Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
30.11.2017
Irak ha soportado años de desastroso conflicto. Desde 2014, 5.3 millones de niños y adultos en Iraq se han visto obligados a abandonar sus hogares y buscar refugio lejos de los combates. Más de 2.2 millones de personas han regresado sus hogares.
 
A medida que las ciudades restantes son retomadas del IS, más y más personas vuelven a casa. MSF ha observado un aumento en el número de familias que abandonan los campamentos.
 
Aunque la vida está regresando al este de Mosul y otras ciudades recuperadas, el desempleo es alto y la mayoría de los niños han perdido años de escuela. En el este de Mosul, Anbar, Kirkuk y Salaheddin, las casas, la infraestructura y los servicios han sido destruidos casi por completo. En el este de Mosul, el sistema de salud se encuentra en una situación desesperada. La mayoría de los hospitales y clínicas fueron bombardeados y todavía hay una grave falta de servicios, equipos, personal médico y medicamentos.
 
Todavía hay un número significativo de personas desplazadas viviendo en campamentos. Muchos, especialmente las personas de Mosul occidental, no tienen a dónde regresar y no cuentan con recursos para mantenerse por sí mismos y a sus familias sin la ayuda que reciben en los campamentos.
 
El 25 de septiembre, el Kurdistán celebró un referéndum sobre su independencia. Desde entonces, el gobierno iraquí se ha movilizado para retomar territorios disputados, inclutendo Kirkuk y sus campos petroleros circundantes. Se han producido enfrentamientos entre las fuerzas iraquíes y las fuerzas Peshmerga en varias áreas, causando desplazamientos y cierres de carreteras.
 
El 12 de noviembre, un terremoto de magnitud 7.3 azotó varias regiones cerca de la frontera entre Irak e Irán. Se reportaron seis muertes y más de 500 personas heridas en Iraq. El Hospital de Emergencia Sulaymaniyah, donde MSF apoya a la sala de emergencias (ER) y a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), recibió 80 casos relacionados con el terremoto. MSF también donó suministros a una clínica de atención primaria en Darbandikhan, que se utilizó como hospital después del terremoto.
 

Las cicatrices de la guerra

El acceso a la atención médica es un desafío diario para miles de niños y adultos en Irak. Después de años de conflicto e inestabilidad, el sector de la salud en ciertas áreas casi se ha suspendido. Muchos centros de salud han sido destruidos y, a menudo, existen lagunas en la disponibilidad de suministros médicos y personal de salud calificado.
 
Las necesidades en Iraq siguen siendo extremadamente elevadas. Muchas ciudades recuperadas del grupo Estado Islámico (IS) se encuentran severamente dañadas o destruidas. Miles de personas que regresan a casa enfrentan una desesperada falta de acceso a atención médica. Además, muchos viven sin agua limpia o electricidad.
 
La situación de seguridad sigue siendo muy frágil. La violencia todavía se registra a diario y en muchos lugares, es extendida e impredecible.
 
Muchos pacientes con traumatismos necesitarán varias cirugías, cambios regulares de sus curaciones sanitarias, manejo del dolor y, en muchos casos, fisioterapia, para recuperar el uso de miembros y músculos dañados. MSF, junto con otros actores, está brindando servicios de rehabilitación postoperatoria en Mosul y fisioterapia temprana en Bagdad, pero las necesidades superan con creces la disponibilidad de servicios.
 
Las cicatrices psicológicas y emocionales de la guerra son inmensas y miles de personas necesitan asistencia en salud mental. La salud mental es un componente clave de muchos proyectos de MSF. Nuestros equipos de psiquiatras, psicólogos y consejeros brindan atención vital y apoyo para los casos moderados y graves, incluidos el síndrome de estrés postraumático, la depresión, la esquizofrenia y la ansiedad severa.
 
MSF ofrece asistencia neutral e imparcial independientemente de la raza, religión, sexo o afiliación política. Para garantizar su independencia, MSF no acepta fondos de ningún gobierno u organismo internacional para sus programas en Iraq, y depende exclusivamente de donaciones privadas del público general en todo el mundo para llevar a cabo su trabajo.
 

Actualización operacional

MSF trabaja a lo largo de Irak en las gobernaciones de Dohuk, Erbil, Sulaymaniyah, Diyala, Ninawa, Kirkuk, Salaheddin, Anbar y Bagdad. A continuación ofrecemos una actualización de las últimas operaciones.
 
 

Actualización de los proyectos existentes

En el Hospital Nablus en el este de Mosul, los casos de trauma relacionados con la guerra han disminuido. Estamos expandiendo nuestras actividades de cuidado de maternidad, recién nacidos y atención pediátrica. Estamos gestionando la sala de emergencias y un departamento de pacientes pediátricos, con una unidad de recién nacidos, y brindamos servicios para partos complicados y no complicados. También hemos introducido nuevas actividades que incluyen atención prenatal y servicios de planificación familiar. En octubre, tratamos a 1,764 personas en la sala de emergencias, 111 en el departamento de pacientes ingresados ​​(IPD) y realizamos 126 partos y 14 cesáreas.
 
MSF ha visto un aumento significativo de pacientes en su clínica de maternidad en el pueblo de Tal Maraq, en Zummar. El reciente cambio de contexto entre las fuerzas iraquíes y peshmergas ha llevado a un aumento de los repatriados y las personas que acceden a la unidad de maternidad de MSF. Nuestro equipo en Zummar ha estado trabajando día y noche para hacer frente a la demanda de atención médica. Proporcionamos servicios para partos normales, consultas prenatales y postnatales, casos obstétricos de emergencia básicos y una pequeña unidad pediátrica. Los casos complicados ahora se transfieren al este de Mosul.
 
Durante los recientes enfrentamientos entre las fuerzas iraquíes y peshmergas:
  • En Erbil, MSF apoyó a un hospital con medicamentos y kits de curación. El hospital admitió a 90 pacientes heridos.
  • En Qayyarah, donde MSF gestiona un hospital de campaña de emergencia, tratamos a 42 pacientes heridos y donamos artículos para apoyar a otros 35 pacientes heridos.
  • En Zakho y Dohuk, apoyamos a los hospitales con suministros médicos y kits de trauma.
 
MSF continúa ofreciendo atención de salud primaria, de enfermedades no transmisibles y servicios de salud mental para desplazados internos en la Gobernación de Anbar. Proporcionamos más de 10,000 consultas durante octubre en respuesta al aumento del desplazamiento provocado por las operaciones militares en el oeste de Anbar.
 

Nuevos proyectos

MSF ha construido un centro de atención postoperatoria en el hospital Al Salam / Al Shifa en el este de Mosul y está apoyando al hospital con zonas de gestión de desechos y una sala de emergencias. El equipo se está preparando para comenzar sus actividades médicas en colaboración con el DOH y espera expandir las actividades.
 
MSF ha realizado varias visitas exploratorias en el distrito de Hawija, debido a que el área fue retomada del IS, para evaluar las necesidades de atención médica. Comenzaremos una intervención en el subdistrito de Abbassi, con un enfoque inicial en proporcionar atención de salud primaria, rehabilitación de instalaciones de salud primaria, así como actividades de agua y saneamiento.
 
MSF abrió recientemente el Centro de Rehabilitación Médica de Bagdad (BMRC). El proyecto brinda atención integral a pacientes postoperatorios, que incluyen fisioterapia, atención de enfermería, manejo del dolor y apoyo psicológico para víctimas civiles de la guerra. Mejorar el proceso de recuperación postquirúrgica evitará las complicaciones médicas a corto plazo y las consecuencias físicas y psicológicas a largo plazo. El BMRC incluye un departamento de pacientes ingresados (IPD) de 20 camas para las primeras semanas de tratamiento, y uno de pacientes externos para el seguimiento de los pacientes después del alta. Entre agosto y octubre de 2017, 37 pacientes ingresaron en el IPD y en el departamento de pacientes ambulatorios (OPD).
 

 

Cierre de proyectos

Hospital Docente de Pediatría Al Khansaa en el este Mosul
 
MSF comenzó a apoyar el Hospital Pediátrico de Al Khansaa en Mosul del Este en julio de 2017. El hospital sufrió daños extensos durante el conflicto y se redujo de una instalación de 400 camas a solo 120 camas. MSF restauró cuatro servicios esenciales en el hospital:
  • Construyó y equipó una sala de emergencias con 20 camas
  • Restableció una Unidad de Cuidados Intensivos con capacidad para cuatro camas, la única de este tipo en Mosul
  • Rehabilitó un centro de alimentación terapéutica para pacientes internados (ITFC) con 14 camas y estableció un centro de alimentación terapéutica ambulatoria (ATFC)
  • Rehabilitó parcialmente la sala pediátrica y estableció una capacidad mínima de 32 camas
 
MSF realizó trabajos generales de rehabilitación en el departamento de ingeniería del hospital y renovó las salas de lavado y el sistema de plomería en el IPD.
Entre agosto y octubre, 2,532 pacientes fueron tratados en la sala de emergencias y 746 pacientes ingresaron en la sala pediátrica.
 
MSF entregó este proyecto a la Dirección de Salud (DoH) el 31 de octubre de 2017 luego de una colaboración exitosa con las autoridades de salud de la Gobernación de Ninewa.
 
Campo de refugiados de Domiz
 
Después de más de cuatro años, MSF está terminando su proyecto de salud sexual reproductiva y maternidad en el campo de refugiados sirios de Domiz (con una población de aproximadamente 30,000), cerca de la ciudad de Dohuk. El proyecto será entregado a la DoH el 30 de noviembre.
 
En estrecha coordinación con la DoH, el proyecto inició en 2013 con atención prenatal y postnatal y servicios de planificación familiar. En 2014, el proyecto se amplió a una unidad de maternidad completa con una sala de partos abierta las 24 horas, triage y consultas ginecológicas. Hemos brindado más de 27,400 consultas ginecológicas y hemos ayudado en el parto de más de 3,400 bebés.
 
Hospital de Emergencias de Sulaymaniyah y el campo Asthi para desplazados internos:
 
En los últimos dos años, MSF ha trabajado en el Hospital de Emergencias de Sulaymaniyah y en el campamento de desplazados internos de Asthi. Comenzamos el proyecto debido al fuerte aumento de los desplazados internos en el área y a la posterior presión sobre los servicios de salud.
 
Hemos renovado la sala de emergencias y la unidad de cuidados intensivos en el Hospital de emergencias de Sulaymaniyah, implementado varios protocolos médicos y procesos de mejora de la gestión y proporcionamos muchas capacitaciones para el personal médico en apoyo y en colaboración con la DoH. En el campamento de Ashti, y previamente en el campamento de Arbat, hemos estado llevando a cabo actividades de promoción de la salud y de salud mental.
 
El proyecto finalizará el 30 de noviembre de 2017. En el campamento, el número de personas está disminuyendo y los aliados locales se encargarán de las actividades. En el hospital, tuvimos una asociación positiva con la DoH y hemos visto un gran aumento en la cantidad de vidas salvadas en el hospital.
 

 
Campo de desplazados internos de Qoratu, Diyala:
 
Las actividades de MSF en el campo de desplazados internos de Qoratu se cerrarán a fines de noviembre. El número de desplazados internos en el campamento ha disminuido y la necesidad de servicios de salud mental se ha reducido. MSF donará materiales para la administración del campamento.