01.02.2019
La República Democrática del Congo (RDC) declaró su décimo brote de Ébola en un lapso de 40 años el 1 de agosto de 2018. El brote se encuentra en el noreste del país. Con el número de casos confirmados superando los 680, ahora es, con mucho, el brote de Ébola más grande en la historia del país. También es la segunda epidemia de Ébola más grande jamás registrada, detrás del brote de África Occidental de 2014-2016.
 

Las cifras más recientes (información al 29 de enero de 2019, proporcionadas por el Ministerio de Salud de RDC):

 

  • 743 casos totales

  • 689 casos confirmados

  • 461 muertes confirmadas

Las investigaciones retrospectivas apuntan a un posible inicio del brote en mayo de 2018, casi al mismo tiempo que el brote en la provincia de Ecuador a principios de año. No hay conexión o enlace entre los dos brotes. La demora en la alerta y la respuesta subsiguiente puede atribuirse a varios factores, entre ellos, a una falla en el sistema de vigilancia debido al contexto de seguridad (existen limitaciones para los movimientos y el acceso es difícil) y una huelga de los trabajadores sanitarios del Ministerio de Salud congoleño en el área que comenzó en mayo, debido a la falta de pago de los salarios.
 
Una persona falleció en su casa después de presentar síntomas de fiebre hemorrágica. Los familiares de esa persona desarrollaron los mismos síntomas y también murieron. Una investigación conjunta en el sitio del Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS) encontró seis casos sospechosos más, de los cuales cuatro dieron positivo. Este resultado llevó a la declaración del brote.
 
El laboratorio nacional (INRB) confirmó el 7 de agosto que el brote actual es del virus Zaire Ébola, la cepa más mortal y la misma que afectó a África occidental durante el brote de 2014-2016. El Ébola Zaire también fue el virus encontrado en el brote en la provincia de Ecuador, en el oeste de la República Democrática del Congo, a principios de 2018, aunque se trataba de una cepa diferente a la que presenta el brote actual.
 

LÍNEA DEL TIEMPO

  • 01/08: El Ministerio de Salud declara un brote de Ébola en Mangina, en Kivú Norte, cerca de la frontera con Ituri.
  • 06/08: Se instala una unidad de aislamiento de MSF en el centro médico de referencia en Mangina
  • 07/08: Los resultados de unos análisis genéticos hechos por el laboratorio nacional confirman que el virus que circula es de la especie Zaire, pero de una cepa diferente a la reportada en el brote de la provincia de Ecuador a principios del año.
  • 08/08: Comienza la vacunación de los trabajadores sanitarios de primera línea, bajo la supervisión de la OMS (no la realiza MSF).
  • 14/08: Se abre el centro de tratamiento de MSF con capacidad de 30 camas en Mangina. Su capacidad se aumenta inmediatamente a 68 camas. 
  • 14/08: Se realiza una descontaminación del centro de salud local en Mangina y otros centros con casos confirmados.
  • 24/08: MSF comienza a ofrecer medicamentos terapéuticos a los pacientes elegibles en el Centro de Tratamiento de Ébola en Mangina.
  • 28/08: MSF abre un centro de tránsito en Makeke. Cierra el 19/9, y la organización IMC abre un CTE en el lugar.
  • 08/09: MSF abre un centro de aislamiento en Butembo.
  • 09/09: MSF investiga casos en Louto (a una hora de Lubero).
  • 20/09: MSF abre un CTE de 28 camas (12 de aislamiento, 16 de hospitalización) en Butembo en colaboración con el Ministerio de Salud.
  • 22/09: Un ataque atribuido a ADF deja al menos 19 muertos (14 de ellos civiles) en Beni. La semana siguiente, se declara a Beni como ‘ville morte’ y la respuesta ante el Ébola se detiene parcialmente.
  • 24/09: MSF abre una unidad de aislamiento en Tchomia, en el Lago Alberto en la provincia de Ituri, tras la noticia de 2 casos confirmados. MSF abre un CTE aquí el 12/10.
  • 17/10: La OMS declara que el brote no es una emergencia de salud pública de importancia internacional.
  • 17/10: MSF comienza a vacunar a los trabajadores de la primera línea en la ciudad de Beni.
  • 20/10: Un ataque atribuido a ADF (Fuerzas Aliadas Democráticas, por sus siglas en inglés) en el área Rwenzori de Beni deja al menos 12 muertos. Se reportan 10 personas secuestradas. Al día siguiente, Beni es declarado de nuevo como “ville morte” y se suceden manifestaciones en la ciudad.  El 22/10 se reanudan las actividades normalmente.
  • 05/11: El CTE de Tchomia se entrega al Ministerio de Salud. El brote llega a los 300 casos.
  • 07/11: MSF abre un centro de aislamiento en el terreno del Hospital General de Bunia, Ituri.
  • 09/11: El brote llega al caso 319 y se convierte en el más grande en la historia del país.
  • 15/11: MSF abre un centro de tránsito para casos sospechosos en Beni, epicentro actual del brote.
  • 07/12: IMC se hace cargo del CTE de MSF en Mangina.
  • 27/12: Tras el anuncio del aplazamiento de las elecciones en Beni y Butembo debido a la epidemia de Ébola, las protestas políticas obligan a suspender temporalmente las actividades de Ébola en la ciudad, incluido el centro de tránsito de Beni.
  • 31/12: Se reanudan las actividades en el centro de tránsito de Beni.
  • 04/01: MSF abre un nuevo CTE en Katwa, cerca de Butembo, y uno de tránsito en Bwana Sura, en la provincia de Ituri.
  • 15/01: 3 nuevos casos se encuentran en Kayna, a 4 horas en auto de Lubero: MSF envia a su equipo de respuesta rápida y comienza las preparaciones para instalar una pequeña unidad de tratamiento.

EL BROTE

 

El área y la propagación geográfica de la epidemia

 
Ubicada en el noreste de la República Democrática del Congo, la provincia de Kivú Norte es un área densamente poblada, con aproximadamente 7 millones de habitantes, de los cuales más de 1 millón se encuentran en Goma y unos 800,000 en Butembo. A pesar de la topografía y el mal estado de las carreteras en la región, hay mucha movilidad entre las poblaciones. Kivú Norte comparte una frontera con Uganda al este (Beni y Butembo están aproximadamente a 100 km de la frontera). En esta área hay mucho comercio, pero también tráfico, incluyendo cruces "irregulares" de personas. Algunas comunidades viven en ambos lados de la frontera, así que es bastante común que las personas la crucen para visitar a familiares o intercambiar productos en los mercados del otro lado.
 
 
La provincia también es conocida por ser un área que ha estado en conflicto por más de 25 años, se estima que más de cien grupos armados están activos en la región. Las actividades delictivas, como los secuestros, son relativamente comunes y las escaramuzas entre grupos armados ocurren regularmente en toda el área. La violencia generalizada ha provocado el desplazamiento de la población y ha dificultado el acceso a algunas zonas de la región. Si bien la mayoría de las áreas urbanas están relativamente menos expuestas al conflicto, han habido ataques y explosiones en Beni, un centro administrativo de la región, situación que a veces impone limitaciones a la capacidad de MSF para realizar sus operaciones.
 
Kivú Norte también es una región muy rica con muchos recursos naturales (un tercio de su territorio está dedicado a la explotación minera), lo que también constituye un desafío político, pues la provincia tiene la reputación de ser un área de oposición. Las últimas elecciones fueron un gran problema entre la población, que representa el 10% del electorado.
 

Antecedentes de la epidemia

 
El epicentro del brote fue declarado por primera vez en Mangina, un pequeño pueblo de 40,000 habitantes, y se desplazó progresivamente hacia el sur: primero hacia la ciudad más grande, Beni, de aproximadamente 400,000 personas y centro administrativo de la región. Como los movimientos de población son muy comunes, la epidemia continuó hacia el sur hasta llegar a ciudad de Butembo, un centro para el comercio. Katwa se convirtió en una nueva zona con riesgos de contagio a finales de 2018, y recientemente se han encontrado casos más al sur, en el área de Kanya. Paralelamente, también aparecieron casos esporádicos en la provincia vecina de Ituri, al norte, y en la zona de salud de Komanda.
 
En general, la propagación geográfica de la epidemia parece ser impredecible, pues hay pequeños núcleos difusos que pueden presentarse en cualquier lugar de la región. Este patrón hace que terminar el brote sea aún más desafiante. Dada la aparición de nuevos casos confirmados cada vez más hacia el sur, el riesgo de que la epidemia alcance Goma, la capital de la provincia, es otro motivo de preocupación.
 

Situación actual 

 
Hasta ahora, 18 zonas sanitarias en las provincias de Kivu Norte e Ituri han reportado o confirmado casos probables de Ébola. Estas son: 
 

PROVINICA DE ITURI

  • Mandima
  • Komanda
  • Nyakunde
  • Tchomia

PROVINICA DE KIVÚ NORTE 

  • Beni
  • Biena
  • Butembo
  • Kalunguta
  • Katwa
  • Kayina
  • Kyondo
  • Mabalako
  • Mangurujipa
  • Masareka
  • Musienene
  • Mutwanga
  • Oicha
  • Vuhovi

Presencia existente de MSF en el área

 
MSF ha tenido proyectos en KivÚ Norte desde 2006. Hoy tenemos proyectos regulares a lo largo del eje Beni-Goma:
 
Hospital de Lubero: Atención pediátrica / nutrición y tratamiento de casos de violencia sexual y de género.
 
Bambu-Kiribizi: Dos equipos brindan apoyo a las salas de emergencias locales y los departamentos de internación pediátrica y de desnutrición, además de atención y tratamiento de casos de violencia sexual y de género.
 
Hospital de Rutshuru: MSF se retiró del hospital a fines de 2017. Sin embargo, en vista de las condiciones volátiles en la región, hemos regresado para apoyar los programas de sala de emergencias, cirugía de emergencia y nutrición pediátrica.
 
Goma: Proyecto de HIV en apoyo a cuatro centros médicos (incluyendo acceso a tratamiento antirretroviral).
 
En los casi seis meses posteriores al inicio de la epidemia, el epicentro ha cambiado varias veces, inicialmente desde la ciudad de Mangina a la ciudad de Beni, donde el número de casos confirmados ha disminuido recientemente. Ahora, las nuevas zonas de riesgo de contagio y el número de nuevos casos confirmados están aumentando alrededor de Butembo, en la comuna de Katwa y en áreas rurales como Kalenguta o Kyondo. 
 
El hecho de que algunos de los nuevos casos no estén vinculados a ninguna de las cadenas de transmisión previamente conocidas es preocupante, pues dificulta el rastreo de los contactos y el control de la evolución del brote. Katwa, en Kivú Norte, actualmente es la principal zona de riesgo de contagio. Dos tercios de los nuevos casos (68 de 104) que se han registrado durante las últimas 3 semanas provienen de allí.
 
 

El impacto de las elecciones en el tratamiento del Ébola

El 20 de diciembre de 2018, las esperadas elecciones presidenciales programadas originalmente para el 22 de diciembre, se aplazaron hasta el día 30. Esta decisión causó tensiones en todo el país, especialmente en áreas como Beni y Butembo, que son fuertes bastiones de la oposición. El 26 de diciembre, la comisión electoral nacional (CENI) anunció que las elecciones se pospondrían aún más en tres áreas, incluidas Beni y Butembo, debido al brote de Ébola y los riesgos de ataques. 
 
Este anuncio dio lugar a violentas protestas, especialmente en Beni, donde un centro de tránsito de MSF para el tratamiento y detección de casos sospechosos de Ébola fue vandalizado y saqueado el 27 de diciembre. El incidente llevó a la evacuación temporal del equipo. De los 28 pacientes que se encontraban en el centro de tránsito en el momento de las manifestaciones, 9 abandonaron el centro, por su propia voluntad, durante los disturbios, 18 fueron remitidos al Centro de Tratamiento de Ébola de la organización Alima y una persona fue dada de alta. Sin pacientes, las actividades en el centro de tránsito de Beni permanecieron en pausa hasta el 30 de diciembre. Después de re-evaluar la situación, el centro se abrió de nuevo el 1 de enero y ahora está en pleno funcionamiento.
 
Durante los mismos incidentes a fines de diciembre, varios centros de salud en Beni y sus alrededores sufrieron daños durante las protestas. Algunos de los centros médicos afectados por los disturbios habían recibido el apoyo de nuestros equipos de IPC (Prevención y Control de Infecciones, por sus siglas en inglés) para poder evaluar y derivar adecuadamente a los pacientes que mostraban síntomas compatibles con el Ébola. El impacto de estos ataques disminuyó el acceso de la población a la atención médica y el número de instalaciones equipadas para detectar y derivar a los casos sospechosos de Ébola. Debido al pico de inestabilidad, MSF también tuvo que limitar todas las actividades fuera del centro de tránsito en Beni y los centros de tratamiento en Butembo y Katwa.
 
Con el cierre temporal del centro de tránsito y la suspensión de actividades externas, enfrentamos el desafío adicional de un retraso acumulado en la detección y el tratamiento de posibles casos confirmados, así como en la identificación de sus contactos. Además, los pacientes podrían haberse contaminado dentro de las estructuras médicas, acelerando la propagación de la enfermedad. Se sabe que las personas enfermas visitan más de un centro médico antes de ser identificadas como casos sospechosos de Ébola y ser derivadas a un Centro de Tratamiento. Esta labor también se complica debido a la relativa falta de acceso a partes de la región debido a la inseguridad actual.
 
Desde el comienzo del brote, se identificaron casi 6,000 contactos, y más de 5,100 han sido seguidos por el Ministerio de Salud congoleño. Cerca de 17,850 contactos nuevos han sido vacunados. La búsqueda y el seguimiento de los contactos los realiza el Ministerio de Salud con un equipo de epidemiólogos.
 
 

La respuesta al brote actual

 

El Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo está liderando la respuesta al brote con ayuda de la Organización Mundial de la Salud. Los equipos del ministerio de salud enviados a coordinar la respuesta en Beni fueron enviados desde Kinsasha (la capital) y son los mismos que coordinaron la respuesta en la provincia de Ecuador.

La respuesta de MSF

 

 

CTE Butembo

CTE Katwa

TC Beni

TC Bwana Sura

CTE Mangina

Total

Admitidos

1,400

206

1,370

62

316

3,292

Confirmados

187

18

41*

1

75

321

Curados

90

3

N/A

N/A

35

128

Fallecidos

109

10

15

1

43

148

Derivados

N/A

N/A

108*

1

N/A

109

 

*Pacientes confirmados son derivados para tratamiento en el CTE de Alima inmediatamente después de recibir un resultado positivo.

Las cifras totales incluyen datos de Beni, Butembo, Katwa, Komanda, Mangina desde que comenzó el brote.

Número total de personas que recibió MSF: 3,292

Pacientes con casos confirmados de Ébola atendidos por MSF: 321

 

A petición del Ministerio de Salud, formamos parte del grupo de trabajo nacional que coordina la intervención en varios pilares de la respuesta:
 
  • Atención de los pacientes afectados por el virus (en los CTE en Butembo y Katwa), tratamiento y análisis de los casos sospechosos (en los Centros de Tránsito en Beni, Bunia, Bwana Sura y Kayna);
  • Labores de comunicación y promoción de la salud en las comunidades;
  • Vacunación de los trabajadores sanitarios de primera línea en Ituri, Katwa/Butembo, Beni, Lubero;
  • Prevención y control de infecciones: protección de las estructuras médicas locales (y a sus trabajadores) al ayudar con la detección de pacientes en el ingreso, desinfección de pies y manos, capacidad de aislamiento a corto plazo de pacientes sospechosos y desinfección de las instalaciones por donde los pacientes con casos confirmados de Ébola han transitado;
  • Capacitación del personal;
  • Apoyo en la capacitación del personal;
En total, más de 200 integrantes del personal de MSF están trabajando actualmente en los proyectos de Ébola en Kivú Norte e Ituri. Esto excluye al personal del Ministerio de Salud que trabaja en las estructuras de MSF, para mantener una distinción clara entre las comunicaciones públicas de MSF y el Ministerio de Salud.
 

Aislamiento, tránsito y centros de tratamiento

 
Beni – A principios de agosto de 2018, MSF construyó un centro de aislamiento en Beni y manejado por el Ministerio de Salud, quienes lo asignaron a otra ONG, Alima – la cual lo convirtió en un centro de tratamiento. El 14 de noviembre abrimos un Centro de Tránsito (CT) para casos sospechosos en Beni, actualmente con una capacidad de 60 camas. El Centro de Tránsito está localizado aproximadamente a 200 metros del centro de tratamiento de Ébola (CTE) gestionado por Alima. Los casos confirmados son trasladados en la ambulancia del CT al centro de tratamiento de Ébola; aquellos que resultan negativos son transferidos a otras estructuras de salud en el área, para facilitarles el acceso a la atención por otros problemas de salud. MSF tiene un acuerdo financiero con la instalación de salud de Nyakounde para el seguimiento de algunos casos médicos.
 
 
Butembo y Katwa - un centro de tratamiento de Ébola construido y administrado por MSF está funcionando en Butembo, una ciudad que alberga un estimado de 800,000 personas, que en noviembre se convirtió en una zona de riesgo de contagio para el brote. Butembo informó haber visto casos que llegaron de Beni y otras áreas aledañas. Otro CTE fue abierto en la parte oriental de la ciudad de Butembo, quedando bajo la administración de la zona sanitaria de Katwa. El CTE fue inaugurado el 3 de enero d 2019 y el primer paciente fue admitido al siguiente día. Para finales del mes, la capacidad total será mayor a 80 camas. Los centros de tratamiento de Ébola de MSF en Butembo y Katwa actualmente están funcionando con 96 y 52 camas, respectivamente. 
 
Bunia – Durante la primera semana de noviembre, abrimos un nuevo centro de aislamiento en las instalaciones del hospital general en Bunia, Ituri. Actualmente el centro está funcionando con capacidad de hospitalización de 8 camas, así como un punto de detección en la entrada (con más de 2,000 personas examinadas cada día), y una pequeña unidad de aislamiento para casos sospechosos.
 
Bwana-Sura (Komanda) - el 4 de enero de 2019, un Centro de Tránsito con 20 camas fue abierto en Bwana-Sura, provincia de Ituri, continuando alertas de nuevos casos confirmados en el área.
 
Kayna – el 22 de enero de 2019 MSF abrió un centro de aislamiento con 10 camas, que próximamente será reemplazado por un centro de tratamiento de Ébola. 
 
Otros sitios – Un CTE fue abierto el 12 de octubre debido a la aparición de casos confirmados en Tchomia, provincia de Ituri, en el Lago Alberto (en la frontera con Uganda). Este centro de tratamiento fue entregado al Ministerio de Salud el 5 de noviembre, después de un largo periodo sin nuevos casos reportados. MSF asistió al personal del Ministerio de Salud que trabaja en el centro con capacitaciones, apoyo logístico y experiencia técnica.
 
MSF también gestionó por unas cuantas semanas un Centro de Tránsito con 7 camas en Makeke (en Kivú Norte, frontera con Ituri), donde los pacientes sospechosos podían ser aislados y examinados del virus, y transferidos al CTE en Mangina o Beni. Actualmente el centro ha cerrado por que el Ministerio de Salud y el Cuerpo Médico Internacional abrió un CTE en Makeke. 
 
MSF ya no está trabajando en Tchomia y Makeke. MSF primero ayudó a implementar una unidad de aislamiento para casos sospechosos y confirmados que el personal local podía manejar en el centro de salud de Magina, el primer epicentro del brote, donde los pacientes eran aislados y atendidos mientras el centro de tratamiento comenzaba a construirse, el CTE abrió el 14 de agosto. El centro tenía una capacidad inicial de 68 camas. Desde entonces se ha reducido a 24 camas y el 7 de diciembre fue entregado al IMC, a medida que el volumen de actividad en Mangina disminuyó y el foco del brote se desplazó a otras áreas. Actualmente no hay actividad de MSF en Mangina.
 
 

Medicamentos experimentales

 
En nuestros CTE, nuestros equipos han ido aumentando progresivamente el nivel de atención de soporte (hidratación oral e intravenosa, tratamiento para la malaria y otras co-infecciones, así como el tratamiento de los síntomas del Ébola), y también han podido ofrecer nuevos tratamientos terapéuticos potenciales a los pacientes con infecciones confirmadas de Ébola bajo el protocolo MEURI.
 
Un equipo de médicos realiza la elección de manera ad hoc entre cinco medicamentos potenciales (Remdesivir, REGN3470-3471-3479, ZMapp, mAb114 y Favipiravir). Los tratamientos se administran solo con el consentimiento informado del paciente (o un miembro de la familia si son demasiado jóvenes o están demasiado enfermos para consentir) y se proporcionan además de la atención de soporte.
 
Estos cinco medicamentos aún no han pasado todos los pasos de las pruebas clínicas y no podemos medir su eficacia; sin embargo, su uso ha sido aprobado por los comités de ética del Ministerio de Salud y MSF, porque se cree que pueden mejorar las posibilidades de sobrevivir de un paciente. Si bien se debe tener precaución, estos tratamientos son un recurso adicional en la respuesta. Debido a su estado no probado, su uso está sujeto a un protocolo estricto que pone especial énfasis en el consentimiento informado del paciente.
 
El 21 de noviembre, el Ministerio de Salud anunció el inicio oficial del ensayo clínico aleatorio de ZMapp, Mab114 y Remdesivir. Sin un acuerdo general entre los socios, el protocolo anterior necesitaba algunas mejoras significativas. Algunos de los principales problemas que se abordaron fueron la inclusión de REGN-EB3 en el ensayo y una adaptación del modelo de análisis, pues se considera que el actual probablemente no producirá resultados útiles. El protocolo fue modificado para reflejar estas preocupaciones y la nueva versión fue aprobada el 24 de diciembre. Implementaremos el protocolo en los CTE de Butembo y Katwa. Hasta ahora, el ensayo clínico aleatorio se está realizando solo en el CTE gestionado por ALIMA en Beni.
 
Estamos capacitando a nuestro personal para que pueda ejecutar la prueba en nuestros CTE. Debería comenzar el 30 de enero en Butembo y a principios de febrero en Katwa.
 
 
 

Prevención y control de infecciones

 
Además de la atención a los pacientes en el CTE, participamos activamente en varios pilares de la respuesta ante el Ébola. Uno es asegurarse de que el sistema sanitario siga siendo funcional para los pacientes sin Ébola y que estos no se infecten en las estructuras de salud, para evitar a la propagación de la enfermedad.
 
Los centros de salud que han visto casos positivos de Ébola son visitados por nuestros equipos y descontaminados. Apoyamos algunas de estas estructuras para implementar medidas de prevención y control de infecciones, como capacitar al personal sobre la clasificación adecuada de los casos sospechosos de Ébola, establecer áreas de aislamiento en caso de necesidad y proporcionar material para todas estas actividades.
 
En MSF hemos utilizado la prevención y el control de infecciones en las regiones sanitarias de Beni, Butembo, Katwa, Komanda y Bunia en diferentes momentos, considerando cuándo y dónde se han identificado los casos positivos. Por ejemplo, en Beni, apoyamos a 20 centros de salud con diferentes volúmenes de actividad o cantidad de camas. La mayoría de los centros fueron dañados durante las protestas. Sin actividades durante dos semanas debido a los disturbios, el equipo está haciendo una evaluación de la situación e investigando en nuevas regiones sanitarias.
 

Equipo de respuesta rápida

 
Uno de los componentes críticos de la respuesta ante el Ébola es la capacidad de reaccionar rápidamente a las nuevas alertas, poder investigarlas y decidir sobre la creación de nuevas estructuras para la respuesta. Para lograr esto, creamos un Equipo de Respuesta Rápida (RRT, por sus siglas en inglés) compuesto por personal experimentado en Ébola de otros proyectos de MSF: un médico, una enfermera, un experto en agua y saneamiento (watsan) y un especialista en trabajo comunitario.
 
El RTT investigó alertas en Luotu, un pueblo fuera de Lubero, en respuesta a la información sobre un caso positivo. El equipo no solo participó en la investigación del caso, sino también en la construcción de una pequeña unidad de aislamiento para los casos sospechosos. Como no se encontraron casos confirmados, retiramos a nuestro personal de este centro el 27 de septiembre, dejando la estructura al Ministerio de Salud. El mismo equipo fue enviado a Tchomia cuando apareció el primer caso confirmado en octubre de 2018.
 
En diciembre, un segundo equipo compuesto por un líder de equipo, un especialista en antropología comunitaria, un epidemiólogo y un experto en watsan comenzó a operar en áreas rurales remotas con actividades como el pre-triaje, descontaminación, IPC y sensibilización comunitaria en un esfuerzo por referir tantos casos como fuera posible a los centros de tratamiento y limitar así la transmisión. El equipo se puso en espera tras el aumento de las tensiones a finales de diciembre.
 
El RRT se envió hace poco a la zona sanitaria de Kayna, más al sur, un área ubicada a un día de Goma en automóvil. El equipo generalmente tiene su sede en Katwa, que está cerca de las regiones sanitarias que rodean a la ciudad de Butembo, con una transmisión activa de Ébola.
 

Vacunación 

 
Hemos estado involucrados en la vacunación de los trabajadores sanitarios de primera línea, los más expuestos al virus. En total, hasta ahora hemos vacunado a más de 4,800 trabajadores, particularmente en las áreas a lo largo de la frontera de Ituri-Kivú Norte y en Butembo. Ahora comenzaremos la vacunación en Bunia.
 

Vigilancia

 
La estrategia de vigilancia está liderada por el Ministerio de Salud y la OMS. Los epidemiólogos de MSF en Beni, Butembo, Katwa y Komanda apoyan las actividades de vigilancia.
 

Promoción de la salud

 
Nuestros equipos de promoción de la salud en Beni, Butembo y Katwa trabajan en apoyo de los equipos de IPC y los equipos de vacunación, pues estas actividades requieren una comunicación intensiva con la comunidad. Los equipos de promoción de la salud también están en contacto con líderes locales de varias regiones sanitarias para intercambiar información sobre el Ébola y la comunidad. En MSF también realizamos actividades en Bunia (Ituri) y en apoyo a las campañas de vacunación dirigidas por el Ministerio de Salud.
 

Preparación para emergencias

 
Nuestros proyectos regulares en las provincias de Kivú Norte e Ituri han recibido suministros, entre los que se incluyen Equipos de Protección Personal (EPP), y se han puesto en marcha protocolos adecuados de higiene y control de infecciones para proteger al personal y a los pacientes del riesgo de contaminación, en caso de que la epidemia alcance estos lugares.
 
Seguimos preparados para apoyar a las autoridades de estos y otros países vecinos en la implementación de su respuesta al brote de Ébola en la República Democrática del Congo.