21.04.2020

Ya hay más de 1,000 infecciones y 60 muertes confirmadas, según el Ministerio de Salud. Apoyamos a los hospitales iraquíes en respuesta a la pandemia: desde que comenzó a extenderse por todo el país, la capital, Bagdad, ha sido la ciudad que reporta la mayoría de los casos y muertes.

El 1 de abril, nuestro equipo empezó a apoyar el Hospital Ibn al Khatib de Bagdad, uno de los tres designados por el Ministerio de Salud para tratar a pacientes con COVID-19 en la ciudad. Evaluamos la disposición del hospital para hacer frente al brote y comenzamos a formar al personal del hospital sobre prevención y control de infecciones y gestión de triaje. Estas medidas asegurarán que los pacientes con COVID-19 reciban el tratamiento adecuado, y al mismo tiempo protegerán a otros pacientes y al personal.

"El objetivo inicial de nuestra intervención es ayudar al hospital a tratar a pacientes con COVID-19 sospechosos o confirmados, para asegurarnos de que sean bienvenidos y tratados lo mejor posible en esas circunstancias, y también para evitar tener nuevos pacientes con infecciones adquiridas en el hospital", explica Shaukat Muttaqi, nuestro coordinador general en Irak. "Para alcanzar este objetivo, nuestro equipo trabajará en colaboración con el personal del hospital local".

MSF también estamos apoyando a las autoridades sanitarias locales en otras partes de Irak con sus respuestas a la COVID-19. En Mosul, en la gobernación de Ninewa, hemos preparado un edificio en el complejo Al Salam Health para dedicarlo al aislamiento de casos sospechosos.

Ubicado justo al lado de Al Salam, el Hospital al Shifaa, que reconstruimos en 2019, ha sido identificado por las autoridades de salud locales como el hospital principal para la derivación de pacientes con COVID-19 en la gobernación de Ninewa. MSF también planeamos convertir nuestro centro de atención postoperatoria, ubicado en el complejo Al Salam Health, para que pueda apoyar al Hospital Al Shifaa en el tratamiento de pacientes con COVID-19.

 

"El sistema de salud en Mosul y en toda la gobernación de Ninawa se vio muy afectado por la guerra en 2017. MSF estamos dispuestos a hacer todo lo posible para ayudar a evitar que el brote se sume al sufrimiento y la pérdida que la gente en la ciudad ya ha vivido", dice Shaukat Muttaqi.

En la gobernación de Erbil, nuestros equipos han empezado a colaborar con tres de los hospitales del Ministerio de Salud asignados para el tratamiento con COVID-19. El objetivo es proporcionar asistencia técnica sobre medidas de prevención y control de infecciones, triaje de pacientes y asistencia de salud mental.

En otras zonas de Irak, nuestros proyectos continúan brindando servicios de salud a comunidades vulnerables en todo el país. Estos servicios incluyen atención quirúrgica, neonatal, pediátrica y de maternidad, tratamiento de enfermedades no transmisibles, atención de urgencias y apoyo de salud mental. Hemos implementado medidas preventivas adicionales para limitar el riesgo de infección para los pacientes y el personal en nuestros proyectos regulares.

“Por todo Irak, MSF apoyamos a cientos de personas extremadamente vulnerables cada día mediante nuestros programas médicos. Es vital facilitar el movimiento fluido de los suministros médicos y el personal, y asegurar que continúe la provisión de atención médica esencial, y a veces salvadora, a los pacientes en nuestros proyectos”, concluye Muttaqi.

Médicos Sin Fronteras hemos estado trabajando en Irak desde 1991 y ahora tenemos más de 1,500 profesionales trabajando en proyectos por todo el país. Proporcionamos atención médica gratuita y de alta calidad para todas las personas, independientemente de su raza, religión, género o afiliación política.

MSF brindamos atención médica primaria y secundaria, servicios para mujeres embarazadas y nuevas madres, tratamos enfermedades crónicas, realizamos cirugías y rehabilitación para heridos de guerra, apoyo de salud mental y actividades de educación en salud. Actualmente trabajamos en las provincias de Bagdad, Ninewa, Diyala y Kirkuk. También hemos apoyado a los establecimientos de salud locales en las provincias del sur de Basrah, Najaf y Dhi Qar en los últimos meses con preparación para incidentes de bajas masivas.