Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
05.03.2021
El Mecanismo Humanitario fue lanzado de forma conjunta por la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, Médicos Sin Fronteras (MSF) y Save the Children en mayo de 2017. Su objetivo es facilitar el acceso oportuno a vacunas asequibles a entidades como las organizaciones de la sociedad civil, los gobiernos o los organismos de las Naciones Unidas que las adquieren para asistir a poblaciones sumidas en emergencias humanitarias. Sin embargo, las vacunas que se ofrecen actualmente a través del Mecanismo Humanitario se limitan al uso por parte de las organizaciones de la sociedad civil y las agencias de la ONU y no incluye su empleo por parte de los gobiernos.
 
La vacuna contra el rotavirus es solo la segunda vacuna que se compromete con el mecanismo. Antes de dicho anuncio del 4 de marzo, la vacuna contra la neumonía era la única vacuna comprometida con el mecanismo por las empresas Pfizer y GSK. El Mecanismo Humanitario ha facilitado hasta ahora el acceso a más de un millón de dosis de la vacuna contra la neumonía para personas atrapadas en crisis humanitarias en 12 países. En MSF accedimos a más del 63% de estas dosis y las empleamos en campañas de vacunación en República Centroafricana, República Democrática del Congo, Etiopía, Grecia, Nigeria, Níger, Sudán del Sur y Siria.
 
La infección por rotavirus es la principal causa de diarrea grave en niños y niñas menores de 5 años en todo el mundo y es responsable de hasta 200,000 muertes al año. Las niñas y los niños que viven en campos para personas refugiadas o desplazadas se encuentran entre los más vulnerables del mundo a estas infecciones.
 
Debido al elevado precio y a la falta de disponibilidad de la vacuna contra el rotavirus, muchos niños y niñas han quedado desprotegidas contra la infección por este virus. En 2019, solo el 39% de los y las menores de 1 año de todo el mundo habían sido inmunizados contra la infección por rotavirus.
 
GAVI, una organización financiada por donantes que ayuda a los países más pobres a conseguir las vacunas más nuevas, fue la única entidad que pudo acceder a la vacuna contra el rotavirus de GSK a un precio especial reducido de 1,56 euros. Pero esto dejó a los niños y niñas de muchos países —incluidos los acogidos en los campos de refugiados de todo el mundo— sin acceso a la vacuna, y organizaciones como MSF no pudimos comprarla a este precio especial.
 
 
 

Miriam Alia, referente de Vacunación y Respuesta a Brotes de MSF

 
"Tras haber sido testigo de la muerte de demasiados niños atrapados en situaciones de crisis a causa de la diarrea provocada por la infección por rotavirus, en MSF consideramos una muy buena noticia que la vacuna contra el rotavirus se haya comprometido finalmente con el ‘Mecanismo Humanitario’. Durante demasiado tiempo, el elevado precio y la falta de disponibilidad de la vacuna contra el rotavirus han hecho que muchos niños y niñas de todo el mundo quedaran cada año sin protección contra esta enfermedad mortal para la infancia, enfermedad que puede prevenirse fácilmente con una vacuna.
 
La vacunación es fundamental para las y los niños en situaciones de crisis, ya que se encuentran entre los más vulnerables del mundo a las infecciones y, sin embargo, suelen carecer de acceso a los servicios sanitarios esenciales.
 
La incorporación de la vacuna contra el rotavirus al ‘Mecanismo Humanitario’ es un gran paso adelante porque significa que podremos vacunar contra el rotavirus a los niños y niñas afectados por emergencias. Sin embargo, hay que recordar que se trata solo de la segunda vacuna que se pone a disposición a través del mecanismo.
 
Necesitamos más compromisos por parte de otros fabricantes de vacunas contra el rotavirus y el neumococo, y necesitamos que los fabricantes se comprometan con otras vacunas, como la de la fiebre tifoidea y la del virus del papiloma humano. Y, por último, precisamos que los gobiernos que acogen a niños y niñas afectados por crisis también puedan acceder a estos precios especiales para que el mecanismo pueda alcanzar todo su potencial y se puedan salvar muchas más vidas".