23.03.2020
Isabelle Defourny, Directora de Operaciones de MSF, estuvo hace poco en Burkina Faso y hace sonar las alarmas sobre la situación humanitaria en las áreas más afectadas por el conflicto en el país africano.
 

1) ¿Cuál es el alcance de la crisis humanitaria y la violencia en Burkina Faso?

 
Los primeros ataques reclamados por grupos yihadistas en Burkina Faso tuvieron lugar en 2015. El deterioro extremadamente rápido de la situación de seguridad en los últimos dos años ha sumido al país en una crisis sin precedentes.
 
En las zonas más afectadas, es decir, las regiones del Norte, Centro Norte y Sahel, apenas pasa un día sin violencia. Además de la lucha contra los grupos armados opositores y el ejército nacional y sus aliados, la población civil está sujeta a incidentes violentos como saqueos, asesinatos selectivos y masacres. El último ejemplo son los ataques a tres pueblos en la provincia de Yatenga, en la región Norte, el 8 de marzo, durante los cuales, según el gobierno, al menos 43 personas fueron asesinadas.
 
La mayoría de las víctimas eran miembros de comunidades Fulani regularmente marginadas y atacadas por miembros de otras comunidades que, en una fusión peligrosa, las asimilan o las acusan de coludir con organizaciones yihadistas. Nuestros equipos, que ayudaron a tratar a los sobrevivientes de esta ola de ataques más reciente en el hospital de Ouahigouya, brindan consultas médicas y distribuyen agua a miles de personas que han buscado refugio en la ciudad principal de la provincia de Yatenga.
 
El creciente número de personas obligadas a huir de sus hogares es una señal de una escalada mortal que también afecta a otras comunidades en todo el país. A fines de 2018, cerca de 48,000 personas fueron desplazadas internamente. A finales de 2019, eran 560,000 y hoy su número aumenta a 780,000. Algunos pronósticos indican que en los próximos meses un millón de personas podrían ser desplazadas.
 

2) ¿La asistencia brindada por MSF y otras organizaciones es suficiente para satisfacer las necesidades básicas de las personas afectadas por la situación? ¿Qué hacemos en este tipo de contexto?

 
La velocidad de la crisis ha sorprendido a las organizaciones de ayuda desplegadas en el terreno, y es evidente que no hay suficiente ayuda. La presencia masiva de personas desplazadas también está presionando la infraestructura en las ciudades donde se han refugiado. Por ejemplo, en Titao ya no hay suficiente agua para todos. Nuestros equipos han estado perforando pozos y transportando agua para distribuir a alrededor de 10,000 habitantes locales y 20,000 personas desplazadas desde noviembre de 2019, pero el umbral de 5 litros de agua diarios por persona todavía no está garantizado. Nuestros equipos también distribuyeron 3,600 kits de necesidades básicas a Titao y Ouindigui. Las autoridades y el Programa Mundial de Alimentos comenzaron las distribuciones de alimentos en el país, pero hasta ahora estas distribuciones han llegado solo a una parte de los afectados y contienen pocos alimentos para prevenir la degradación nutricional.
 
El sistema de atención médica está prácticamente de rodillas, y la mayoría de las instalaciones médicas en las regiones de Sahel, Norte y Norte-Centro han cerrado o apenas pueden funcionar. Brindamos atención médica en lugares como Barsalogho, Djibo, Ouahigouya, Titao y Ouindigui, pero debido a problemas de seguridad, realizar nuestras operaciones puede ser extremadamente desafiante.
 
Trabajamos con equipos pequeños, y algunos están confinados en las ciudades porque no pueden ir a ningún otro lado. Otras áreas son más fáciles de recorrer: Boucle du Mouhoun, por ejemplo, donde planeamos llevar a cabo una campaña de vacunación contra el sarampión para 120,000 niños en los distritos de Dédougou y Boromo. Sin embargo, en cualquier momento la situación podría deteriorarse rápidamente.
 
Por último, gran parte de la población está expuesta a la violencia. Viven en áreas con intensa actividad militar a las que simplemente no podemos llegar. Ni siquiera tenemos las garantías de seguridad más básicas requeridas para evaluar las necesidades y establecer una respuesta adecuada. Bahn y Solé al norte de Titao, cerca de la frontera con Mali, son dos ejemplos.
 

3) La situación humanitaria ya es alarmante, y es muy probable que empeore con el inicio del pico estacional de la malaria y la brecha del hambre en junio. Un escenario catastrófico, pero ¿es evitable?

 
Trabajamos para que prevenirlo sea nuestra prioridad. Por supuesto, debemos continuar consolidando nuestra presencia, establecer redes y garantizar la proximidad a la población para tratar de asegurar el acceso a más áreas y proporcionar ayuda donde sea necesario. Pero ahora podemos llegar a cientos de miles de personas en pueblos, ciudades y campos. La gestión de la seguridad es un problema, pero aún es posible desplegar ayuda humanitaria en esas áreas.
 
El periodo entre junio y octubre es siempre el más crítico para los niños pequeños en la región de Sahel. Es difícil imaginar las campañas de distribución de medicamentos de este año (llamadas quimioprevención estacional de la malaria) que generalmente se implementan en Burkina Faso para evitar que una explosión en los casos de malaria continúe como de costumbre. No debemos olvidar que la mayoría de las 780,000 personas desplazadas han tenido que dejar todo lo que tenían atrás: sus terrenos, su ganado y sus recursos; y están sufriendo severas dificultades económicas que les dificultará hacer frente a la siguiente brecha del hambre. El impacto del conflicto en la agricultura y el trueque es muy dañino. Las comunidades locales que albergan a los desplazados de sus pueblos también se encuentran bajo una creciente presión.
 
Así que sólo hay una ventana de solo unos pocos meses para desplegar un esfuerzo efectivo de ayuda de emergencia a gran escala y evitar la ola de mortalidad que probablemente comience en junio. Esto implica proporcionar agua en cantidades suficientes, realizar distribuciones de alimentos con suplementos nutricionales y garantizar el acceso a la atención médica. El tiempo aún no se acaba. El esfuerzo de la ayuda, y esto incluye la asistencia de MSF, debe incrementarse ahora.
 

4) La primera muerte de un paciente con coronavirus en el África subsahariana se reportó en Burkina Faso. ¿Es esta otra gran preocupación?

 
Los primeros casos aparecieron en Uagadugú el 9 de marzo, de personas que habían sido infectadas con Covid-19 en Francia, y fueron seguidos rápidamente por otros, al menos 27 al 18 de marzo. Esto es muy preocupante ya que el país ya se enfrenta a una crisis humanitaria sin precedentes y su sistema de salud se debilita como resultado de ella.
 
Nuestros equipos están en contacto con las autoridades para evaluar cómo ayudar a contener el brote de Covid-19 y detectar y gestionar casos. En este tipo de epidemias, los trabajadores sanitarios están en la primera línea. Es vital asegurarse de que estén protegidos nuevamente contra el riesgo de infección por Covid-19 y reciban atención médica adecuada cuando sea necesario.
 
Las restricciones de viaje y otras medidas para detener los movimientos de las personas también son un desafío para nosotros. Pueden limitar nuestra capacidad de desplegar personal experimentado en Burkina Faso, cuya presencia ahora se necesita para permitir un aumento de la ayuda humanitaria en las próximas semanas.