04.11.2016
En octubre de 2016 el Dr. Zanidin Amin envió a sus siete hijos y al resto de su familia de regreso a Marjah, su ciudad natal, un distrito a las afueras de Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand en el sur de Afganistán.
 
Su hogar fue golpeado por las balas durante los fuertes enfrentamientos entre las fuerzas del gobierno afgano y los grupos de oposición armados. El Dr. Amin trabaja en el departamento de pediatría de 300 camas del Hospital de Boost en Lashkar Gah, en donde Médicos Sin Fronteras (MSF) ha estado apoyando al Ministerio de Salud Pública de Afganistán desde 2009.
 
A principios de octubre, los enfrentamientos en el área de Lashkar Gah se intensificaron y nuestros equipos en el hospital atendieron a 34 pacientes heridos.
 

Escapando del conflicto

 
A pesar de que actuaban en contra de las recomendaciones médicas, las personas huyeron porque tenían miedo. Muchas personas huyeron de la ciudad, incluyendo un gran número de pacientes que dejaron el hospital porque temían quedarse atrapados con el acercamiento de los enfrentamientos a la ciudad. 
 
“Yo estaba en la sala de cuidados intensivos pediátricos y de pronto vi a muchas personas que comenzaban a ise,” recuerda el Dr. Amin. “En un día, pasamos de tener casi 300 pacientes a tener alrededor de 100. Yo diría que al menos la mitad de las personas que dejaron el departamento de pediatría aún necesitaban atención médica crítica, incluyendo a quienes estaban recibiendo oxígeno. Aunque lo hicieron en contra de las recomendaciones médicas, las personas se fueron porque tenían miedo.”
 
 
Las cifras muestran que el número de casos de emergencia diaros disminuyó, en promedio, un 30%. Pasó de 33 casos a principios de octubre a 23 casos tres semanas después.
 
“Estábamos en Lashkar Gah para asistir a la boda del hermano de mi esposo, pero mi bebé enfermó y lo trajimos al hospital,” explicó la madre de Bibi, que tiene sólo unos cuantos meses de edad. “Mi esposo dice que la ciudad podría ser atacada y no es segura, así que nos iremos tan pronto como sea posible.”
 

El hospital de Boost

 
Las personas vienen de toda la provincia de Helmand, afectada por el conflicto, para ser atendidas en el Hospital de Boost. Este lugar es el único hospital público en Lashkar Gah que proporciona servicios médicos especializados de pediatría.
 
“Hay algunas clínicas privadas disponibles en la ciudad, pero son demasiado caras, así que las personas normalmente viene a nuestro hospital porque es gratuito,” explica el Dr. Amin. “Además, durante los fuertes enfrentamientos, muchas clínicas e instalaciones médicas cerraron y su personal se fue,” añadió.
 
 
Aunque la situación en Lashkar Gah está algo más tranquila desde mediados de octubre, los enfrentamienos continúan en varias partes de la provincia de Helmand. Esto provoca que llegar al Hospital de Boost sea difícil para los pacientes.
 
“Muchos pacientes, especialmente los que se encuentran en los distritos más alejados, tienen dificultades para llegar hasta nosotros porque muchas carreteras están cerradas debido a los enfrentamientos. Los viajes que en condiciones normales toman media hora, actualmente son viajes de tres, cuatro e incluso seis horas,” dice el Dr. Amin.
 
“Nos llevó siete horas llegar aquí en auto, tres veces más de lo normal,” afirma la madre de Shakuba, uno de los pequeños pacientes del hospital. “Los enfrentamientos nos obligaron a detenernos varias veces en el camino aunque teníamos prisa de llegar al hospital con nuestro hijo enfermo. No podíamos esperar a los demás pasajeros, así que tuvimos que rentar el auto y eso nos costó alrededor de 10,000 afganis (alrededor de 150 dólares estadounidenses). Tuvimos que pedir presatado ese dinero y ahora nos tomará mucho tiempo pagarlo.”
 
Durante los días con los enfrentamientos más fuertes, el Dr Amin se quedaba día y noche en el hospital. Ahora puede ir a su casa cuando termina su turno de trabajo, pero duerme solo en la casa de Lashkar Gah que solía ser hogar de 30 de sus familiares.
 
“Dejé mi clínica en Marjah hace dos años porque los enfrentamientos estaban aumento ahí, así que me mudé con toda mi familia a Lashkar Gah. Así que esta no es la primera vez que hemos tenido que huir a causa de la guerra. Algunas veces quiero dejar Lashkar Gah e ir con mi familia, pero mi trabajo está aquí y quiero ayudar.”
 

MSF en Afganistán

 
MSF comenzó a trabajar en Afganistán en 1980. En cada uno de los proyectos en el país, el personal nacional e internacional de MSF trabaja para asegurar tratamiento de la mejor calidad. Desde 2009, MSF gestiona varios departamentos en el Hospital de Boost en colaboración con el Ministerio de Salud Pública de Afganistán. En 2015, nuestros equipos realizaron casi 80,000 consultas para pacientes externos, más de 33,000 fueron hospitalizados y se asistieron más de 12,000 partos. MSF también apoya al Ministerio de Salud Pública en el hospital de Ahmad Shah Baba al este de Kabul, al hospital de maternidad Dasht-e-Barchi en el oeste de Kabul.
 
En Khost, al este del país, MSF gestiona un hospital de maternidad. Este año, la organización planea abrir una instalación para diagnosticar y atender la tuberculosis multirresistente a medicamentos en Kandahar. MSF depende sólo de fondos privados para su trabajo en Afganistán y no acepta fondos de ningún gobierno.
 

LEER MÁS

Afganistán: Atención traumatológica vital en Lashkar Gah