Pibor

Las graves inundaciones están afectando a unas 800,000 personas en una amplia franja de Sudán del Sur, inundando hogares y dejando a las personas sin alimentos, agua o refugio. Muchas áreas se han inundado desde julio, mientras que los niveles de los ríos continúan aumentando, lo que agrava la crisis día con día.

Las graves inundaciones están afectando a unas 800,000 personas en una amplia franja de Sudán del Sur, inundando hogares y dejando a las personas sin alimentos, agua o refugio. Muchas áreas están inundadas desde julio, y los niveles de los ríos continúan aumentando, lo que agrava la crisis día con día.

Desde Médicos Sin Fronteras brindamos atención médica en las áreas afectadas por las inundaciones de los estados de Gran Pibor, Jonglei, Alto Nilo y Unity. Las necesidades de atención médica incrementan con un fuerte aumento de casos de malaria y el temor de brotes de otras enfermedades.

"Las inundaciones de este año ocurren en el contexto de múltiples emergencias, incluyendo la COVID-19, el aumento de la violencia y los combates entre grupos armados, una creciente crisis económica y altos niveles de inseguridad alimentaria", explica Ibrahim Muhammad, jefe de misión de MSF en Sudán del Sur. "Ahora nos estamos preparando para un aumento de enfermedades en todas las áreas afectadas por las inundaciones, como enfermedades diarreicas y malaria, dados los altos riesgos causados ​​por el desplazamiento y el hacinamiento, las malas condiciones de higiene y la falta de letrinas en funcionamiento”.

En Gran Pibor, una de las zonas más afectadas de Sudán del Sur, los equipos de Médicos Sin Fronteras gestionamos clínicas móviles en cinco aldeas y una clínica de emergencia en la ciudad de Pibor. En los últimos dos meses, tratamos a más de 13,000 pacientes en Pibor y sus alrededores, incluyendo a más de 5,000 niños y niñas menores de cinco años. Atendimos aproximadamente a la mitad de estos pacientes por malaria y más de 160 niños y niñas por sarampión.

 

La desnutrición aumenta rápidamente en el área de Pibor, y las clínicas móviles de MSF se están preparando para brindar tratamiento nutricional adicional a los niños  y niñas pequeñas, junto con el centro de alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados de MSF en la ciudad de Pibor. Desde MSF también estamos distribuyendo 60,000 litros de agua potable por día en Pibor, ya que los pozos han sido contaminados por las inundaciones. Con los niveles de agua aún en aumento, nos preocupa por la viabilidad de nuestra clínica en Pibor y estamos buscando sitios alternativos en terrenos más altos fuera de la ciudad.

Estado Jonglei

En Old Fangak, una ciudad de unas 30,000 personas en un área de humedales del estado de Jonglei, las inundaciones comenzaron en julio y los niveles de agua continúan aumentando.

"Muchas casas se ven afectadas a diario", dice Dorothy I. Esonwune, coordinadora del proyecto de MSF en Old Fangak. "Todas las personas en Old Fangak  se enfocan en sacar agua de los alrededores de sus casas y construir diques de barro”.

 

 

Otras 3,000 personas llegaron a Old Fangak a fines de septiembre después de que las fuertes lluvias inundaran sus hogares en las aldeas circundantes. Nuestros equipos médicos de MSF en el hospital Old Fangak han brindado atención a unas 70 personas desplazadas con problemas como infecciones del tracto respiratorio y diarrea aguda. La mayoría de las letrinas de la ciudad se han inundado, lo que aumenta el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua.

En nuestro hospital en Lankien, en el estado de Jonglei, hemos atendido a menos pacientes desde que las inundaciones han hecho casi imposible que las personas viajen desde las áreas circundantes. La pista de aterrizaje local se ha inundado, lo que dificulta la entrega de suministros médicos o la derivación de pacientes a otras instalaciones médicas cuando es necesario.

 

 

Los y las pacientes que llegan a las instalaciones de MSF a veces describen un viaje desgarrador. Cuando Yoel, de 13 años, se enfermó, su padre Stephen Manyang Chan, viudo y padre de cinco hijos, lo llevó a la clínica de MSF en Leer, estado de Unity, y caminó por aguas que le llegaban al pecho durante dos horas.

 

No hay caminos hacia el hospital, solo agua.

Estado Unity

Cuando las aguas inundaron dos sitios de asistencia de MSF y amenazaron con inundar el centro de atención primaria de salud en Leer, en el estado de Unity, nuestros equipos recuperaron suministros médicos y encontraron ubicaciones alternativas para continuar brindando servicios.

 

 

Estado de Alto Nilo

En el estado del Alto Nilo, MSF instaló una clínica de emergencia en las ciudades de Canal y Khorfulus, a las que solo se puede llegar en barco desde la ciudad de Malakal. Un equipo de MSF trató a personas con malaria y la diarrea, realizó exámenes rápidos de nutrición, brindó apoyo psicosocial y distribuyó artículos domésticos esenciales a 545 hogares.

En las áreas donde las aguas son demasiado altas y hacen imposible el caminar, las personas usan balsas improvisadas construidas con láminas de plástico o grandes tanques de agua de plástico remodelados como canoas, con una pala por remo. Quienes se quedan para proteger sus casas usan sacos de arena o paredes de barro para intentar detener el agua.

 

 

"El agua subió sorprendentemente rápido", relata Tbisa Willion, de 39 años, de Canal Town, estado del Alto Nilo. “Salimos sin pensar en salvarnos la vida. Encontramos refugio en una escuela, pero también la destruyeron. Fuimos con nuestro vecino. Tomamos una canoa para regresar a nuestra casa e intentamos salvar algunas pertenencias, pero solo encontramos un pocos platos. Perdí mis pollos, mis 10 cabras. No tengo dónde vivir“.

A medida que las inundaciones continúan afectando a la población de Sudán del Sur, en Médicos Sin Fronteras realizamos una serie de evaluaciones aéreas y terrestres en los estados de Jonglei, Alto Nilo y Unity para identificar las comunidades más afectadas.

 
Compartir

Relacionados

Colabora