26.07.2018
Médicos Sin Fronteras, en colaboración con el Ministerio de Salud de Chad, abrió un centro de alimentación terapéutica para responder a la difícil situación de miles de niños menores de cinco años en N'Djamena, ya que las pocas instalaciones que ofrecen tratamiento a niños con desnutrición aguda están completamente abrumadas por el número de pacientes.
 
Al ser endémica tanto en Chad como en N'Djamena durante todo el año, la desnutrición aguda ha alcanzado proporciones alarmantes en N'djamena. Esto se debe al efecto acumulativo de la disminución del poder adquisitivo de las personas, particularmente la grave inseguridad alimentaria estacional, y a una huelga de trabajadores públicos que está afectando al sector sanitario.
 
El ultimo censo coordinado por el Ministerio de Salud de Chad en julio de 2017, ya mostraba que las tasas de malnutrición entre los niños de Ndjamena superaban los umbrales de emergencia. Pero desde enero de este año, el número de niños con desnutrición grave que han sido hospitalizados en el Hospital de la Amistad Chad-China aumentó en un 45% en comparación con el mismo periodo en 2017. El hospital, apoyado por la ONG Alima, ha admitido hasta a 170 niños enfermos y con desnutrición severa, muchos más pacientes de los que pueden lidiar con su capacidad de 80 camas.
 
Puesto que la situación es crítica, es urgente aumentar la capacidad hospitalaria para atender a los niños con desnutrición severa y proporcionar tratamiento oportuno en los centros ambulatorios. Los centros de nutrición para pacientes ambulatorios tienen un papel crucial en la facilitación del tratamiento en el hogar para evitar que la salud de los niños se deteriore sea necesario hospitalizarlos. Pero la mayoría de los centros en N'Djamena están abiertos solo un día a la semana y experimentan una escasez frecuente de alimentos terapéuticos listos para usar, proporcionados por UNICEF, y son vitales para los niños gravemente desnutridos.
 
“El acceso a los servicios de atención pediátrica de emergencia es una batalla cuesta arriba en N'djamena, es necesario hacer todo lo posible para evitar que los niños se enfermen tanto como para tener que ser hospitalizados. Es necesario actuar urgentemente para aumentar el número y el alcance de los centros de nutrición para pacientes ambulatorios, y asegurarse de que cuentan con los medios y el apoyo para proporcionar una asistencia eficaz", asevera Natalie Roberts, jefa de los proyectos de emergencia de MSF.
 
En colaboración con las autoridades sanitarias de Chad, MSF ha abierto un centro de alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados que comienza con una capacidad de 50 camas. Se planea abrir varios centros de nutrición ambulatorios en N'djamena para permitir que los niños reciban tratamiento y un seguimiento adecuado en sus hogares.
 
También es necesario mejorar el estado nutricional de los niños con desnutrición moderada, pero no están recibiendo tratamiento alguno. "Hasta ahora, en N'Djamena, los niños examinados y diagnosticados con desnutrición moderada son enviados a casa sin tratamiento alguno. Pero sabemos que una vez que regresan a sus hogares, su desnutrición moderada se convierte rápidamente en desnutrición severa porque sus madres no pueden darles suficiente comida. ¡No deberíamos esperar a que estos niños estén en las puertas de la muerte para responder a sus necesidades básicas! ", declara Natalie Roberts.
 
En las próximas semanas MSF incluirá en sus actividades ambulatorias la distribución de alimentos complementarios, proporcionados por el Programa Mundial de Alimentos, para tratar a niños que sufren desnutrición moderada.
 
MSF brinda asistencia en Chad desde los últimos 37 años, y trabaja en las regiones de Salamat, Mandoul y Logone Oriental brindando atención médica a la población local, desplazada y refugiada. Cada año, la organización aumenta su capacidad para detectar y tratar la desnutrición infantil durante el período de escasez que se presenta al mismo tiempo que el pico de malaria estacional, que normalmente comienza en mayo y termina en septiembre. Ya que la situación es especialmente crítica en Ndjamena este año, MSF ha lanzado un programa de nutrición de emergencia para extender la provisión de tratamiento de la desnutrición severa.