Eso es lo que me lleva a pensar que los niños parecen personificar la resiliencia de los rohingya, su sobrevivencia y energía visibles a diario en todos los campamentos.

Alison FoggEspecialista en Salud Mental
02.08.2019
¿Cómo puedes cuidar la salud mental de las personas cuando la situación a su alrededor es tan inestable? Alison Fogg, una oficial de salud mental británica, comparte su experiencia en el tratamiento de personas rohingya dentro del campo de refugiados más grande del mundo.
 
“Estoy siguiendo a Kamrul, uno de los supervisores de salud mental bangladesíes, pero tengo que detenerme para recuperar el aliento.
 
Los hombres y los niños pasan rápidamente a mi lado, caminando descalzos y hábilmente por los empinados escalones de bambú de la colina, equilibrando postes de bambú de ocho pies sobre sus hombros, aparentemente con facilidad, a pesar del calor de 40 grados.
 
Al borde de la estrecha escalera, hay filas y filas de pequeñas tiendas improvisadas de plástico y bambú que abarrotan las empinadas y fangosas laderas, proporcionando poca protección contra el intenso sol de la tarde y la humedad de mayo, reuniéndose antes de la próxima temporada de lluvias.
 
Al llegar a una cresta, podemos ver estos refugios precarios que se extienden por millas en todas las direcciones, formando el mega campo de refugiados de Kutupalong-Balukhali, en el sureste de Bangladesh. El panorama se siente aún más abrumador al saber que cada una de las miles de moradas pertenece a familias de entre seis y 10 integrantes, cada una con su propia historia.
 

 

Un lugar de paz

Llevo casi cinco meses en el proyecto Kutupalong de MSF como oficial de salud mental, y sigo asombrada por mis colegas bangladesíes e internacionales. Ahora es mayo de 2018, pero mis colegas del equipo de salud mental de Bangladesh han trabajado incansablemente desde que comenzó la crisis, el 25 de agosto de 2017.
 
Es un privilegio diario trabajar con el equipo de MSF en Shanti Khana, o "lugar de paz", el nombre elegido para el departamento de salud mental, planificando las necesidades de capacitación de nuestro personal local y la mejor manera en que puedo apoyarlos, dadas las considerables y continuas demandas emocionales del trabajo.
 

"El amor por tu hijo es bueno"

Bajo la atenta mirada de sus médicos clínicos superiores, Sharif, Mofizul y Kamrul, los consejeros escuchan historias sobre trauma, una tras otra: historias sobre pérdidas múltiples, y miedo y tristeza continuos.
 
Brindan apoyo a los padres preocupados que traen a sus hijos con una discapacidad de aprendizaje o autismo no diagnosticados, y les aseguran: "No, esto no es culpa tuya ni un castigo de Dios. El amor y el cuidado y que das a tu hijo es bueno ".
 
Uno de los eventos más felices para el equipo, aunque lamentablemente es una ocurrencia regular, es el momento en que quitan las cadenas en las que algunos padres, a menudo hombres jóvenes, son traídos por sus padres o hermanos preocupados. 
 
Al vivir en refugios tan precarios, cuando sus hijos adultos están agitados y tal vez violentos, los familiares a menudo no saben cómo protegerlos de sí mismos y de los demás.
 
He visto cómo recibir un diagnóstico, de psicosis o epilepsia severa, por ejemplo, y la medicación adecuada, calma y estabiliza a una persona. Brinda a la familia un gran alivio y al paciente la oportunidad de una nueva vida.
 
 

Nuestra humanidad compartida

Al pasar tiempo en el proyecto, el impacto positivo de los esfuerzos diarios del equipo de salud mental de MSF se hace evidente.
 
Aquí, hay un hombre rohingya en particular que está especialmente agradecido por la atención que el equipo brinda a su hija durante una hospitalización.
 
Después de un presunto evento traumático, ella comienza a confiar en el consejero que visita su cama en el hospital. Lentamente comienza a hablar más y a comer de nuevo.
 
Su padre visita nuestro departamento todos los días. Un día, cuando el progreso de su hija se está volviendo realmente claro, este hombre diminuto de estatura muestra su gratitud al abrazarme fuertemente por la cintura con un abrazo. ¡Literalmente tengo que recuperar el aliento en este punto!
 
Al estar de pie en el área de espera de los pacientes, soy muy consciente de las pautas del personal para tener una conducta culturalmente apropiada, donde las mujeres, especialmente las mujeres occidentales, bajo ninguna circunstancia deben tener contacto físico con los hombres.
 
Sin embargo, esta es una de las muchas veces en que mis suposiciones sobre la cultura son desafiadas, y un recordatorio de nuestra humanidad compartida a pesar de las diferencias. 
 

Resiliencia rohingya 

Estoy rodeada de grandes ojos marrones brillantes y la charla emocionada de docenas de niños rohingya.
 
Van desde niños de un año hasta adolescentes, los niños pequeños están equilibrados casualmente en las caderas de sus hermanos mayores. Están ansiosos por jugar, cantar, reír y hacer lo que sea que nuestros dos consejeros de salud mental estén organizando ese día en el espacio para niños de MSF, ubicado en el "centro de tránsito".
 
Aunque el ritmo se ha desacelerado considerablemente desde agosto de 2017, algunos rohingya siguen llegando a Cox’s Bazar cada semana.
 
Actualmente conocido como "el Jardín del Caucho" (antes de la llegada de los rohingya, era una plantación de caucho local), el centro de tránsito es el lugar al que se lleva a los recién llegados para realizarles un control de salud e inmunizarlos antes de ser trasladados a un sitio más permanente en uno de los campos.
 
Los niños producen los patrones más hermosos e intrincadamente detallados en sus dibujos. Gritan de alegría durante los juegos o canciones del equipo (el "Hokey Pokey" nunca falla). Sin embargo, encuentro particularmente conmovedor su canto acapella.
 
La canción con la que me quedó, que cantan en inglés, es una canción gospel llamada "We will overcome" (lo superaremos).
 
Nunca antes había escuchado esta canción, y me intriga saber dónde la aprendieron los niños rohingya. Más tarde descubrí que la canción fue clave en el movimiento de Derechos Civiles de los años 60 en los EE. UU., y desde entonces ha sido adoptada por personas de diferentes etnias y religiones en movimientos de protesta en todo el mundo.
 
 
Por el testimonio colectivo de miles de personas rohingya, el mundo conoce los horribles traumas que presenciaron y experimentaron en Myanmar.
 
Estos niños y sus familias viajaron, sorprendidos y afligidos, a través de la jungla inflexible, a menudo de noche. Cruzaron aguas peligrosas con poca comida, llevando a los heridos, los ancianos y los jóvenes.
 
Eso es lo que me lleva a pensar que los niños parecen personificar la resiliencia de los rohingya, su sobrevivencia y energía visibles a diario en todos los campos.
 
Le pido a uno de nuestros consejeros, Mohammad, que traduzca a los niños lo que están cantando, pues generalmente no hablan inglés:
 
‘Lo superaremos, lo superaremos,
 
lo superaremos algún día.
 
Oh, en lo profundo de mi corazón
 
Yo lo creo
 
Lo superaremos algún día.’
 
Espero que estos niños experimenten la realidad de las palabras que cantan.”