"La falta de servicios básicos ya está teniendo un impacto en su salud, y la situación no hará sino empeorar este invierno si no se proporcionan rápidamente refugios adecuados, comida caliente e instalaciones higiénicas apropiadas en los puntos de registro y de transporte".

Aurélie PonthieuAsesora Humanitaria sobre Desplazamiento de MSF
19.10.2015
Más de 3,000 personas se encuentran varadas en tierra de nadie en la frontera entre Serbia y Croacia, sin acceso a refugio o a instalaciones de higiene.
 
Tras el cierre de la frontera de Hungría con Croacia y de que las autoridades de Eslovaquia decidieran admitir a un máximo de 2,500 personas por día, cientos de personas fueron dejadas en condiciones extremadamente caóticas en el punto de tránsito de Berkasovo/Bapska que se encuentra entre Serbia y Croacia.
 
“Hasta hace unos días, Bapska/Berkasovo era tan sólo un punto de tránsito para cientos de refugiados que se dirigen hacia Alemania y hacia el norte de Europa, pero después de que las autoridades de Hungría decidieran cerrar sus fronteras, la demora en los traslados ha dejado a la gente varada, sin refugio y en precarias condiciones sanitarias e higiénicas”, dice Francisca Silva, Consejera Humanitaria en Serbia. 
 
La gente está extremadamente nerviosa; las tensiones están creciendo entre los grupos de refugiados; las madres lloran junto con sus hijos mientras los sostienen en brazos, preocupadas de que puedan perder su oportunidad de cruzar la frontera. Las autoridades están poniendo todos sus esfuerzos para lograr que la gente cruce hacia Croacia, pero también deben brindar un nivel básico de ayuda”.
 
 

Durmiendo a la intemperie

Entre la 1:30 y 6:30 am del 18 de octubre, no había ningún autobús para transportar a la gente hacia Croacia, a pesar de que docenas de autobuses estaban, y siguen llegando constantemente al lado Serbio desde la Antigua República Yugoslava de Macedonia y desde Grecia, aumentando la cantidad de personas en la zona de tránsito y provocando un embotellamiento que podría avivar aún más la tensión en las próximas horas.
 
Los equipos de Médicos Sin Fronteras están proporcionando atención primaria de salud a través de dos clínicas móviles y están tratando a un mayor número de personas por hipotermia y enfermedades relacionadas con las malas condiciones meteorológicas.
 
Los equipos también han distribuido mantas, guantes, impermeables para la lluvia y están negociando con las autoridades locales para proporcionar refugio como una cuestión de urgencia.
 
Con un promedio de 5,000 personas transitando cada día, anoche (18 de octubre), unas 1,500 personas, incluyendo familias, niños y ancianos, pasaron la noche al aire libre y sin poder refugiarse del frío y la lluvia. Debido a la falta de instalaciones adecuadas, muchas personas durmieron bajo lonas de plástico. Bebés y niños, principalmente de Siria y Afganistán, fueron forzados a dormir bajo la lluvia.
 
 

La situación empeorará con el invierno

"Después de huir de los conflictos y arriesgar sus vidas cruzando mar y tierra, bebés, niños, mujeres embarazadas y personas con discapacidad están ahora abandonados a su suerte y sin la asistencia adecuada", dice Elisabetta Faga, Coordinadora de Emergencias de MSF en los Balcanes.
 
"Lo que estamos viendo es el efecto de la falta de coordinación y liderazgo que está dejando a los refugiados vulnerables, sin refugio y sin el apoyo que necesitan desesperadamente".
 
 

Deben garantizarse condiciones de tránsito seguras

A menos que se pongan en marcha con urgencia medidas de protección adecuadas, MSF advierte que miles de mujeres embarazadas, niños pequeños y personas mayores estarán expuestas a condiciones extremadamente difíciles este invierno, con consecuencias potencialmente peligrosas para la vida.
 
"Miles de personas vulnerables siguen expuestas a condiciones dramáticas en su viaje a través de los Balcanes", dice Aurélie Ponthieu, Asesora Humanitaria sobre Desplazamiento de MSF.
 
"La falta de servicios básicos ya está teniendo un impacto en su salud, y la situación no hará sino empeorar este invierno si no se proporcionan rápidamente refugios adecuados, comida caliente e instalaciones higiénicas apropiadas en los puntos de registro y de transporte. No podemos esperar a que un acontecimiento dramático suceda. Las condiciones de tránsito seguras y adecuadas, adaptadas a las próximas bajas temperaturas, deben ser garantizadas ahora".