26.06.2015
Respuesta de Médicos Sin Fronteras (MSF) a la reunión del Consejo Europeo sobre migración.
 
Aurelie Ponthieu, asesora de Migración de Médicos Sin Fronteras:
 
"Las políticas de contención y los muros de disuasión no son la respuesta a esta crisis humanitaria mundial. Estas medidas solo continuarán impulsando a la gente a emprender largos y peligrosos viajes y a caer en las manos de los contrabandistas. Hasta que podamos ofrecer alternativas seguras y legales a travesías en frágiles embarcaciones y a unas rutas en Libia en que ponen en riesgo sus vidas, este sufrimiento extremo continuará”.
 
"Los responsables políticos están fracasando a la hora de ver que la mayoría de las personas no tienen más remedio que venir a Europa; huyendo de conflictos, de crisis o del propio caos que se vive en Libia. Aún sin reubicaciones obligatorias, la capacidad de acogida y de servicios básicos que requieren urgentemente las personas que llegan a Grecia e Italia deben mejorarse inmediatamente”.
 
“Médicos Sin Fronteras (MSF) reitera su llamamiento en favor de un replanteamiento radical de la política migratoria y de unas medidas que sitúen el compromiso con las necesidades de las personas afectadas el núcleo de la respuesta a esta crisis. Así mismo, los impactos de las decisiones políticas deben ser analizados para asegurarnos de que éstas no están contribuyendo a aumentar la pesada carga de sufrimiento humano".
 
Desde que MSF puso en marcha la operación de rescate en el Mediterráneo el pasado 2 de mayo, los equipos de la organización han intervenido en el rescate de casi 4,700 personas que trataban de llegar a Europa en embarcaciones precarias. Estas operaciones se realizan mediante dos barcos operados específicamente por MSF (Dignity I y Bourbon Argos) y el MY Phoenix gestionado por la organización maltesa "Estación de Ayuda a Migrantes en el Mar" (MOAS) y con equipos médicos de MSF.
 
MSF trabaja en Italia en la atención a refugiados y migrantes desde 2002. En Sicilia, MSF presta apoyo en la atención médica en el centro de recepción de Pozzallo. En la provincia de Ragusa, los equipos de la organización también facilitan atención psicológica en los centros de recepción. En Grecia, MSF trabaja en la isla de Kos donde, desde marzo, ha realizado más de 1.500 consultas médicas. MSF también ha puesto en marcha una clínica móvil en barco que navega entre las islas del Dodecaneso para responder a las necesidades de los recién llegados. Clínicas móviles de MSF trabajan también cerca de la frontera griega con la Antigua República Yugoslava de Macedonia, en Belgrado y en la frontera de Serbia con Hungría, atendiendo a migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que tratan cruzan los en su viaje al norte de Europa.