14.05.2015
Los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la región de Shabunda, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), han atendido a 127 mujeres que denunciaron haber sido víctimas de agresiones sexuales en la localidad de Kikamba tras el ataque de un grupo de decenas de milicianos armados.
 
MSF ha ofrecido atención médica a las víctimas de violencia sexual y se ha puesto en marcha un procedimiento para mantener el seguimiento de las víctimas, a la vez que se les garantiza el máximo de confidencialidad. 
 
En el ataque a la población se dieron numerosos saqueos e incidentes violentos que produjeron al menos dos heridos de bala, también atendidos por los equipos y luego transferidos a dos hospitales de la zona.
 
Según el relato de habitantes de Kikamba a los equipos de MSF, a última hora del primero de mayo decenas de hombre armados asaltaron el pueblo y, durante la madrugada, saquearon viviendas, agredieron a los hombres y violaron a numerosas mujeres. Además, retuvieron a una treintena de niños a los utilizaron como porteadores en su huida para luego liberarlos.
 
Alertado, el equipo de MSF llegó 24 horas después para proveer asistencia médica a las víctimas. A pesar de que parte de la población se había refugiado en los bosques por miedo a la acción de actores armados, numerosas víctimas empezaron a acercarse al puesto de salud al tener noticias de la llegada del equipo de MSF. 
 
Entre ellas hubo varias mujeres que denunciaron haber sido agredidas sexualmente por los atacantes. Estas denuncias aumentaron de forma progresiva con el retorno de la población a lo largo de los siguientes días. Las edades de las mujeres violadas van desde los 14 hasta los 70 años.
 
“Las agresiones sexuales en masa vinculadas a la acción de grupos armados no son por desgracia algo excepcional en la RDC”, explica el coordinador de MSF en Kivu del Sur, Francisco Otero“. En esta ocasión un número importante de víctimas han buscado asistencia médica rápidamente. Algo que no sucede a menudo porque las víctimas suelen tener miedo de represalias por parte de los agresores o rechazo por el resto de la población”, añade.
__________________________
 
El apoyo de MSF al puesto de salud de Kikamba se inició en 2010 a causa de la alta afluencia de personas desplazadas, y se ha mantenido luego para garantizar el acceso de los habitantes de la zona a la atención sanitaria básica. En la región de Shabunda, MSF apoya los hospitales generales de Shabunda y Matili y da apoyo a siete puestos de salud. El año pasado se atendieron en la zona más de 150.000 consultas, 260 relacionadas con agresiones sexuales.