30.09.2020

Palestina está experimentando un aumento en los casos de COVID-19, tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza. De los más de 43,000 casos confirmados en Cisjordania desde el inicio de la pandemia, más de un tercio se han producido en la gobernación de Hebrón(1). Desde agosto de 2020, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha estado apoyando a las autoridades sanitarias locales en la lucha contra el virus.
 
“Hebrón ha sido el epicentro del brote en Palestina desde hace unos meses”, dice Helen Ottens-Patterson, asesora médica de MSF en la ciudad de Hebrón. “La COVID-19 es una enfermedad nueva y requiere atención especial, particularmente en lugares donde el acceso de las personas a la atención médica ya es limitado”.

“MSF ha acumulado experiencia respondiendo a brotes de enfermedades en las últimas décadas, y a la COVID-19 específicamente en los últimos meses”, dice Ottens-Patterson. "Hemos trabajado en Hebrón durante más de 20 años, por lo que tenía sentido apoyar al sistema de salud aquí para enfrentar este nuevo desafío".

La respuesta de MSF en Hebrón se centra en apoyar al sistema de salud local en la prevención y el control de infecciones y en brindar soporte técnico a la unidad de cuidados intensivos del hospital Dura, uno de los principales hospitales que atienden a pacientes con COVID-19 en la ciudad. Más de 550 pacientes han sido admitidos desde que abrió su sala COVID-19 a principios de julio. Actualmente, el hospital Dura está ampliando su capacidad a 80 camas para pacientes con COVID-19, incluidas ocho camas de cuidados intensivos con ventiladores. En septiembre, también comenzamos a brindar asistencia técnica al hospital Alia de Hebrón, que también admite pacientes con COVID-19. 

 

 

“Los pacientes con COVID-19 pueden deteriorarse rápidamente y pasar de una etapa grave a una crítica”, dice Ottens-Patterson. "En esta situación, necesitan apoyo de cuidados intensivos con oxigenoterapia adaptada".

De las 300 muertes reportadas en Palestina desde el inicio de la pandemia, casi la mitad (141) ocurrieron en Hebrón(2).

“Incluso si nuestro equipo y nuestra respuesta son relativamente pequeños en esta etapa, esperamos que los conocimientos y el apoyo de MSF ayuden a reducir la preocupante tasa de mortalidad de los pacientes con COVID-19”, dice Ottens-Patterson.

MSF ha enviado médicos especializados en prevención y control de infecciones y cuidados intensivos tanto al hospital Dura como al hospital Alia. Están proporcionando formación práctica al personal del hospital sobre equipos de protección personal, desechos infecciosos, procesos de limpieza, oxigenoterapia y formación a pie de cama.

“Ha habido mucha apertura y comentarios positivos de los equipos del hospital”, dice Ottens-Patterson. "Este sentido de colaboración es realmente motivador".

Sin embargo, proporcionar tratamiento a pacientes que ya están contagiados de COVID-19 no es suficiente para ralentizar la curva.

“También necesitamos apoyar los esfuerzos de prevención, para que las personas no se contagien en primer lugar”, dice Katharina Lange, coordinadora del proyecto de MSF en Hebrón.

Los equipos de MSF realizan actividades de promoción de la salud en los barrios más afectados de Hebrón, distribuyendo kits de higiene y mascarillas reutilizables a las personas que se aíslan por sí mismas y a los socorristas.

“Las personas deben saber cómo protegerse adecuadamente a sí mismas y a sus familiares antes de que sea demasiado tarde y se enfermen”, dice Lange.

MSF también planea iniciar actividades de promoción de la salud en los hospitales de Dura y Alia. También hemos intensificado nuestras actividades de salud mental en Hebrón desde que comenzó la pandemia. En marzo, los consejeros de MSF comenzaron a brindar apoyo a los pacientes con COVID-19 y a sus familias, así como al personal de salud de primera línea.

Esto se suma a nuestro programa de apoyo psicológico a largo plazo en Hebrón, que comenzó en 2001 y que está dirigido para adultos, adolescentes y niños que han sido afectados, directa o indirectamente, por la violencia (por ejemplo, la muerte de familiares, lesiones graves, demoliciones de viviendas, detenciones y violencia doméstica). Los equipos psicosociales de MSF ofrecen sesiones individuales y grupales y sesiones de psicoterapia en la gobernación de Hebrón.

“La salud mental de las personas es tan importante como su bienestar físico, por lo que realmente tratamos de abordar a los dos en nuestra respuesta a la COVID-19”, dice Lange"Actualmente estamos en contacto con otros establecimientos de salud para brindar más apoyo a quienes lo necesitan".

 

***

MSF en Palestina

En Gaza, MSF gestiona departamentos de hospitalización y clínicas para tratar a pacientes con traumatismos y quemaduras. Ampliamos nuestras actividades en 2018 para atender a miles de personas baleadas por el ejército israelí durante las protestas en la Gran Marcha del Retorno. Brindamos cirugía plástica y cirugía ortopédica para cerrar grandes heridas e iniciar el proceso de reparación de la pérdida y daño óseo, además de brindar vendajes, fisioterapia, educación para la salud y apoyo psicosocial.

En Cisjordania, llevamos a cabo programas de atención de la salud mental en Nablus, Qalqilya y Hebrón, donde la ocupación, la violencia y la inseguridad socioeconómica en curso han cobrado un gran precio a los residentes. 

 

 

(1) Al 20 de septiembre, había 43,088 casos en la Ribera Occidental, 15,789 de ellos en la gobernación de Hebrón. 

(2) Al 20 de septiembre.Fuente: OMS.