05.08.2020

El martes 4 de agosto de 2020 una gran explosión en el puerto de Beirut, Líbano, provocó la muerte de decenas de personas, cientos de heridos y destrucción material en distintas partes de la ciudad. 

En respuesta, Médicos Sin Fronteras está organizando una donación de kits, derivación de pacientes para cirugía y evaluando las necesidades más urgentes para brindar asistencia.

Inmediatamente después de la explosión en Beirut, Líbano, algunos colegas de Médicos Sin Fronteras fueron espontáneamente a las instalaciones de salud para ver cómo podían ayudar a los equipos médicos que se ocupaban de la emergencia.

Médicos Sin Fronteras (MSF) está organizando una donación de "kits para heridas" en una de las instalaciones que atienden a las numerosas personas heridas. También estamos viendo si los pacientes que necesitan cirugía adicional pueden ser derivados y tratados en uno de nuestros hospitales después de que hayan sido estabilizados.

"Estamos evaluando las necesidades más apremiantes en los hospitales e identificando formas adicionales en que podemos brindar asistencia a la población en circunstancias tan trágicas ", dijo Jonathan Whittall, Coordinador de Emergencias de MSF en Líbano.

 

Médicos Sin Fronteras trabajó por primera vez en Líbano en 1976. En el Líbano, el sistema de salud está altamente privatizado y fragmentado, y los servicios médicos gratuitos son casi inexistentes. Asegurar el libre acceso a la atención médica general y especializada de alta calidad ha sido el objetivo principal de Médicos Sin Fronteras (MSF) desde 2008. Durante el último año, continuamos brindando atención médica general y especializada a las comunidades de acogida, migrantes y refugiados. Ofrecimos consultas ambulatorias, consultas individuales de salud mental, internaciones y asistimos partos.