Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
07.09.2021

Después de meses de enfrentamientos en las afueras de Herat, en Afganistán, el Emirato Islámico de Afganistán -también conocido como los talibanes- tomó el control de la ciudad el 12 de agosto. Aquí, MSF gestionamos un centro de alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados (IFTC por sus siglas en inglés), una clínica para personas desplazadas y un centro de tratamiento COVID-19.

Un médico afgano de Médicos Sin Fronteras (MSF) que trabaja en Herat describe cómo mantuvimos los servicios en funcionamiento tras el final de los combates y los nuevos desafíos que ellos y otros servicios de salud en el área.

“Cuando los enfrentamientos se acercaron a Herat, hubo mucho miedo, las personas estaban preocupadas. Yo también, sin saber qué pasaría en el futuro. Cuando comenzaron los verdaderos combates dentro de la ciudad, muchas personas se asustaron y se quedaron en casa, pero la situación cambió drásticamente en unas tres horas y el Emirato Islámico de Afganistán tomó el control total de la ciudad.

Durante los combates, muchas  personas heridas fueron trasladadas al Hospital Regional de Herat. Cuando la gente se enteraba de víctimas o bombas, se subían a sus bicicletas e iban al hospital y decían que querían donar sangre. Tantas personas donaron que el hospital anunció que tenían suficientes suministros y llamarían a las personas si necesitaran más. Me parece inspirador que durante los combates haya personas corriendo hacia el hospital para ayudar.

La mañana después de que los talibanes tomaron el control, fui a nuestro ITFC para apoyar al personal. Cuando llegué al hospital, todavía no había muchas personas, no estaban seguras de cuál era la situación en la ciudad o si nuestro centro seguía abierto. En primer lugar, les dimos medicamentos a todos nuestros pacientes y luego nos comunicamos con nuestro personal para informarles que la ciudad estaba abierta y que era seguro para ellos venir a trabajar. Después de un par de horas, reunimos a todo nuestro equipo y seguimos tratando a pacientes.

 

Un promotor de salud de MSF realiza un control de rutina a un paciente con COVID-19.

 

Algunos de mis compañeros y compañeras me dijeron que cuando salían de casa para ir a trabajar por la mañana algunos de sus vecinos estaban preocupados por ellos y les preguntaban “¿qué estás haciendo? Tienes que quedarte en casa". Explicaron que nuestro trabajo es ayudar a las personas, y este es el momento en que necesitan ayuda porque los otros establecimientos de salud están cerrados. Muchos miembros del personal llegaron con esta actitud y fue bueno verlo.

Antes de los combates, ingresamos en el centro a 95 niños y niñas con desnutrición. Solo tenemos 42 camas y, aunque añadimos otras 18 al instalar carpas para que actúen como salas temporales, todavía estábamos muy por encima de nuestra capacidad. Durante los combates, el número disminuyó a alrededor de 60, pero los números aumentan de nuevo, tenemos alrededor de 80 pacientes ingresados ​​y aumentan cada día.

También gesitonamos una clínica cerca de los campos donde se han asentado muchas personas desplazadas, incluso de otras provincias como Badghis y Farah. El primer domingo después de la toma de control, muchos pacientes vinieron a nuestra clínica porque muchas otras organizaciones suspendieron sus operaciones, ya sea por razones de seguridad o porque no pueden pagar los salarios. En MSF hemos encontrado una forma de pagar a todo nuestro personal y eso ha hecho que la población esté más tranquila y llena de esperanza.

Empezamos a trabajar con dos médicos primero, luego con tres y ahora con cuatro. Tenemos un sistema de triaje, por lo que primero veríamos a las personas que necesitaban atención médica con mayor urgencia. Había mucha gente viniendo a la clínica, un día uno de nuestros médicos examinó a más de 150 pacientes.

Es un momento incierto por lo que las personas trabajan muy duro, están cansadas, pero esperamos que se calme. Tienen esperanza, pero poca idea de lo que traerá el futuro.

Ahora, la principal preocupación es que los demás establecimientos de salud, por ejemplo, los que reciben financiación del Banco Mundial, no podrán continuar con su trabajo en Herat, ya que el Banco Mundial ha detenido su financiación. No hay una imagen clara de lo que sucederá. Algunos miembros del personal que trabajan para otras organizaciones no han recibido salarios durante meses, esto ha sucedido antes, pero luego la gente tenía la esperanza de que eventualmente se les pagara. Ahora con tanta incertidumbre me dicen que no tienen esperanzas, muchos están buscando otro trabajo.

 

 

Había un niño con desnutrición en nuestro centro que provenía de una familia extremadamente pobre. Tratamos al niño y le proporcionamos comida a la madre mientras el padre se quedaba afuera. Les preguntamos cómo podían llegar al hospital, ya que el padre nos dijo que antes ni siquiera tenía 10 afganis (0,08 euros). Vendieron sus ovejas y vacas y usaron ese dinero para llegar al hospital. Otros tienen que pedir dinero prestado a sus familiares.

Las personas se alegran mucho cuando podemos curar a sus hijos e hijas. Había un paciente de 2 años y medio que vino a nosotros desde Badghis, a unos 250 kilómetros de distancia. Primero, el bebé fue ingresado en el servicio de dermatología del Hospital Regional de Herat (HRH) por presentar una afección cutánea. Después de seis días, fueron enviados a la ITFC de MSF porque el bebé estaba desnutrido pero la condición de su piel aún era muy mala. Vimos que el niño necesitaría un injerto de piel del servicio de cirugía de HRH, pero primero tratamos la desnutrición.

Todo el tiempo que el bebé estuvo con nosotros, su padre llamaba a la puerta, preguntaba cómo estaba el niño y cómo podía seguir enfermo después de un mes y medio. Hablamos con él y le dijimos que tratamos al paciente. Lo convencimos de que confiara en nuestro trato, procedimientos, el medio ambiente y un estrecho seguimiento del paciente.

Durante dos semanas volvió a cuidar a los hijos que se quedaron en Badghis y su esposa se quedó en el ITFC. Cuando regresó, vio que había una gran mejora para su bebé, habló con su esposa y estaban súper felices. Después de otros 10 días le pudimos dar de alta.

Al menos una vez al mes, el padre nos llama para saludarnos y decirnos que le inspiró el trato que le dimos. Cuando comenzaron los enfrentamientos en Herat, fue él quien nos llamó para preguntarnos si estábamos bien e hizo lo mismo después de que la ciudad fuera tomada.

Tratar a los pacientes es nuestra responsabilidad, así es como lo pienso. En este momento, MSF es la única organización internacional que trabaja en Herat, ya que las demás detuvieron sus actividades. Antes podíamos derivar a las personas a otros proveedores de servicios de salud, pero ahora parece que cuando las personas acuden a nosotros somos su última opción.

Comparado con la situación anterior, hay más responsabilidad, más desafíos. Hay mucho trabajo sobre nuestros hombros".

Notas relacionadas