29.11.2019
Xili Fernández lleva trabajando en MSF desde 2012 y ha participado en proyectos en la República Democrática del Congo, Tanzania, Siria, Zambia, Líbano y Turquía. Fernández regresó en enero a su Caracas natal, para trabajar como coordinadora del proyecto de atención a víctimas de violencia y violencia sexual en diferentes barrios de la capital venezolana. Ahora desde Madrid, hace un repaso a la situación y el trabajo de MSF en la ciudad.
 

Dejaste Caracas en 2003 y regresaste en 2019. ¿Qué has encontrado?

 
Entonces, en 2003 se veía el inicio de la crisis y la polarización, pero ahora es, por supuesto, mucho mayor. Y aunque lo sabes, no te esperas ver semejante colapso del sistema, la situación en el sistema de salud, la gente desmoralizada, la crisis económica tan profunda.
 

¿Qué hace MSF en Caracas?

 
Llevamos trabajando desde 2015 y tenemos seis puntos de atención en barrios, en los municipios de Libertador y Sucre. Nuestros proyectos en los barrios, donde se producen muchos hechos violentos en la calle y con presencia de grupos criminales, están centrados en atender a víctimas de violencia urbana y violencia sexual, con asistencia médica y psicológica.
 
Operamos desde diferentes centros de salud y centros comunitarios y ponemos mucho énfasis en la violencia sexual dado que en muchas ocasiones se obvia que debe ser tratado como una urgencia médica y que las 72 horas posteriores a la agresión son vitales para evitar enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados. Por supuesto, la atención psicológica al o la superviviente, que es también muy necesaria.
 
Hemos iniciado asimismo una colaboración con el ministerio de salud y el hospital Vargas de Caracas, el hospital Pérez de León y el Hospital Materno Infantil del Este en Petare. Desde estos hospitales esperamos también poder llegar a más pacientes afectados por violencia y atender agresiones sexuales.
 
Asimismo permanecemos alerta en caso de emergencias o si hay protestas, evaluamos la situación y vemos si es necesaria nuestra presencia. En las protestas de abril, por ejemplo, ofrecimos suministros médicos a las clínicas a las que acudían los heridos.
 

¿Cuáles son las dificultades en llegar a pacientes que han sobrevivido una agresión sexual?

 
La ruta legal puede estar bastante clara pero no el supuesto de la urgencia médica a la que también no se opta porque la persona afectada puede pensar que no habrá medicamentos accesibles en Caracas, sin saber que los tenemos y que los podemos ofrecer de forma gratuita. Cada vez llegamos a más gente, hemos atendido a 233 sobrevivientes de violencia sexual en 2019, y hemos ofrecido más de dos mil consultas en salud mental, colaboramos con formaciones con a las autoridades involucradas y comienzan a entender que una agresión sexual es una urgencia, y vemos un aumento de nuestras cifras en violencia sexual. La colaboración con asociaciones locales y comunitarias, o con la policía científica o la forense, son muy importantes para la atención urgente, pero también para evitar que haya una nueva victimización de la afectada, que no se le haga revivir el episodio gratuitamente en diferentes interrogatorios, o que no se hagan preguntas o comentarios del estilo, “¿qué llevabas puesto?” o, “es que no se puede ir por ahí”. El conocimiento en la comunidad y de las diferentes organizaciones locales de las consecuencias de la violencia sexual y/o de la importancia del apoyo psicológico y la salud mental, ayuda a evitar estigmatización.
 
El último año ha sido muy duro, con protestas, apagones, cortes de agua y teléfono. Demasiadas presiones diarias, para que una agresión sexual, -que, como la violencia urbana, puede llegar a ser normalizada-, sea prioritaria frente a necesidades básicas y urgentes como la de obtener agua o comida de forma diaria en condiciones cada vez más difíciles.
 

¿Cuál es la situación en los hospitales?

 
Con el tiempo nos van llegando cada vez casos más complejos producto de situaciones de violencia, que requieren tratamiento psiquiátrico. Y a medida que la crisis se profundiza, los problemas de salud mental se agravan. Para los casos más agudos, existe únicamente un hospital público para pacientes psiquiátricos. Las condiciones en muchos hospitales son complicadas, se hace difícil que cubran emergencias, algunos no pueden operar, se cierran alas y servicios, hay una rotación de personal de los servicios públicos a los privados y el éxodo migratorio ha afectado a profesionales sanitarios que han salido del país y los que siguen ahora son gente más joven, con necesidad de experiencia o especialización. Ahí también pretendemos llegar, con formaciones y con el cuidado de la salud mental de los cuidadores, para cuidar al cuidador.
 

Has estado desde enero, ¿cómo ha variado la situación en la población?

 
La gente se siente abandonada. Hay mucho cansancio y desmoralización, porque la crisis está siendo muy larga y afecta más a los más vulnerables, y la sensación es que han sido abandonados. Y más gente está saliendo del país, también, fruto de ese sentimiento, de ese desamparo y desesperanza y de las dificultades diarias. Esto se visibilizó mucho más tras los apagones eléctricos de Marzo, la gente se sintió muy sola y con tanta gente saliendo del país profundiza ese sentimiento de soledad. Hay que tener en cuenta que Venezuela no era un país de migrantes, de exportación de gente. El dolor es enorme. Para los que se quedan y para los que se van, el sentimiento de culpa es enorme. Todo eso tiene una implicación en la salud mental: hay más ansiedad y más depresión.
 

¿Es difícil para MSF trabajar en un entorno tan dividido políticamente?

 
Llegar a la gente en un contexto tan polarizado es difícil. La manipulación de la ayuda humanitaria ha hecho mucho daño, porque dicha utilización hace que la gente sea más escéptica frente a conceptos como la neutralidad o la imparcialidad o la independencia, que crea que hay organizaciones que vienen a ayudar de forma solidaria, sin esperar nada a cambio y no apoyando la agenda de unos u otros. Pero poco a poco, y con el trabajo con las organizaciones comunitarias y locales, se nos va conociendo y esperamos que nos vayamos ganando la confianza de la población y de las instituciones.