Yemen: “Había hasta 10 o 15 bombardeos diariamente”

El 26 de octubre, una coalición saudí destruyó un hospital en Haydan que era apoyado por MSF. La coordinadora del programa, Miriam Czech, que solía ir a Haydan varias veces a la semana para ayudar al personal y los pacientes, nos cuenta lo que vio en la ciudad durante los días previos al ataque. Agregó que toda la región está siendo blanco de los ataques aéreos de la coalición. 
 

¿Qué quedó de la ciudad de Haydan?

La calle principal, y las casas y tiendas que se encuentran ahí han sido totalmente destrozadas. Está prácticamente vacío y cualquier cosa que quede de pie es bombardeada. Muchos edificios de las calles cercanas también fueron bombardeados.
 
Haydan es una pequeña ciudad en el valle de una montaña. Ha cambiado mucho desde mi primera visita en septiembre. Los aviones de la coalición han bombardeado esa región una y otra vez.
 
El personal del hospital que apoyamos me ha dicho que en junio y julio las bombas caían a sólo 250 metros de las instalaciones, golpeando varias casas, una escuela y un mercado. Pero las ataques aéreos empeoraron en octubre, particularmente durante la semana del 12 octubre. Fueron tan malos los bombardeos que el equipo nos aconsejó no ir al hospital, pero mi colega de logística y yo logramos llegar en la semana siguiente. 
 
Vimos que varias villas sufrieron más daño y que las casas y el mercado de Haydan habían sido destruídos. Varios días después hicimos nuestra visita de rutina para entregar medicamentos y monitorear la renovación de los mismos para mejorar la higiene y el manejo de residuos. Pero los bombardeos continuaron, hasta 10 o 15 por día. Haydan y el área circundante eran golpeados día y noche, hasta el 26 de octubre,
 
Esa noche, el bombardeo continuó por dos horas. El hospital fue totalmente destruido en la primera ola de bombardeos. No quedó nada de la sala de emergencias, de los cuartos de consulta, del ala de maternidad o los consultorios. 
 

¿Hubo víctimas en el ataque al hospital?

Sorprendentemente no. El personal no se encontraba en el área del edificio que fue golpeada durante la primera ráfaga, así que todos tuvieron oportunidad de ponerse a cubierto. Y no hubo pacientes durante esa noche. Durante los siguientes días me reuní con el personal. Estaban en estado de shock pero, aún así, querían regresar a trabajar. El hospital de Haydan era el único que aún funcionaba en la región y servía a unas 200,000 personas.
 
Siempre estaba ocupado.  Durante la semana anterior al ataque, se atendieron 16 partos en el ala de maternidad que apoyábamos y 150 pacientes fueron tratados en la sala de emergencias. 76 eran víctimas de violencia, muchas más de lo normal. Esa misma semana, una casa en la villa de Al Kraid, hogar de una familia de 17 integrantes, fue tiroteada. Fueron traídos al hospital. Once de ellos (mujeres embarazadas y niños) murieron rumbo al hospital o en la sala de emergencias. Sólo tres personas recibieron tratamiento, mientras que otros tres fueron transferidos al hospital en Saada. 
 
El hospital contaba con un departamento para pacientes externos en donde el personal del Ministerio de Salud dio alrededor de 100 consultas a la semana, 60 a niños que eran tratados por malnutrición. Pero parece que había muchos menos pacientes de lo normal en el hospital debido a que la gente tenía miedo de los constantes y fuertes bombardeos. 
 
 

¿Cómo lidia la gente con todos estos ataques aéreos?

Aunque parece haber menos bombardeos en Haydan, aún siguen sucediendo. Al día siguiente de que el hospital fuera destruido, vimos a personas en autos llenos de sus pertencias en la carretera que lleva fuera de la ciudad. Es un lugar desierto. Sus habitantes han huido a cuevas que se encuentran en los barrancos cerca de Haydan y algunos me han dicho que puede haber varias familias escondiéndose en una misma cueva. No pueden dormir recostados porque ni siquiera tienen el suficiente espacio para sentarse y sólo pueden salir a buscar comida. Usan piedras para bloquear la entrada a las cuevas. 
 

¿Haydan es el único lugar que bombardea la coalición?

Toda la región es un blanco de la coalición, y eso incluye las villas y los caminos. Las carreteras están llenas de camiones destrozados y cráteres causados por las explosiones. Muchos puentes en la ruta principal hacia Saada han sido dañados.
 
El hospital en Saquim fue destruído por un bombardeo el pasado junio y, hacia finales de agosto, fue el turno del centro de salud en Maran, también en el gobernado de Saada. La pequeña ciudad de Kitaf, en donde también hay un hospital que nos gustaría apoyar, es bombardeada constantemente al igual que la villa de Majz y las ciudades de Razeh y Ghamr. Los bombardeos indiscriminados abundan.
 
 
 
Compartir

Relacionados

Colabora