26.07.2019
Un modelo simplificado de atención para los pacientes con hepatitis C en Camboya ha mostrado resultados sobresalientes, pues el 97% de los pacientes han sido curados de la enfermedad en solo tres meses, es lo que decimos desde Médicos Sin Fronteras (MSF) en vísperas del Día Mundial de la Hepatitis, que se celebra el 28 de julio.
 
Desde 2016, en MSF hemos tratado a más de 13,000 pacientes en Phnom Penh, la capital de Camboya, a través de un modelo de atención simplificado y más asequible que es crítico para ampliar el acceso al tratamiento y eliminar la hepatitis en el país.
 
La hepatitis C, un virus transmitido por la sangre que ataca el hígado, es una enfermedad endémica en Camboya. En el hospital Preah Kossamak, MSF está trabajando junto con el Ministerio de Salud de Camboya para derribar los obstáculos que enfrentan los pacientes para acceder al tratamiento e introducir formas innovadoras de diagnosticar y tratar la hepatitis C.
 
"El proceso de detección simplificado ayuda a que los pacientes ya no tengan que esperar entre cuatro y cinco meses para que comience su tratamiento, ahora solo toma 10 días", dice el Dr. Kim Sann de MSF. "Además, una vez que comienzan el tratamiento, ahora tienen un total de cinco consultas en lugar de 16. El tratamiento es más sencillo para los pacientes y también es más eficiente para la clínica, pues el mismo equipo puede tratar a más personas".
 
Aunque es curable, la hepatitis C todavía mata a casi 400,000 personas cada año en todo el mundo, principalmente debido a complicaciones relacionadas con la enfermedad, como la cirrosis o el cáncer de hígado. Para eliminar la hepatitis C, se debe examinar a un gran número de personas para identificar a los pacientes portadores del virus y tratarlos antes de que sus hígados queden dañados. Los antivirales de acción directa (AAD) son un tratamiento innovador que actualmente está disponible. Cura el virus de la hepatitis C en solo 12 semanas y ha reducido significativamente los efectos secundarios, aumentando así la motivación de los pacientes para finalizar el curso de tratamiento.
 
 
Sin embargo, el acceso al diagnóstico y al tratamiento para esta enfermedad aún es prácticamente inexistente en gran parte del país. Los pacientes solían visitar la clínica hasta ocho veces para poder completar el diagnóstico y antes de comenzar el tratamiento. Ahora, la gran mayoría de los pacientes recibe tratamiento independientemente del tipo y la etapa de la enfermedad, eliminando la necesidad de la mayor parte del análisis previo al tratamiento que consume mucho tiempo. El tratamiento con AAD también es muy seguro, por lo que las pruebas sistemáticas adicionales, que anteriormente se realizaban antes de comenzar el tratamiento, ya no son necesarias para la mayoría de los pacientes. La tasa de curación de quienes completaron el tratamiento permaneció en un estable 97%, mientras se implementaban las simplificaciones al modelo de atención.
 
 Este nuevo modelo logra que la detección y el tratamiento se realicen a un nivel más local y cubran áreas más amplias. Se aplicarán mas pasos a medida que MSF se movilice para descentralizar sus procesos de detección y tratamiento, haciendo que estén disponibles en centros de salud cercanos a los hogares de los pacientes.
 
"Según los resultados del tratamiento mostrados por MSF, esperamos poder brindar el tratamiento a todas las personas camboyanas, con la esperanza de que para fines de 2030 no haya más pacientes con hepatitis C en el país", dice el Dr. Chhit Dimanche jefe del departamento de gastroenterología y hepatología del hospital Preah Kossamak.
 
Los ADD siguen fuera del alcance de los pacientes en países que no pueden pagar los precios que cobran las compañías farmacéuticas, y no pueden acceder a versiones genéricas y asequibles de los medicamentos. En otros países, los pacientes deben esperar para conseguir tratamiento 
En otros países, los pacientes deben esperar a estar gravemente enfermos para conseguir el  tratamiento.
 
MSF ha dedicado proyectos para tratar a personas con hepatitis C en Irán, Myanmar, Ucrania, Pakistán, India y Camboya. En 2018, MSF proporcionó tratamiento contra la hepatitis C a alrededor de 14,419 personas en todo el mundo, marcando así una gran diferencia en sus vidas.
 
 
MSF trabaja en Camboya desde 1979, cuando proporcionó asistencia médica en los campos de refugiados cerca de la frontera con Tailandia. Desde entonces, MSF ha respondido a las necesidades médicas de la población en varias provincias de Camboya. MSF trabaja con las autoridades de salud locales y otros socios en el ámbito de la salud para prevenir y combatir brotes de enfermedades y mitigar los efectos de conflictos y desastres naturales. Actualmente, los proyectos de MSF en Camboya se enfocan en brindar un tratamiento efectivo a las personas con hepatitis C.