26.05.2020

Desde Médicos Sin Fronteras trabajamos para apoyar al sistema de salud local en el estado de Amazonas, Brasil.En Médicos Sin Fronteras (MSF) estamos ampliando nuestro trabajo en el estado de Amazonas para responder a la pandemia de COVID-19.

A pesar de su población relativamente pequeña, el estado de Amazonas se encuentra entre las regiones con el mayor número de muertes causadas por el nuevo coronavirus en Brasil. Hasta ahora, al menos 1,780 personas han muerto debido a la COVID-19. La enfermedad no sólo ha causado el colapso del sistema de salud, sino también el del sistema funerario en el estado.

Debido a la gravedad de la situación, la respuesta de MSF incluirá cuidados intensivos para los pacientes críticos, así como aislamiento médico para casos leves o moderados y acciones sustanciales de promoción de la salud en áreas urbanas y rurales.Los hospitales locales en Manaos, la capital del estado de Amazonas, han logrado aumentar su número de camas en las UCI (unidades de cuidados intensivos), pero desafortunadamente, las tasas de mortalidad relacionadas con la enfermedad siguen siendo elevadas. Durante las últimas semanas, las tasas de mortalidad han alcanzado niveles alarmantes en la capital y en todo el estado.

Para reducir la cantidad de personas que están muriendo, desde MSF comenzaremos a trabajar en el Hospital 28 de Agosto, gestionando 12 camas en la UCI para pacientes críticos y 36 camas para casos moderados. También proporcionaremos al personal médico para atender a pacientes con COVID-19. Nuestros equipos también se están preparando para brindar un apoyo similar a otros hospitales de la ciudad.MSF ya ha estado trabajando en seis refugios para refugiados y personas sin hogar en Manaus para proporcionar sesiones de promoción de la salud, apoyo de higiene para ayudar a prevenir la transmisión de COVID-19, y consultas y exámenes médicos para identificar a las personas que podrían tener COVID-19.

A finales de esta semana, en asociación con el gobierno estatal, MSF establecerá un centro de aislamiento y observación para personas vulnerables con casos más leves de la enfermedad, que no necesitan hospitalización.MSF ha estado trabajando en seis refugios para refugiados y personas sin hogar en Manaos para proporcionar sesiones de promoción de la salud, apoyo en cuestiones de higiene para ayudar a prevenir la transmisión de la COVID-19, y consultas y exámenes médicos para identificar a las personas que podrían tener la enfermedad. A finales de esta semana, en asociación con el gobierno estatal, desde MSF estableceremos un centro de aislamiento y observación para personas vulnerables con casos más leves de la enfermedad, que no necesitan hospitalización.

Los equipos de Médicos Sin Fronteras también lanzarán una respuesta esta semana en áreas remotas de las zonas rurales de Amazonas, para apoyar la atención médica de calidad para pacientes con casos moderados y graves de COVID-19. MSF tiene la intención de trabajar en al menos dos lugares, uno de los cuales es el municipio de São Gabriel da Cachoeira. La salud de las comunidades indígenas que luchan por llegar a la atención médica es motivo de gran preocupación, y en MSF estamos consultando con líderes y organizaciones indígenas para guiar la asistencia a estas comunidades.

 “La situación en Amazonas es muy preocupante. Creemos que nuestro trabajo puede marcar la diferencia y estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para comenzar nuestras actividades lo más rápido posible ”, aseveró la Dra. Cecilia Hirata, coordinadora de terreno de MSF.

Disminuir la propagación de COVID-19 es otro componente importante de la respuesta de MSF en el estado de Amazonas. La reducción de la tasa de infección de las personas disminuirá el número de pacientes críticos que requieren atención médica al mismo tiempo, aliviando la carga sobre el sistema de salud. Por esta razón, la promoción de la salud para difundir información correcta sobre las medidas preventivas es esencial. MSF planea aumentar sus actividades de promoción de la salud en áreas urbanas y rurales.

Para llegar a las personas que viven en áreas remotas, los equipos de MSF se están preparando para brindar capacitación a los líderes comunitarios que pueden transmitir este conocimiento a sus comunidades.MSF trabaja en más de 70 países de todo el mundo para responder a la nueva pandemia de coronavirus. Fundada hace casi 50 años, MSF actualmente está experimentando uno de los mayores desafíos de su historia, con una enorme demanda de asistencia médica humanitaria. En Brasil, además de Manaos, MSF está respondiendo a la COVID-19 en las ciudades de São Paulo, Río de Janeiro y Boa Vista.

Los proyectos de MSF se financian con donaciones, y el el 95%de éstas provienen de fuentes privadas y la mayoría de donantes individuales. MSF está comprometida con los principios de neutralidad, independencia e imparcialidad, y se guía exclusivamente por la ética médica y las necesidades de sus pacientes para realizar sus actividades médico humanitarias.