13.05.2019
Nuestro equipo de emergencia ha vacunado a 107.000 niños contra el sarampión. Además, hemos aumentado nuestra respuesta médica, a medida que aumenta la intensidad de un brote que ya dura un año.
 
Partes de Chad, incluida la capital Yamena, y la ciudad de Am Timan, se encuentran desde hace ya un año en medio de un brote de sarampión que ahora cobra más intensidad.
 
Con el fin de ayudar a controlarlo, nuestro equipo de emergencia en la zona ha llevado a cabo una campaña de vacunación masiva en el distrito de Am Timan destinado a proteger a 107.000 niños contra esta enfermedad potencialmente mortal.
 
"Chad tiene un patrón de brotes de sarampión, que normalmente comienzan en primavera y desaparecen cuando comienzan las lluvias, en junio", explica nuestra coordinadora de emergencias Theresa Berthold. "Sin embargo, el brote de sarampión de 2018 aún continúa. La epidemia aún no está bajo control".
 
Declarado oficialmente en Chad en mayo de 2018, el brote de sarampión ha afectado a 69 de los 126 distritos del país. En enero, el brote cobró más intensidad, con 9.000 casos de sarampión y 68 muertes reportadas en los primeros tres meses de 2019. Un gran aumento comparado con 2018, con 5.336 casos de sarampión y 96 muertes reportadas por el Ministerio de Salud desde mayo a diciembre de 2018.
 
Nuestra Unidad de Respuesta de Emergencia de Chad llegó a la ciudad de Am Timan en enero, cuando se declaró este nuevo pico. Durante cuatro semanas, 150 empleados vacunaron a 107.000 niños en la ciudad de Am Timan y otras 13 ubicaciones en el distrito de Am Timan.
 
Nuestro equipo también está ayudando a controlar a los pacientes de sarampión en el hospital Am Timan y en tres centros de salud, que brindan atención médica gratuita. En Am Timan, atendimos a 1.677 niños con sarampión complicado en los primeros tres meses de 2019.
 
En los días previos a la campaña de vacunación masiva, visitamos las comunidades locales, incluida la población nómada de la zona, para compartir información sobre la protección de sus niños contra el sarampión. "Tuvimos un número de padres nómadas que venían desde varios kilómetros de distancia para que sus hijos fueran vacunados después de escuchar acerca de la campaña de nuestro equipo", dice Berthold. "Uno de ellos nos llevó más tarde a su comunidad para que pudiéramos vacunar a todos los demás niños allí".
 
En la capital, Yamena, hemos convertido nuestro antiguo centro de nutrición para pacientes hospitalizados, establecido en julio de 2018, en una unidad de sarampión para brindar atención hospitalaria a los niños afectados. Nuestro apoyo a los establecimientos de salud en la gestión de pacientes con sarampión ha aumentado. Hasta ahora, unos 1.500 pacientes han sido tratados en 21 centros de salud que apoyamos. Trabajando con 270 trabajadores de salud comunitarios, también trabajamos por la búsqueda activa de casos para encontrar niños con sarampión y remitirlos a atención médica.

Por un sistema de tratamiento gratuito

 
Nuestra campaña de vacunación masiva en Am Timan no es la única llevada a cabo en 2018, pero la actual respuesta nacional para controlar el brote parece ser insuficiente.
 
Para lograr la llamada ‘inmunidad de rebaño’, el 95% de los niños necesita ser vacunado. Chad está lejos de lograr esto, con más de uno de cada tres niños menores de 5 años (37%) vacunados contra el sarampión y solo uno de cada cuatro totalmente inmunizado contra enfermedades comunes de la infancia, según los últimos datos compartidos por las autoridades de salud del país.
 
"Se necesita un esfuerzo concertado del Ministerio de Salud y las organizaciones internacionales para detener la epidemia", subraya Martin Braaksma, nuestro coordinador general en Chad. “Sin una campaña nacional de vacunación masiva para todos los niños en Chad menores de 5 años, estará en peligro la salud de los cientos de miles de niños desnutridos que esperamos durante la brecha de hambre estacional (comienza en junio o julio). También debería establecerse un sistema de tratamiento gratuito del sarampión en todo el país".
 
La desnutrición y el sarampión son una combinación mortal, ya que el sarampión puede empeorar la desnutrición, mientras que la baja inmunidad causada por esta puede hacer que el sarampión sea mucho más grave, lo que aumenta el riesgo de muerte.
 
"Se trata de llegar al punto en que todos los niños en Chad estén totalmente inmunizados. El objetivo, evitar futuras epidemias de sarampión y permitir a las personas escapar del círculo vicioso de brotes anuales que ponen en riesgo la vida de miles de niños", dice Braaksma.
 
 
Hemos trabajado trabajando en Chad durante los últimos 37 años. Nuestra Unidad de Respuesta de Emergencia proporciona una respuesta médica rápida a las emergencias epidémicas, brindando un tratamiento de calidad gratuito y realizando campañas de vacunación de emergencia. También realizamos actividades médicas en Moisala, en la región de Mandul.