13.09.2018
Médicos Sin Fronteras (MSF) muestra su profunda decepción con la decisión de la Oficina Europea de Patentes, ubicada en Múnich, de defender la patente de la corporación farmacéutica estadounidense Gilead Sciences sobre el sofosbuvir, un medicamento clave para el tratamiento de la hepatitis C.
 
En un intento por impugnar la inmerecida patente de Gilead sobre este medicamento y conseguir que el fármaco sea más asequible en Europa, en marzo de 2017 organizaciones de pacientes y proveedores de tratamiento1 de 17 países europeos presentaron una demanda legal.
 
El fármaco oral sofosbuvir constituye la espina dorsal de la mayoría de los tratamientos combinados contra la hepatitis C. Gilead ha situado hasta en 43,000 euros el precio en Europa de un régimen de tratamiento de 12 semanas. En países donde MSF está tratando a personas con hepatitis C, como Myanmar, Camboya, India, Pakistán, Mozambique, Uganda y Kenia, el sofosbuvir se puede adquirir en versiones genéricas por 75 euros para el mismo curso de tratamiento. El exorbitante precio de este medicamento y el consiguiente racionamiento han provocado un intenso debate en Europa sobre el precio de los medicamentos patentados.
 
Tras las vistas orales celebradas hoy en Múnich, la Oficina Europea de Patentes ha confirmado, con enmiendas, la patente otorgada a Gilead en relación con el sofosbuvir. La decisión permite a Gilead retener una patente sobre un componente farmacéuticamente inactivo que aparece en el cuerpo durante la síntesis de sofosbuvir. El resultado es que el monopolio de Gilead sigue impidiendo el acceso a versiones genéricas, y más asequibles, en Europa.
 
 
"La decisión de hoy –denuncia Gaelle Krikorian, responsable de Políticas de la Campaña de Acceso a medicamentos de MSF– es una clara ilustración de cómo corporaciones farmacéuticas multinacionales como Gilead abusan del sistema de patentes para excluir cualquier competencia y continuar así cobrando precios desmesurados. Apelaremos la decisión de hoy ya que creemos firmemente que la Oficina Europea de Patentes (OEP) debería haber revocado la patente”.
 
Cualquier patente concedida en Europa no solo afecta al acceso a los medicamentos de los europeos, sino que también impacta sobre pacientes de muchos países en desarrollo cuyos estados carecen de los recursos para realizar un examen minucioso de patentes y, en su lugar, siguen las decisiones de la OEP. La Oficina Europa de Patentes debe realizar un examen extremadamente minucioso de cualquier patente relacionada con medicamentos", concluye Gaelle Krikorian.
 

LEER MÁS