Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
10.09.2021
Los combates en la ciudad de Kunduz, en el noreste de Afganistán, terminaron el 8 de agosto. Durante los enfrentamientos, transformamos nuestro espacio de oficinas en una unidad de trauma temporal para tratar a las personas heridas. Esa unidad ahora está cerrada y el 16 de agosto todas las y los pacientes fueron trasladados al casi terminado Centro de Trauma de Kunduz que habíamos estado construyendo desde 2018. La comunidad local todavía requiere atención de trauma. Un médico de nuestro equipo de Kunduz describe su experiencia durante los combates y el trabajo que hoy se lleva a cabo.
 
“Estamos ocupados pero tranquilos, estamos contratando personal nuevo y la última parte del final de la construcción del hospital están sucediendo a nuestro alrededor. Pero lo primero es lo primero, comenzando por la noche en que estalló la lucha en la ciudad de Kunduz...
 
Esa primera noche hubo bombardeos y disparos continuos, así que tuvimos que correr hacia el búnker y nos quedamos allí toda la noche, sin dormir. Las y los pacientes no pudieron llegar a la unidad de trauma en ese momento, debido a los continuos combates en las calles.
 
 
 
 
A la mañana siguiente, recibimos noticias de la llegada de varias víctimas a la unidad, pero no pudimos llegar allí porque había enfrentamientos en la calle entre el lugar donde me alojaba y la unidad. Nuestros colegas estaban pidiendo nuestra ayuda con mucha urgencia porque tenían un paciente con una herida de bala en el pecho y el estómago, por lo que necesitaba ir a cirugía pronto y necesitaban ayuda para eso.
 
Llegó un momento en que las armas callaron y era posible movernos: tres de nosotros corrimos al otro lado de la carretera hacia el quirófano. El paciente acababa de perder el pulso, por lo que iniciamos la compresión torácica mientras el anestesista buscaba una vía respiratoria. Hice dos agujeros en el pecho para asegurarme de que la sangre pudiera drenar y permitir que los pulmones se expandieran; mientras tanto, otro colega intentaba detener la hemorragia debajo del esternón. Rápidamente nos dimos cuenta de que la bala probablemente había alcanzado parte del corazón; quedó claro que no había forma de que pudiéramos salvarlo.
 

Días difíciles

 
Ese fue el comienzo de un día infernal. Y el primer momento de nuestro equipo completamente abrumado. Hubo muchas otras víctimas que entraron y tuvieron que ser operadas: muchas personas heridas de bala vinieron; mucha gente herida por explosiones de bombas; y mucha gente atrapada en el fuego cruzado.
 
Fue un día muy largo. Muchos miembros de nuestro personal tampoco pudieron llegar a la unidad de trauma. El personal del turno de noche trabajó durante todo el día. Algunos tomaban siestas y dormían, mientras que otros trabajaban para que pudiéramos mantener al personal activo desde la mañana hasta la noche.
 
Aproximadamente a las 6:30 de la mañana siguiente, un médico de emergencias me llamó por radio y me dijo: "necesito su ayuda ahora". Como los enfrentamientos habían retrocedido un poco en ese momento, corrí con el cirujano al otro lado de la calle. Cuando entramos en la unidad, estaba abarrotada.
 
Cuatro pacientes necesitaron urgentemente una cirugía de urgencia al mismo tiempo. Comenzamos a hacer una cirugía que salvó la vida de dos pacientes y, mientras tanto, hacíamos todo lo posible para mantener con vida a los otros dos. Los dos que estaban esperando sobrevivieron y pudimos proceder a operarlos también.
 
Al final, un paciente murió, pero tres sobrevivieron, lo que sigue siendo bastante impresionante: todos tenían heridas de bala muy graves y heridas por explosión de bombas. Mientras esperábamos que se abriera espacio en el quirófano, mientras tratamos de mantener con vida a los otros dos en la sala de urgencias, todavía necesitábamos ayudar a otros pacientes que habían ingresado y necesitaban atención. Intentamos ayudarlos mientras trabajaban en los casos de emergencia. Así que este fue un día difícil de superar.
 

Un caso inesperado

 
Uno de nuestros pacientes era un niño. Su padre lo llevó a la sala de urgencias con un vendaje en el brazo. No lloraba y solo miraba hacia delante en silencio. Estaba supervisando la sala de urgencias junto con la enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos. El chico se veía cómodo y muy bien. Para mí, no parecía urgente.
 
Debido a que los dedos que sobresalían del vendaje se veían calientes y con buena circulación, me tomé mi tiempo para demostrarle al personal cómo hacer una investigación adecuada de la mano para detectar daño en los nervios. Curiosamente, el chico no parecía sentir nada en toda su mano, lo que sugería que los tres nervios diferentes estaban cortados.
 
Continué y suavemente desenvolví el vendaje de su brazo. Recuerdo el momento en que se abrió el vendaje y vi un enorme agujero en el antebrazo de este niño. ¡Había más agujero que tejido restante! El padre me dijo que una bala perdida lo había alcanzado mientras el niño jugaba.
 
Recuerdo las caras del personal. Sus expresiones simplemente decían: ¡bueno, no esperaba eso! Y yo tampoco. Así que volvimos a empacar la herida y tratamos de estabilizar la mano, ya que era tan inestable como puede serlo una mano. Por alguna razón, lo único que quedaba era la arteria que llegaba hasta los dedos, pero los nervios estaban rotos.
 
Desde el punto de vista médico, todos coincidimos en que la amputación era probablemente la mejor opción. El padre no estaba de acuerdo. Quería darle una oportunidad. Hicimos nuestro mejor esfuerzo para desbridar [limpiar] la herida y mantener vivo el tejido, y colocamos un fijador externo, un soporte de metal para mantener los huesos en su lugar mientras remendamos, para permitir que sanara el mayor tiempo posible. Hasta el día de hoy, la mano del niño sigue ahí. Nunca volverá a tener una buena mano, eso es seguro. Pero la mano sigue ahí y eso ya es algo que no esperábamos.
 
El padre ha sido muy amable, pero el niño sabe que si un médico se acerca, eso significa que habrá dolor. No nos ha sonreído a ninguno de nosotros, pero podemos verlo sonriéndole a su padre.
 

Tranquilo… pero abarrotado

 
Después de que los combates comenzaron a disminuir, vimos que llegaban más pacientes. Muchos de ellos y ellas ya habían recibido algún tipo de tratamiento de urgencia. Cuando sufrieron sus lesiones acudieron al hospital más cercano donde pudieron ser atendidos y los médicos allí hicieron lo que pudieron.
 
Estamos viendo un aumento de pacientes que nos son remitidos desde hospitales provinciales, donde se sometieron a múltiples cirugías. Y terminan en nuestra sala de urgencias. Muy a menudo, les sometemos a cirugía y nos damos cuenta de que no hay muchas opciones que podamos tomar, no hay mucho más que podamos hacer para tratar de salvar a la persona. Aunque sigo intentándolo; tratando de estabilizar; de poner las cosas en orden con una cirugía.
 

La mudanza al nuevo hospital

 
Aquí, en Kunduz, la reconstrucción de nuestro hospital se ha llevado a cabo a lo largo de bastante tiempo. La comunidad ha estado esperando la apertura del hospital. Hace dos semanas trasladamos a las y los pacientes de nuestra clínica temporal al hospital por primera vez. Es un gran paso abrir el hospital, aunque aún no está completamente terminado.
 
Lo que vemos en términos de pacientes que vienen está cambiando, veíamos heridas muy activas por disparos y explosiones de bombas. Ahora, principalmente vemos complicaciones con las personas heridas de guerra que necesitan un seguimiento del tratamiento anterior, y ahora también atendemos a personas heridas por accidentes de tráfico, que aumentan drásticamente a medida que todo abre de nuevo. Todos aquí conducen en motocicletas sin casco; cuando caen, sufren traumatismos en la cabeza, que no es lo que mejor podemos tratar porque no tenemos neurocirujanos, por lo que a veces es poco lo que podemos hacer.
 

Haciendo que funcione

 
En el Centro de Trauma de Kunduz, hacemos nuestro trabajo médico mientras la construcción aún continúa. Pero la velocidad a la que todo el equipo de construcción y otras personas arreglan las cosas es bastante sorprendente. Tienen un enfoque increíble para resolver problemas. Vimos a un camillero que iba a buscar un paciente y tenía problemas para pasar la camilla por el desnivel porque había demasiados escombros. En poco tiempo, llegaron personas a poner cemento sobre los escombros. Es bastante increíble cómo todo el equipo de construcción ayuda a solucionar todos los problemas que encuentra el personal médico.
 
Contamos con el mismo apoyo del equipo responsable del recinto hospitalario. Uno de sus integrantes siempre está en bicicleta, ocupándola para ir de un departamento del hospital a otro, arreglando las cosas increíblemente rápido. Lo mismo ocurre con los suministros, solo alcanzas a ver que los artículos y suministros médicos aparecen repentinamente en el escalón principal de los servicios y, un poco más tarde, hay otra puerta con obsequios de otros paquetes que nos sirven para tratar a nuestros y nuestras pacientes.
 
También está el componente de la contratación: estamos creciendo de nuevo. Actualmente tenemos exámenes para el personal; y esperamos comenzar a contratar personal de salud mental, que es algo que necesitamos con urgencia.
 
Y eso es lo que se siente por el momento: todos los equipos realmente se ayudan entre sí, juntos, trabajando para que todo funcione".