27.06.2018

Desde que se declaró la epidemia de Ébola en la República Democrática del Congo el 8 de mayo de 2018, más de 60 personas han presentado síntomas de fiebre hemorrágica, incluidos 38 casos confirmados y 28 muertes (14 de ellas a causa del Ébola) por las autoridades sanitarias nacionales en la región de Ecuador, en el oeste del país, donde comenzó el brote. Veinticuatro pacientes (casos confirmados de Ébola) se han recuperado de la enfermedad y han sido dados de alta de los centros de tratamiento.

SITUACIÓN ACTUAL

 

Hasta el momento el brote ha afectado las zonas sanitarias de Bikoro (los pueblos Bikoro e Ikoko) e Iboko (pueblos de Itipo e Iboko), con cuatro casos de Ébola confirmados por laboratorio detectados en la ciudad de Mbandaka, la principal ciudad de la región. También se han registrado dos casos sospechosos en la zona sanitaria de Ingende. Desde hace más de una semana no habido pacientes con Ébola bajo tratamiento en la República Democrática del Congo, pero cientos de contactos siguen bajo vigilancia y aún hay áreas de incertidumbre en algunos pueblos.

 

Este es el noveno brote de Ébola en la República Democrática del Congo en los últimos 40 años. Hasta el momento la mayoría de los brotes anteriores se han producido en áreas relativamente remotas y aisladas, con poca propagación de la enfermedad. Los últimos brotes de Ébola en la República Democrática del Congo se produjeron en el distrito de Likati en mayo de 2017, con ocho personas infectadas (cuatro de ellas fallecieron), y en Boende (región de Thsuapa) en 2014, con 66 personas infectadas (49 de ellas murieron).

 

A diferencia de brotes anteriores de Ébola en la República Democrática del Congo, donde la mayoría de los casos se habían concentrado en aldeas remotas, esta vez los pacientes también han sido diagnosticados en Mbandaka, una ciudad portuaria del río Congo con más de un millón de habitantes. Aunque el fácil acceso al transporte en la zona aumenta el riesgo de propagación del virus, se está reforzando la vigilancia. Es importante destacar que la epidemia no se ha extendido ampliamente dentro de la ciudad.

 

Durante las últimas semanas, MSF ha estado trabajando estrechamente con el Ministerio de Salud congoleño y con otras organizaciones sobre el terreno para coordinar la respuesta, que está basada en los “seis pilares” de la respuesta al Ébola:

 

  • Cuidado y aislamiento de pacientes diagnosticados;
  • Actividades de alcance comunitario para encontrar pacientes;
  • Rastreo y seguimiento con contactos de pacientes;
  • Actividades de promoción de la salud para informar a las personas sobre los riesgos y cómo evitar la enfermedad;
  • Apoyo a la atención médica primaria;
  • Sepulturas seguras para evitar infecciones

 

Si se sigue bien esta respuesta, a menudo se puede contener una epidemia de Ébola en un período relativamente corto de tiempo.

 

Para realizar todas estas actividades es vital construir una buena relación con las comunidades locales. Los equipos médicos y de promoción de la salud están trabajando arduamente para explicar a la población cuáles son los síntomas del Ébola, cómo evitar la contaminación, la importancia de llegar a las instalaciones sanitarias lo más rápido posible si padecen síntomas y la importancia de las medidas de aislamiento para contener la enfermedad. Mientras los pacientes sean admitidos a las instalaciones médicas y reciban atención de forma oportuna, protegerán a sus familias y las posibilidades de limitar la propagación de la epidemia serán mayores.

 

Casi un mes después de que se declaró oficialmente el brote, el contexto epidemiológico está comenzando a aclararse, pero aún hay áreas de incertidumbre. Este no es momento de ser autocomplacientes, los seis pilares de la respuesta al Ébola deben implementarse y mantenerse meticulosamente, con un enfoque particular en las actividades de alcance comunitario y la vigilancia para poner fin a este brote.

 

Personal en el terreno (cifra al 19 de junio de 2018)

Actualmente hay 470 personas trabajando en el terreno junto a MSF en su respuesta ante el Ébola en República Democrática del Congo, la gran mayoría de ellos son congoleños de la región afectada.

 

Materiales de suministros (al 5 de junio de 2018)

  • Kits médicos
  • Kits de protección y desinfección
  • Artículos de aislamiento como guantes, botas, equipo de protección personal, etcétera.
  • Kits de higiene y logística
  • Láminas de plástico, bidones, kits de distribución de agua, kits de tratamiento de agua, etcétera.
  • Medicamentos
  • Transporte
  • Autos y motos
  • Tiendas de campaña y material de construcción para crear Centros de Tratamiento de Ébola

 

Como parte de la preparación para emergencias que MSF tiene en la República Democrática del Congo, algunos suministros ya estaban disponibles en Kinshasa. Estos se enviaron a zonas acceso tan pronto como comenzó el brote.

 

En Kinshasa se han recibido casi 100 toneladas de suministros (enviados desde los centros de suministros de MSF en Europa), y se esperan 15 adicionales para el final de la semana. Ya se han enviado a Mbandaka y Bikoro un total de 63 toneladas de suministros (suministros médicos y logísticos, incluidos seis vehículos y 10 motocicletas), y se enviarán más en los próximos días.

 

 

 

Actividades

La respuesta de MSF ante el Ébola en la República Democrática del Congo comenzó el 5 de mayo, tras una alerta epidemiológica en la región de Ecuador. Un pequeño equipo de la célula de emergencia de MSF en Congo (PUC) evaluó la situación, en colaboración con equipos del Ministerio de Salud y la OMS. Cuando se declaró oficialmente la epidemia de Ébola el 8 de mayo, los expertos de las células de emergencia de MSF llegaron al terreno para desplegar una respuesta rápida en los focos de infección del Ébola. Entre el personal de MSF sobre el terreno se encuentran algunos de nuestros trabajadores con más experiencia en Ébola, incluyendo a personal médico, expertos en control de infecciones y especialistas en logística.

 

MBANDAKA

Un centro de tratamiento de Ébola de MSF, con capacidad de 12 camas, ha estado en funcionamiento en Mbandaka desde el 28 de mayo. Además del tratamiento y aislamiento de los casos sospechosos y confirmados de Ébola, la respuesta de MSF se centra en la vigilancia, la investigación de nuevos casos y sus contactos, el control y la prevención de infecciones, la promoción de la salud, en garantizar que los entierros sean seguros y en las actividades de capacitación con el personal del Ministerio de Salud. Los planes para el traspaso de estas actividades están en marcha y se compartirán en las próximas semanas.

 

BIKORO

En Bikoro, MSF estableció un centro de tratamiento de Ébola con capacidad de 20 camas en colaboración con el Ministerio de Salud, y continúa reforzando las actividades de alcance comunitario, incluyendo la investigación, el seguimiento y la vigilancia de casos. También hay dos equipos que responden a alertas sobre casos sospechosos y probables en los pueblos vecinos. Estas actividades serán entregadas progresivamente al Ministerio de Salud y a otros actores durante las próximas semanas.

Recientemente MSF ayudó a establecer una clínica de atención a sobrevivientes para atender las complicaciones y los problemas de salud mental causados por el Ébola entre las personas que se recuperaron de la enfermedad. La clínica estará a cargo de un médico del Ministerio de Salud.

 

KINKOLE – KINSHASA

 

Se terminó la construcción de un centro de tratamiento de Ébola con 10 camas (extensible a 40) en Kinkole (ubicado en los suburbios de Kinshasa). El personal de MSF ha impartido talleres de formación (sobre medidas de protección, procedimientos de tratamiento y transporte de pacientes) al personal del Ministerio de Salud y de las Autoridades Regionales de salud (DPS por sus siglas en francés), que de ser necesario, gestionarán la estructura.

 

ITIPO

ALIMA ha terminado de construir su centro de tratamiento de Ébola en Itipo, por lo que MSF cerrará su centro de tratamiento con capacidad de 14 camas el 20 de junio. Todos los futuros casos sospechosos y confirmados en Itipo serán atendidos por ALIMA, y no serán derivados a MSF en Bikoro. Parte del equipo de MSF en Itipo terminará su misión, mientras que otros serán reubicados para apoyar a los equipos de MSF en Iboko.

MSF también está trabajando para establecer una clínica para sobrevivientes en Itipo (el epicentro del brote y hogar de la mayoría de los sobrevivientes) en colaboración con el Ministerio de Salud y ALIMA.

 

IBOKO

MSF continúa operando un centro de tratamiento de Ébola de 13 camas en el Hospital de Referencia General de Iboko, en colaboración con el Ministerio de Salud. Además, los equipos de MSF también han ayudando en otras áreas respuesta contra el Ébola, incluidos servicios de ambulancia, rastreo de contactos, búsqueda activa de casos, apoyo a la estructura sanitaria, promoción de la salud, sepulturas seguras y la desinfección de centros de salud y casas. MSF también está apoyando al departamento de pediatría del Hospital de Referencia General de Iboko – donde ofrece servicios de salud que no forman parte de su respuesta al Ébola – y trabaja junto al personal del Ministerio de Salud para mejorar la prevención y el control de las infecciones en el hospital.

 

 

 

Vacunación

MSF y su unidad de investigación epidemiológica, Epicentre, están trabajando con las autoridades sanitarias locales y con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el uso de la vacuna contra el Ébola, llamada rVSVDG-ZEBOV-GP, que se está utilizando como parte de la estrategia general para controlar el brote.

 

Las actividades de vacunación de MSF comenzaron el 28 de mayo y se centraron en pueblos y ciudades de las zonas sanitarias de Bikoro e Iboko, incluyendo a Itipo, el área más afectada por el brote. La vacunación se ha administrado de acuerdo con un enfoque de anillo (es decir, ubicando a los contactos de los contactos personas con casos confirmados de Ébola), así como los trabajadores de primera línea como trabajadores sanitarios e higienistas que laboran en centros de tratamiento de Ébola; líderes religiosos, curanderos tradicionales y conductores de moto taxis.

 

Hasta el 17 de junio, 1,436 personas habían sido vacunadas por MSF. Si no hay casos nuevos, las actividades de vacunación terminarán pronto y los equipos se centrarán exclusivamente en el seguimiento de casos.

 

La vacunación es voluntaria y gratuita. Esta vacuna aún no cuenta con licencia y, por lo tanto, se implementa a través de un protocolo de estudio que ha sido aceptado por las autoridades nacionales y la junta de revisión ética en Kinshasa, así como por la junta de revisión ética de MSF.

 

Últimas cifras (fuente: Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo) - fecha de información: 19 de junio de 2018

 

Brotes anteriores en la República Democrática del Congo: Yambuku (1976) 318 casos - 280 muertes; Tandala (1977) 1 caso -1 muerte; Kikiwit (1995) 315 casos - 250 muertes; Mweca (2007) 264 casos - 187 muertes; 2008-2009 - 32 casos - 15 muertes; Isiro (2012) 36 casos - 13 muertes; Djera-Boende (2014) 66 casos - 49 muertes; Likati (2017) 8 casos - 4 muertes (fuente: Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo)